De la no­ci­vi­dad ma­cro de los mul­ti­mi­llo­na­rios

La Vanguardia - Dinero - - SOCIEDAD -

Que ha­ya mi­llo­nes de mi­llo­na­rios plan­tea pro­ble­mas ob­je­ti­vos. La ex­tra­or­di­na­ria con­cen­tra­ción de la ri­que­za en Es­ta­dos Uni­dos: el 5% más ri­co es res­pon­sa­ble del 37% del con­su­mo pri­va­do y el 20% más afor­tu­na­do, de la mi­tad del to­tal. En­tre el 2007 y el 2009, quie­nes ga­na­ban más de 250.000 dó­la­res re­du­je­ron su gas­to el 15%, el do­ble que el es­ca­lón in­fe­rior (de 150.000 a 249.000). Es la pe­ga del mi­llo­na­rio: sus in­gre­sos y sus pa­tri­mo­nio son muy vo­lá­ti­les (10 ve­ces más que en­tre el 10% de la po­bla­ción más po­bre). A Ca­li­for­nia le re­sul­ta ca­si im­po­si­ble pro­nos­ti­car sus in­gre­sos fis­ca­les. Con­se­cuen­cia in­de­sea­da de una ex­ce­si­va con­cen­tra­ción de mul­ti­mi­llo­na­rios.

El nue­vo paseo de Frank por ‘Ri­chis­tan’ re­mi­te más bien a las le­gen­da­rias mon­ta­ñas ru­sas y a las caí­das en pi­ca­do. La pa­la­bra es vo­la­ti­li­dad. In­gre­sos vo­lá­ti­les, pa­tri­mo­nios que se vo­la­ti­li­zan por un Leh­man Brot­hers o un Ber­nie Ma- doff, ero­sión del pre­cio de los ar­tícu­los de lu­jo du­ran­te la re­ce­sión, si­tua­cio­nes más que em­ba­ra­zo­sas cuan­do se tra­ta de em­bar­gar un ya­te –pe­ro exen­tas de las pro­tes­tas de los in­dig­na­dos–. Los mi­llo­na­rios son mu­cho más jó­ve­nes. Ha­cen di­ne­ro con di­ne­ro. Un me­ga­mi­llo­na­rio de 65 años sen­ten­cia: “No in­vier­to en bol­sa. No me gus­ta. No me gus­tan los ban­que­ros. Siem­pre he di­cho ‘hay gen­te que cul­ti­va to­ma­tes y gen­te que los ven­de. A mí me gus­ta cul­ti­var’”. mi­llo­nes, nun­ca hay que ol­vi­dar que la ri­que­za y la for­tu­na son re­la­ti­vas (y que ser mul­ti­mi­llo­na­rio sa­le muy ca­ro).

¿La te­sis de The high-be­ta Rich? De­mues­tra que el mul­ti­mi­llo­na­rio es pro­cí­cli­co. Exa­ge­ra. Cuan­do las co­sas van bien, les va muy/muy bien pe­ro cuan­do van mal su­fre pér­di­das de in­gre­sos y de pa­tri­mo­nio por­cen­tual­men­te muy su­pe­rio­res al 80% de la po­bla­ción me­nos afor­tu­na­da. Frank de­ta­lla va­rios ca­sos con pér­di­das de in­gre­sos y/o pa­tri­mo­nio de un ter­cio, dos quin­tas par­tes, la mi­tad, dos ter­cios... Los nue­vos mul­ti­mi­llo­na­rios ga­nan mu­cho/mu­cho di­ne­ro muy de­pri­sa, pe­ro tam­bién se arrui­nan o re­tor­nan a po­si­cio­nes más me­dias, in­clu­so me­dio-ba­jas, un cho­que cul­tu­ral pa­ra quien lle­gó a te­ner a 110 per­so­nas a su ser­vi­cio.

¿Lo peor de lo peor en su vuel­ta al mun­do real? La avia­ción ci­vil: “Fue una pe­sa­di­lla”. Las co­las in­ter­mi­na­bles, los cues­tio­na­rios, los registros, los ar­cos de se­gu­ri­dad, los ho­ra­rios in­fle­xi­bles, pa­ra aca­bar sen­ta­da en la co­la del avión en­tre dos per­so­nas. “¡Ho­rri­ble!”, ex­cla­ma Edra, mu­jer de Tim Blix­seths, que ya fas­ci­na­ba en el pri­mer Ri­chis­tan.

Am­bos for­ma­ban en el 2007 un ho­gar con “dos ya­tes, tres jets

¿Qué ha si­do lo peor de mi nue­va vi­da? Mi pri­mer via­je en vein­te años en un avión co­mer­cial: ¡ho­rri­ble!

pri­va­dos, dos Rolls Roy­ce Phan­tom, siete ca­sas, una is­la pri­va­da en el Caribe y un cas­ti­llo en Fran­cia”. Y por lo vis­to el ma­yor lu­jo: li­brar­se del desas­tre de la avia­ción ci­vil. La caí­da es tan sú­bi­ta co­mo afro­di­sia­ca la as­cen­sión y el com­prar siem­pre más, muy gra­ti­fi­can­te has­ta que ca­da vez la sa­tis­fac­ción es me­nor.

En Ad­dic­tion, Kan­ye West ya pre­gun­ta­ba: “¿Cuál es tu adic­ción? ¿El di­ne­ro? ¿Las chi­cas? ¿La hier­ba? He si­do adic­to, no del pri­me­ro, ni de las se­gun­das, sino de los tres”. El di­ne­ro ge­ne­ra más ga­nas de di­ne­ro, co­mo tan­tas otras dro­gas que lle­van a la to­xi­co­ma­nía. Frank des­cri­be la pa­to­lo­gía del mi­llo­na­rio, en­fer­me­dad del “siem­pre más y nun­ca bas­ta”, don­de ti­pos me­ga­mi­llo­na­rios de­ci­den cons­truir la ma­yor bo­de­ga pri­va­da del mun­do: ¡20.000 bo­te­llas! ¿Más des­me­su­ra? La man­sión con vein­ti­séis cuar­tos de ba­ños –¿y si 27 in­vi­ta­dos tie­nen ga­nas de lo mis­mo a la vez?–. ¿Quién ne­ce­si­ta un hi­pó­dro­mo y va­rios ca­ba­llos de ca­rre­ras? ¿O 326 lí­neas te­le­fó­ni­cas? ¿O gas­tar­se un mi­llón y me­dio en la bo­da de su hi­ja (y 250.000 en flo­res)? ¿Con­clu­sión? En la vi­da hay que ele­gir: ga­nar di­ne­ro o gas­tar­lo. No hay tiem­po pa­ra los dos. La mo­ra­le­ja es de Edouard Bour­det.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.