¿UNA ES­PI­RAL VIR­TUO­SA?

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

La re­cien­te re­ba­ja de la ca­li­fi­ca­ción de la deu­da pú­bli­ca de tres miem­bros de la eu­ro­zo­na no ha­ce sino re­fle­jar la co­yun­tu­ra en que nos en­con­tra­mos: en la ram­pa des­cen­den­te don­de nos pu­so la cri­sis de la deu­da grie­ga, ha­ce aho­ra dos años. Es una ram­pa irre­gu­lar, con al­gún re­llano o des­can­si­llo, que coin­ci­de con las reunio­nes de los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos de la zo­na, pe­ro con una pen­dien­te ca­da vez ma­yor: la re­ba­ja de la ca­li­fi­ca­ción, de­bi­da a la es­ca­sa con­fian­za en las pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to de los paí­ses, au­men­ta el cos­te de fi­nan­cia­ción de los Es­ta­dos; au­men­ta con ello su dé­fi­cit; y co­mo los in­gre­sos no au­men­tan, por­que la eco­no­mía no cre­ce, la con­ten­ción del dé­fi­cit exi­ge una con­trac­ción del gas­to pú­bli­co, lo que re­du­ce el ni­vel de ac­ti­vi­dad y em­peo­ra las pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to, lle­va a una nue­va re­ba­ja de la ca­li­fi­ca­ción, y vuel­ta a em­pe­zar.

Des­de ha­ce dos años, la si­tua­ción de la eco­no­mía grie­ga no ha he­cho más que em­peo­rar. Lo mis­mo ocu­rre en el res­to de paí­ses pe­ri­fé­ri­cos, y lo su­ce­di­do en los úl­ti­mos días nos in­di­ca que el con­ta­gio se es­tá ex­ten­dien­do a los paí­ses cen­tra­les de la zo­na eu­ro. En es­te mo­men­to, las pers­pec­ti­vas son peo­res de lo que eran ha­ce dos años, y na­die se atre­ve a ha­blar de me­jo­ra.

So­bre los paí­ses cen­tra­les de la eu­ro­zo­na re­cae la res­pon­sa­bi­li­dad de su­ge­rir so­lu­cio­nes, que los pe­ri­fé­ri­cos han de aca­tar, co­mo sue­le su­ce­der en cual­quier con­flic­to en­tre acree­do­res y deu­do­res. Pe­ro en es­ta oca­sión, los acree­do­res par­ten de un diag­nós­ti­co in­co­rrec­to de la si­tua­ción, su­gie­ren so­lu­cio­nes que no son ta­les, y se han re­sis­ti­do a abor­dar las úni­cas po­si­bles. El diag­nós­ti­co es in­co­rrec­to, por­que el ori­gen de la cri­sis ac­tual, si ex­cep­tua­mos el ca­so de Gre­cia, no es la fal­ta de dis­ci­pli­na fis­cal, sino la ex­plo­sión de una bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria fi­nan­cia­da en gran par­te con re­cur­sos ex­ter­nos. Los des­equi­li­brios de las cuen­tas pú­bli­cas han si­do con­se­cuen­cia de la re­ce­sión, y no su cau­sa.

La dis­ci­pli­na fis­cal es in­dis­pen­sa­ble pa­ra cual­quier eco­no­mía bien lle­va­da; pe­ro, co­mo en el con­tex­to ac­tual im­pli­ca la con­trac­ción del gas­to pú­bli­co, la exi­gen­cia de una dis­ci­pli­na fis­cal es­tric­ta no ha­rá más que re­tra­sar la re­cu­pe­ra­ción. Al­go pa­re­ci­do pue­de de­cir­se de las re­for­mas es­truc­tu­ra­les: ayu­da­rán a ge­ne­rar em­pleo y a sos­te­ner el cre­ci­mien­to, una vez que la eco­no­mía es­té en mar­cha, pe­ro no bas­ta­rán pa­ra in­ver­tir el signo de la co­yun­tu­ra. Con la combinación de un ma­yor ri­gor fis­cal y de una ma­yor fle­xi­bi­li­dad en nues­tra eco­no­mía se­gui­re­mos des­li­zán­do­nos por la pen­dien­te. Las po­lí­ti­cas que se nos pro­po­nen son ade­cua­das… pa­ra cuan­do ya es­te­mos cre­cien­do; pe­ro no nos ha­rán cre­cer.

Pa­ra que se ini­cie una re­cu­pe-

Pa­ra es­ta­bi­li­zar la deu­da es ne­ce­sa­rio po­ner to­dos los re­cur­sos fis­ca­les de la eu­ro­zo­na co­mo ga­ran­tía

ra­ción, o al me­nos pa­ra que se de­ten­ga la caí­da, ha de es­ta­bi­li­zar­se el cos­te de la deu­da. Pa­ra esa es­ta­bi­li­za­ción, no hay más so­lu­ción que po­ner to­dos los re­cur­sos fis­ca­les de la eu­ro­zo­na co­mo ga­ran­tía. Es la úni­ca for­ma de con­ven­cer a los in­ver­so­res de que su di­ne­ro es­tá a sal­vo.

Hay va­rias for­mas de ha­cer­lo. To­das ellas tie­nen in­con­ve­nien­tes; to­das ellas su­po­nen un ma­yor cos­te pa­ra los paí­ses más sol­ven­tes. Ese ma­yor cos­te, sin em­bar­go, es mu­cho me­nor que el que su­pon­dría, tam­bién pa­ra los paí­ses más sol­ven­tes, una ruptura de la eu­ro­zo­na. Ade­más, la es­ta­bi­li­za­ción del mer­ca­do de deu­da po­dría traer con­si­go el ini­cio de una es­pi­ral vir­tuo­sa: me­nor cos­te de deu­da, ma­yor mar­gen pa­ra po­lí­ti­cas fis­ca­les ex­pan­si­vas, ma­yor cre­ci­mien­to, me­nor dé­fi­cit, me­nor cos­te de la deu­da… y vuel­ta a em­pe­zar. Si esa es­pi­ral se pu­sie­ra en mar­cha, el con­tri­bu­yen­te ale­mán, ho­lan­dés o fin­lan­dés de­be­ría pa­gar al­go más pa­ra fi­nan­ciar su deu­da pú­bli­ca; pe­ro no ten­dría por qué ras­car­se el bol­si­llo pa­ra pa­gar nues­tras deu­das, co­mo se le es­tá ha­cien­do creer. No­so­tros mis­mos pa­ga­ría­mos nues­tras deu­das con los re­cur­sos ge­ne­ra­dos por el cre­ci­mien­to.

Los paí­ses acree­do­res han de­ci­di­do que no se abor­da­rá una so­lu­ción efi­caz has­ta que los miem­bros de la eu­ro­zo­na ha­yan ju­ra­do so­lem­ne­men­te por­tar­se bien. Es el fis­cal com­pact, o com­pro­mi­so fis­cal, que no lla­ma­re­mos pac­to fis­cal por no con­fun­dir. Al pa­re­cer, la adop­ción de ese com­pro­mi­so es un re­qui­si­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra que la opi­nión pú­bli­ca ale­ma­na acep­te una ma­yor im­pli­ca­ción en la so­lu­ción del pro­ble­ma de la deu­da.

Ur­gen so­lu­cio­nes y es in­dis­pen­sa­ble no ol­vi­dar el cos­te que ten­dría una po­si­ble ruptura de la zo­na eu­ro

Es una opi­nión bas­tan­te ge­ne­ral que, en sí, el com­pro­mi­so no ser­vi­rá de gran co­sa, a me­nos que va­ya acom­pa­ña­do de una ex­ten­sión sig­ni­fi­ca­ti­va de las com­pe­ten­cias de au­to­ri­za­ción de los pre­su­pues­tos na­cio­na­les por par­te de al­gu­na au­to­ri­dad eu­ro­pea. Y esa ex­ten­sión de com­pe­ten­cias re­quie­re, pa­ra su apro­ba­ción, de trá­mi­tes la­bo­rio­sos, cu­yo re­sul­ta­do no pue­de dar­se por des­con­ta­do. Es ver­dad que la mis­ma du­ra­ción de esos trá­mi­tes ser­vi­rá pa­ra com­pro­bar que los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos se to­man en se­rio lo del ri­gor fis­cal, y que po­nen en mar­cha las re­for­mas es­truc­tu­ra­les desea­das. Pe­ro la es­tra­te­gia no de­ja de pre­sen­tar gran­des ries­gos, por­que el tiem­po co­rre en con­tra de la eu­ro­zo­na.

Por una par­te, pue­de ocu­rrir un ac­ci­den­te en cual­quier mo­men­to, de tal for­ma que ni una in­ter­ven­ción de emer­gen­cia del BCE, que sin du­da se pro­du­ci­ría, bas­ta­ría pa­ra man­te­ner la fi­nan­cia­ción de al­guno de los Es­ta­dos miem­bros. Por otra par­te, a me­di­da que se de­te­rio­ra la eco­no­mía de los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos, au­men­ta el es­fuer­zo que se pi­de a los más sol­ven­tes; pa­ra to­dos, ca­da día pa­re­ce ser me­nos atrac­ti­va la su­per­vi­ven­cia del eu­ro.

Ur­ge adop­tar so­lu­cio­nes de ver­dad y es in­dis­pen­sa­ble no ol­vi­dar que la ruptura es mu­cho peor pa­ra to­dos que esas so­lu­cio­nes.

JOCK FISTICK / BLOOMBERG

Ex­te­rior del Par­la­men­to de la Unión Eu­ro­pea, ubi­ca­do en Bru­se­las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.