Imá­ge­nes in­quie­tan­tes

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS - Car­los Gar­cía-osu­na

Jor­ge Ro­drí­guez-ge­ra­da (San­ta Cla­ra, 1966) es un ar­tis­ta cu­bano que cre­ció en Nue­va York y una de las per­so­na­li­da­des ar­tís­ti­cas de la pa­sa­da dé­ca­da. Co­mo fun­da­dor del mo­vi­mien­to ar­tís­ti­co Cul­tu­re Jam­mning (im­pro­vi­sa­ción cul­tu­ral) en los no­ven­ta, una es­pe­cie de ar­te de gue­rri­lla, el ar­tis­ta ha vi­vi­do des­de en­ton­ces en­tre Nue­va York y Bar­ce­lo­na. Aquí ha co­men­za­do su se­rie Iden­ti­dad, en la que ha plas­ma­do gran­des re­tra­tos de ros­tros anó­ni­mos en edi­fi­cios, in­te­gran­do el ar­te en el mo­bi­lia­rio ur­bano. Re­tra­tos de gran rea­lis­mo que han lla­ma­do la aten­ción de to­dos. Tam­bién en la Ciu­dad Con­dal, con­cre­ta­men­te en la zo­na del Fó­rum, co­men­zó el pro­yec­to Ex­pec­ta­tion, di­bu­jan­do en la are­na de la pla­ya un re­tra­to de Oba­ma que se po­día ver des­de el ai­re sim­bo­li­zan­do el gran im­pac­to que iba a cau­sar la elec­ción del ac­tual pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos.

La ca­pa­ci­dad de Ro­drí­guez-ge­ra­da pa­ra co­mu­ni­car­nos sen­sa­cio­nes a tra­vés de la uti­li­za­ción de unas imá­ge­nes in­quie­tan­tes, ico­no­gra­fías co­ti­dia­nas que evo­can la an­ti­güe­dad y que tam­bién son re­fle­jo y pro­yec­ción de ar­te con­tem­po­rá­neo, pues es­tas Ana­lo­gías ur­ba­nas (ese es el tí­tu­lo de la ex­po­si­ción de la ga­le­ría Ignacio de Las­sa­let­ta) re­pre­sen­tan a per­so­nas des­co­no­ci­das a las que ha sor­pren­di­do tran­si­tan­do por las ca­lles de la ciu­dad mien­tras se re­crea­ba en la plas­ma­ción de los ojos, qui­zá por­que en esas mi­ra­das es ca­paz de re­co­no­cer que desea for­mar par­te de esa co­mu­ni­dad por­que es­tá “in­tere­sa­do por las se­ñas de iden­ti­dad y de per­te­nen­cia a un lu­gar”, a un es­pa­cio geo­grá­fi­co tan­to co­mo a un te­rri­to­rio emo­cio­nal.

El crea­dor cu­bano, que pre­sen­ta en es­ta mues­tra su pri­me­ra se­rie de es­cul­tu­ras con el tí­tu­lo de Me­mo­ra­lí­ti­cas, rea­li­za sus sim­bó­li­cas e hi­per­rea­lis­tas com­po­si­cio­nes arran­can­do de pa­re­des y mu­ros de edi­fi­cios aban­do­na­dos unos mi­li­mé­tri­cos pe­da­zos de ma­te­ria que pos­te­rior­men­te trans­fie­re a pa­ne­les de ma­de­ra, tra­ba­jan­do es­tos re­tra­tos gi­gan­tes­cos a car­bon­ci­llo co­mo ho­me­na­je a las pe­que­ñas co­sas, a esos ele­men­tos que cau­ti­van a los se­res sen­si­bles aunque se nos apa­rez­can co­mo ma­te­ria­les de de­rri­bo que su­pues­ta­men­te no al­can­zan el de­re­cho a per­pe­tuar­se.

Los ojos que Ro­drí­guez-ge­ra­da plas­ma es­tán ha­bi­ta­dos de to­das las cir­cuns­tan­cias vi­ta­les que los acom­pa­ñan, son co­mo bio­gra­fías o re­la­tos de ca­da una de las vi­das que han so­ña­do y por las que han tran­si­ta­do con fir­me­za.

En sus pu­pi­las pue­den re­fle­jar­se las lá­gri­mas, la sin­ce­ri­dad de una son­ri­sa, la fran­que­za de un es­tí­mu­lo pa­ra con­ti­nuar el ca­mino y has­ta la me­lan­co­lía o la ter­nu­ra de un amor que mar­có esas ni­ñas co­mo un es­pa­cio in­con­quis­ta­ble en el que to­dos hu­bié­se­mos desea­do des­can­sar, so­se­gar nues­tro pa­so has­ta que la eter­ni­dad se fu­sio­na­se con nues­tra úl­ti­ma mi­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.