EL AÑO IN­TER­NA­CIO­NAL DE LAS COOPE­RA­TI­VAS

La Vanguardia - Dinero - - BARCELONA METRÓPOLIS -

An­te el in­ce­san­te au­men­to de enor­mes di­fi­cul­ta­des per­so­na­les y co­lec­ti­vas, re­sul­ta ca­da vez más in­có­mo­do plan­tear el es­ce­na­rio en el que nos en­con­tra­mos tam­bién co­mo un bas­to cam­po de nue­vas opor­tu­ni­da­des. Sin em­bar­go, y te­nien­do bien pre­sen­te la prio­ri­dad po­lí­ti­ca y so­cial so­bre las per­so­nas que lo es­tán pa­de­cien­do, la trans­for­ma­ción eco­nó­mi­ca que es­ta tor­men­ta ca­si-per­fec­ta ha pro­vo­ca­do nos pue­de con­du­cir, si lo sa­be­mos apro­ve­char, ha­cia nue­vos te­rri­to­rios fér­ti­les. Y es­te ex­tre­mo es par­ti­cu­lar­men­te sig­ni­fi­ca­ti- vo en el mun­do de las em­pre­sas.

No nos es­ta­mos re­fi­rien­do a la bús­que­da de nue­vos mer­ca­dos o sec­to­res de ac­ti­vi­dad, que tam­bién. Jun­to a la ne­ce­sa­ria y la­bo­rio­sa re­es­truc­tu­ra­ción pro­duc­ti­va, el ac­tual es­ce­na­rio –que en mu­chos as­pec­tos ha ve­ni­do pa­ra que­dar­se– per­mi­te o im­po­ne a mu­chas em­pre­sas, se­gún el ca­so, la opor­tu­ni­dad o la obli­ga­ción de ana­li­zar to­do aque­llo que las iden­ti­fi­ca y les da sen­ti­do. Se tra­ta de las con­vic­cio­nes, los va­lo­res, las ac­ti­tu­des aso­cia­das y cual­quier ele­men­to que im­preg­na la cul­tu­ra or­ga­ni­za­ti­va de una em­pre­sa y que le per­mi­te afron­tar de una u otra ma­ne­ra sus ob­je­ti­vos y re­tos.

Pon­ga­mos so­bre la me­sa uno de los as­pec­tos cla­ve: có­mo se afron­ta la in­cer­ti­dum­bre. Po­de­mos te­ner la ten­ta­ción de pen­sar que de­be­mos re­sis­tir co­mo sea es­te mo­men­to in­cier­to (mo­men­to es un de­cir, que ya lle­va­mos unos

La pro­cla­ma­ción del 2012 co­mo año de las coope­ra­ti­vas es un re­co­no­ci­mien­to ha­cia es­tas ins­ti­tu­cio­nes

cuan­tos años), pa­ra que cuan­do se es­ta­bi­li­cen los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros y de­más, to­do vuel­va a un cau­ce de nor­ma­li­dad. Pe­ro pue­de ser que eso no su­ce­da has­ta den­tro de mu­cho, o no su­ce­da nun­ca, o no ten­ga el efec­to de es­ta­bi­li­dad desea­do, o apa­rez­can otros ele­men­tos no con­tro­la­bles que ge­ne­ren nue­vas y fuer­tes in­cer­ti­dum­bres en los mer­ca­dos glo­ba­les, na­cio­na­les, sec­to­ria­les...

Va­mos a re­co­no­cer­lo: sa­be­mos muy po­co so­bre qué va a pa­sar, y nos an­gus­tia que el pre­sen­te y el fu­tu­ro va­yan a ser así. Pe­ro qui­zás el pro­ble­ma no es­té en la in­ca­pa­ci­dad pa­ra pre­de­cir bien, sino

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.