“Es bueno que en Es­pa­ña es­te­mos los que es­ta­mos”

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA - Nor­ber­to Ga­lle­go

Des­pués de años de cre­ci­mien­to des­bo­ca­do, el mer­ca­do de la te­le­fo­nía mó­vil ha lle­ga­do en Es­pa­ña (y no sólo aquí) a un pun­to de in­fle­xión, mag­ni­fi­ca­do por la cri­sis. Se apro­xi­man nue­vos re­tos, co­mo la en­tra­da en ser­vi­cio de la cuar­ta ge­ne­ra­ción. El mo­de­lo en el que se ha apo­ya­do ese desa­rro­llo se ha ba­sa­do en ta­ri­fas ren­ta­bles, com­pe­ten­cia agu­da en­tre ope­ra­do­res y fuer­te sub­ven­ción a los ter­mi­na­les, dan­do co­mo re­sul­ta­do una de las ra­tios de pe­ne­tra­ción más al­tas de Eu­ro­pa: 112 lí­neas por ca­da 100 ha­bi­tan­tes.

La re­gu­la­ción ha si­do un fac­tor esen­cial, que los ope­ra­do­res ala­ban o critican se­gún las cir­cuns­tan­cias, pe­ro en su con­jun­to to­do el mo­de­lo pa­re­ce re­vi­sa­ble en Es­pa­ña (y no sólo aquí). Por ha­ber vi­vi­do des­de den­tro el ci­clo des­cri­to, Fran­cis­co Ro­mán es un in­ter­lo­cu­tor idó­neo con quien Di­ne­ro ha po­di­do con­ver­sar so­bre es­tas cues­tio­nes, cuan­do se acer­ca la fe­cha en que Bar­ce­lo­na aco­ge­rá el Mo­bi­le World Con­gress (a par­tir del 27 de fe­bre­ro). Des­de el pri­mer mi­nu­to de la en­tre­vis­ta, Ro­mán ha querido ma­ti­zar que el ím­pe­tu del mer­ca­do es fru­to de la li­be­ra­li­za­ción, que em­pe­zó con la lle­ga­da de Vo­da­fo­ne (en­ton­ces Air­tel).

El avan­ce de la tec­no­lo­gía da vér­ti­go y el mer­ca­do es ca­da día más com­pe­ti­ti­vo. ¿Qué es­pe­ra de la re­gu­la­ción?

Que el mer­ca­do ha ma­du­ra­do, es por de­más evi­den­te; pe­ro ade­más vi­vi­mos una cri­sis eco­nó­mi­ca pro­fun­da, un con­tex­to que no po­de­mos sos­la­yar. Es na­tu­ral que nos pre­gun­te­mos si el mo­de­lo vi­gen­te, con sus gran­des ven­ta­jas, es el me­jor. No es que lo di­ga yo, es al­go que se dis­cu­te en to­do el

“En Es­pa­ña las com­pa­ñías de­di­can a sub­ven­cio­nar ter­mi­na­les una me­dia del 15% al 30%”

mun­do: si el mo­de­lo desea­ble es uno que pro­mue­va el ma­yor nú­me­ro de com­pe­ti­do­res o de­be­ría pri­mar la in­ver­sión pa­ra que sea sos­te­ni­ble la com­pe­ten­cia.

Un pun­to con­tro­ver­ti­do son las sub­ven­cio­nes a los ter­mi­na­les, que por ra­zo­nes co­mer­cia­les han da­do lu­gar a una si­tua­ción per­ver­sa. ¿Se pue­de dar mar­cha atrás?

Efec­ti­va­men­te, he­mos lle­ga­do a un pun­to en el que los ope­ra­do­res des­ti­na­mos a sub­ven­cio­nes una can­ti­dad com­pa­ra­ble a nues­tras in­ver­sio­nes en in­fraes­truc­tu­ras. El sub­si­dio tie­ne la ven­ta­ja de que fa­vo­re­ce la rotación de ter­mi­na­les, lo que in­cen­ti­va el uso de ser­vi­cios más avan­za­dos, y la des­ven­ta­ja de que no se apre­cia el va­lor real del dis­po­si­ti­vo, por lo que aca­ba sien­do un ele­men­to muy one­ro­so de la com­pe­ten­cia en­tre com­pa­ñías.

Ten­go en­ten­di­do que el pe­so re­la­ti­vo de las sub­ven­cio­nes en las cuen­tas de los ope­ra­do­res se man­tie­ne o in­clu­so au­men­ta.

De­di­car en­tre el 15% y el 30%, que es la me­dia es­pa­ño­la, a sub- ven­cio­nar ter­mi­na­les, desafía cual­quier ecua­ción eco­nó­mi­ca que pre­ten­da ase­gu­rar la in­ver­sión y la ren­ta­bi­li­dad. No voy a po­ner­me dra­má­ti­co, pe­ro en­tre to­dos ten­dre­mos que ir en­con­tran­do un mo­de­lo pa­ra el fu­tu­ro.

¿Qué quie­re de­cir “en­tre to­dos”?

No es­toy su­gi­rien­do un acuer­do en­tre ope­ra­do­res, que ade­más de no ser con­ve­nien­te es­tá prohi­bi­do. Des­de mi concepción de lo que es un mer­ca­do, no ten­dría sen­ti­do que unos agen­tes se sien­ten a una me­sa pa­ra cam­biar el mo­de­lo, les gus­te o no. Pe­ro co­mo con­se­cuen­cia de las nue­vas ne­ce­si­da­des, de las po­si­bi­li­da­des tec­no­ló­gi­cas y ca­pa­ci­da­des de las em­pre­sas, el mo­de­lo irá evo­lu­cio­nan­do, y lo ve­re­mos pron­to.

“En nues­tro sec­tor la re­la­ción con los clien­tes se ha he­cho in­ne­ce­sa­ria­men­te com­ple­ja”

¿Qué im­pli­ca­ría en la ma­ne­ra de com­pe­tir?

Cual­quie­ra en­tien­de que lo que us­ted lla­ma la ma­ne­ra de com­pe­tir tie­ne que ser sos­te­ni­ble fi­nan­cie­ra­men­te. En una com­pa­ñía co­mo Vo­da­fo­ne, con una vi­sión de lar­go pla­zo, te­ne­mos que se­guir in­vir­tien­do re­cu­rren­te­men­te, pa­ra am­pliar nues­tra ca­pa­ci­dad y me­jo­rar nues­tro ser­vi­cio. Lo que ha ocu­rri­do en es­te sec­tor es que la re­la­ción con los clien­tes se ha he­cho in­ne­ce­sa­ria­men­te com­ple­ja, y pue­de ha­ber ge­ne­ra­do con­fu­sión, e in­clu­so so­bre­ven­ta.

¿Es una au­to­crí­ti­ca?

Es una lec­ción que a no­so­tros nos ha lle­va­do a sim­pli­fi­car: Vo­da­fo­ne tie­ne hoy ta­ri­fas sen­ci­llas e in­te­li­gi­bles y, por su­pues­to, com­pe­ti­ti­vas.

Pe­rió­di­ca­men­te apa­re­ce la som­bra de nue­vos ac­to­res, co­mo Goo­gle por ejem­plo, que no se sa­be bien si son ami­gos o ad­ver­sa­rios de los ope­ra­do­res. Vit­to­rio Co­lao (con­se­je­ro de­le­ga­do del gru­po Vo­da­fo­ne) ha si­do muy crí­ti­co al res­pec­to.

He­mos pa­sa­do de un mun­do que con­tro­lá­ba­mos a otro con asi­me­trías que es­ti­mu­lan la en­tra­da de nue­vos ac­to­res. Es na­tu­ral que se abran nue­vas ven­ta­nas de opor­tu­ni­dad, pe­ro cree­mos que el pa­pel cen­tral se­gui­rá co­rres­pon­dien­do a los ope­ra­do­res; lo que no nos pa­re­ce de­fen­di­ble es que mu­chos ha­gan ne­go­cio con la in­ver­sión de unos po­cos.

¿Con­tem­pla ate­nuar el ni­vel de in­ver­sión?

La cla­ve es apos­tar por los da­tos, pa­ra lo que ha­ce fal­ta li­be­rar re­cur­sos y des­ti­nar­los a in­ver­sión. Den­tro de na­da va­mos a em­pe­zar a des­ple­gar la LTE [te­le­fo­nía mó­vil de cuar­ta ge­ne­ra­ción]. Aquí ten­go que ha­cer la apos­ti­lla de que es bueno que en Es­pa­ña es­te­mos los que es­ta­mos, ope­ra­do­res fuer­tes por su di­men­sión y por su ca­pa­ci­dad de in­ver­sión.

Pa­re­ce im­pe­ra­ti­vo pre­gun­tar por la pre­sen­cia de Vo­da­fo­ne en Ca­ta­lun­ya

Ca­ta­lun­ya es un ejem­plo de lo que Vo­da­fo­ne pue­de ofre­cer a la so­cie­dad. La pro­duc­ti­vi­dad es­tá asociada a la geo­gra­fía y a los ser­vi­cios que se cons­tru­yen so­bre ella. Si mi­ra­mos a la so­cie­dad ca­ta­la­na, ve­mos su di­na­mis­mo in­dus­trial y co­mer­cial, la im­por­tan­cia de ser­vi­cios co­mo el tu­ris­mo, y una me­tró­po­lis con un pa­pel sim­bó­li­co en la in­dus­tria de la te­le­fo­nía mó­vil. Ade­más, Ca­ta­lun­ya tie­ne mu­ni­ci­pios ru­ra­les muy ac­ti­vos, en los que es­ta­mos ha­cien­do un es­fuer­zo es­pe­cial pa­ra ex­ten­der la co­ber­tu­ra de la ban­da an­cha mó­vil. Es­te es el fun­da­men­to de nues­tra pre­sen­cia en Ca­ta­lun­ya.

¿Qué cuo­ta de mer­ca­do tie­ne Vo­da­fo­ne en Ca­ta­lun­ya?

El 31,32%, pe­ro con un ma­tiz im­por­tan­te: es muy su­pe­rior en el trá­fi­co de da­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.