La cri­sis se ce­ba en ‘Ri­chis­tan’

El nú­me­ro de mul­ti­mi­llo­na­rios es­ta­dou­ni­den­ses se re­du­ce en tres mi­llo­nes des­pués de la cri­sis fi­nan­cie­ra e in­mo­bi­lia­ria

La Vanguardia - Dinero - - SOCIEDAD - Ma­nuel Es­ta­pé Tous

Cuan­do la eco­no­mía to­có te­cho en el 2007, en­tre nue­ve y on­ce mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses eran mul­ti/me­ga mi­llo­na­rios. Al­go así co­mo to­dos los ha­bi­tan­tes de Bél­gi­ca y de Di­na­mar­ca que, pa­ra sim­pli­fi­car, Ro­bert Frank, pe­rio­dis­ta del The Wall Street Jour­nal, si­túa en un es­ta­do vir­tual: Ri­chis­tan, de rich, ri­co en in­glés. De he­cho, mu­cho más que ri­co. Los mi­llo­na­rios, con un pa­tri­mo­nio de uno a diez mi­llo­nes de dó­la­res; los mul­ti­mi­llo­na­rios, con for­tu­nas de en­tre diez y cien mi­llo­nes, y, en la cús­pi­de, los mil­mi­llo­na­rios, con ac­ti­vos de cien a mil mi­llo­nes o más (por­que no hay ra­dar ni mul­ta que pe­na­li­ce los ex­ce­sos de ri­que­za). En 1981, no ha­bía más de 700.000 mi­llo­na­rios en EE.UU... Aho­ra unos tres mi­llo­nes de per­so­nas han si­do ex­pul­sa­dos de Ri­chis­tan.

En­ton­ces los mi­llo­na­rios po­bres eran siete mi­llo­nes; los me­dios, dos mi­llo­nes, y los mi­llo­na­rios más top de to­dos, unas dos do­ce­nas de mi­les. El 4 de abril del 2010, Ro­bert Frank pu­bli­ca­ba Ri­chis­tan, don­de se de­ta­lla­ban las ex­tra­va­gan­cias de es­te uni­ver­so des­pués de años in­ves­ti­gan­do las vi­das de los mul­ti­mi­llo­na­rios, sus có­di­gos, sus preo­cu­pa­cio­nes, su en­ri­que­ci­mien­to, et­cé­te­ra. Frank ha re­to­ma­do su in­ves­ti­ga­ción an­tro­po­ló­gi­ca y re­la­ta los es­tra­gos que ha cau­sa­do la cri­sis en ellos. Los me­nos afor­tu­na­dos lo han per­di­do li­te­ral­men­te to­do (em­pe­zan­do por el co­di­cia­do jet Gulfs­tream II com­pra­do por 15 mi­llo­nes cuan­do to­dos com­pra­ban y ven­di­do por me­nos de la mi­tad –cuan­do to­dos ven­dían– pa­ra ga­nar tiem­po an­te los acree­do­res).

Aún den­tro de su des­me­su­ra cre­ma­tís­ti­ca, son his­to­rias tris­tes, per­so­nas que su­fren (y llo­ran), fa­mi­lias ro­tas, caí­das bru- ta­les de in­gre­sos, un sin­fín de di­vor­cios –ar­ma de des­truc­ción ma­si­va de pa­tri­mo­nios (tam­bién en es­te mun­do)–, des­pi­dos des­pia­da­dos de las do­ce­nas y do­ce­nas de per­so­nas a su ser­vi­cio...

In­for­ma­ción re­le­van­te: es­tos mul­ti­mi­llo­na­rios, co­mo los más des­afor­tu­na­dos de los hi­po­te­ca­dos es­ta­dou­ni­den­ses y es­pa­ño­les, tam­bién vi­vían por en­ci­ma de sus po­si­bi­li­da­des y, so­bre to­do, se en­deu­da­ban co­mo si el mun­do es­tu­vie­ra al bor­de de la Con­do­na­ción Uni­ver­sal. Si los eco­no­mis­tas a suel­do ex­cluían de sus mo­de­los eco­no­mé­tri­cos la po­si­bi­li­dad de que ba­ja­ran los pre­cios in­mo­bi­lia­rios en to­do el país, en Ri­chis­tan, los eje­cu­ti­vos de la ban­ca pa­ra mul­ti­mi­llo­na­rios pres­ta­ban a tro­che y mo­che en mu­chas oca­sio­nes por can­ti­da­des su­pe­rio­res a la man­sión, co­cha­zo o ya­te de turno, par­tien­do del con­ven­ci­mien­to de que “los ri­cos siem­pre ten­drán di­ne­ro pa­ra de­vol­ver sus prés­ta­mos por­que, bueno... son ri­cos”. Has­ta que de­ja­ron de ser­lo.

La fa­mi­lia Bucks­baum se arrui­nó prác­ti­ca­men­te cuan­do su pié­la­go de cen­tros co­mer­cia­les que sal­pi­ca­ba to­do el país pa­sa­ba de va­ler 1.000 mi­llo­nes a 50 mi­llo­nes, una pér­di­da del 95%. An­tes de que ar­gu­men­ten que acep­ta­rían más que satisfechos los 50

HUS­SEIN MA­LLA / AP

Las jo­yas son sólo uno de los ca­ros ca­pri­chos de los muy ri­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.