LA FI­NAN­CIA­CIÓN QUE NE­CE­SI­TA­MOS

La Vanguardia - Dinero - - IBEX 35 -

Doc­tor en Eco­no­mía (UB) y pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to Es­pa­ñol de Ana­lis­tas Fi­nan­cie­ros (IEAF) en Ca­ta­lun­ya

De to­dos es sa­bi­do que nues­tro fu­tu­ro de­pen­de de abor­dar pro­fun­dos cam­bios en di­fe­ren­tes ám­bi­tos: re­for­ma del Es­ta­do pa­ra re­du­cir los cos­tes de­ri­va­dos de una ad­mi­nis­tra­ción cla­ra­men­te so­bre­di­men­sio­na­da en mo­men­tos de bo­nan­za, re­for­ma la­bo­ral que eli­mi­ne las ri­gi­de­ces que pro­vo­can un ni­vel de des­em­pleo su­pe­rior al 20%, re­for­ma sa­ni­ta­ria que ga­ran­ti­ce pres­ta­cio­nes ade­cua­das den­tro de nues­tras po­si­bi­li­da­des, re­for­ma fi­nan­cie­ra que con­so­li­de el pro­ce­so ini­cia­do ha­ce dos años...

Sin em­bar­go, y sólo co­la­te­ral­men­te, se ha­bla de la ne­ce­si­dad de ha­cer lle­gar a nues­tras em­pre­sas la ade­cua­da fi­nan­cia­ción pa­ra que pue­dan crear em­pleo (o, al me­nos, de­jar de des­truir­lo) y así con­tri­buir a ge­ne­rar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co que nos per­mi­ta pa­gar nues­tra deu­da y aten­der el Es­ta­do de bie­nes­tar. Y, créan­me, ello no tie­ne por qué ser in­he­ren­te a la re­for­ma del sis­te­ma fi­nan­cie­ro. De he­cho, he­mos abor­da­do un pri­mer e in­ten­so pro­ce­so de con­so­li­da­ción y sa­nea­mien­to y el cré­di­to si­gue sin fluir.

Así lo re­fle­ja la úl­ti­ma encuesta rea­li­za­da por el Ins­ti­tu­to de Cré­di­to Ofi­cial (ICO) y las cá­ma­ras de co­mer­cio en­tre más de un mi­llón y me­dio de py­mes es­pa­ño­las: el 88% ma­ni­fies­ta te­ner pro­ble­mas pa­ra ac­ce­der a la fi­nan­cia­ción, el 36% ha vis­to re­du­ci­da la fi­nan­cia­ción que dis­po­nían, pa­ra el 70% han au­men­ta­do los cos­tes de fi­nan­ciar­se y el 80% ha te­ni­do que apor­tar ga­ran­tías adi­cio­na­les.

Así lo mues­tra tam­bién la in­for­ma­ción pu­bli­ca­da por el Ban­co de Es­pa­ña: el sal­do cré­di­to vi­vo con­ce­di­do por las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras se ha re­du­ci­do na­da me­nos que en 85.000 mi­llo­nes de eu­ros, des­de el ini­cio de la cri­sis, lo que equi­va­le a unos 2.500 mi­llo­nes men­sua­les de me­nor fi­nan­cia­ción.

Adi­cio­nal­men­te, y por si la es­ca­sez de fi­nan­cia­ción no era su- fi­cien­te, el re­tra­so en los pa­gos de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, que en al­gu­na co­mu­ni­dad au­tó­no­ma ya su­pe­ran los dos años, ha con­tri­bui­do a con­su­mir los es­ca­sos re­cur­sos de los que dis­po­nían mu­chas em­pre­sas.

Cuan­do ha­ce unas se­ma­nas el Ban­co Cen­tral Europeo (BCE) apro­bó la co­no­ci­da co­mo ba­rra li­bre de li­qui­dez, me­dian­te la cual las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras ob­tie­nen fi­nan­cia­ción sin lí­mi­te, has­ta tres años, al 1% de in­te­rés, acep­tan­do prác­ti­ca­men­te cual­quier co­la­te­ral (ga­ran­tía) pre­sen­ta­da, mu­chos pen­sa­ron que ello con­tri­bui­ría a in­cre­men­tar la dis­po­ni­bi­li­dad de cré­di­to. Real­men­te, no ha si­do así. Las en­ti­da­des pre­fie­ren, ob­via­men­te, to­mar pres­ta­do

Es ur­gen­te que los ban­cos vuel­van a pres­tar di­ne­ro y que las ad­mi­nis­tra­cio­nes pa­guen sus deu­das

al 1% a tres años y com­prar deu­da pú­bli­ca a un pla­zo pró­xi­mo, lo que les re­por­ta ac­tual­men­te un be­ne­fi­cio de apro­xi­ma­da­men­te un 2,50% sin ries­go, o bien man­te­ner sal­dos de con­tin­gen­cia en el BCE. Ello, par­cial­men­te, con­tri­bu­ye a so­lu­cio­nar los pro­ble­mas de fi­nan­cia­ción de los es­ta­dos, pe­ro no de las em­pre­sas.

Es ur­gen­te im­ple­men­tar me­di­das pa­ra que el cré­di­to flu­ya de for­ma ra­zo­na­ble, pa­ra que las ad­mi­nis­tra­cio­nes sal­den las deu­das con las em­pre­sas y nor­ma­li­cen sus pe­rio­dos de pa­go, do­tan­do a nues­tra eco­no­mía de la sa­bia que ne­ce­si­ta pa­ra su fun­cio­na­mien­to.

El jue­ves pa­sa­do, un vie­jo y querido ami­go me re­cor­da­ba lo bueno que se­ría po­der re­cons­truir nues­tro pa­sa­do, po­der vol­ver atrás pa­ra evi­tar los erro­res co­me­ti­dos. Eso ya no es po­si­ble, por lo que sólo nos que­da asu­mir las de­ci­sio­nes to­ma­das y em­pren­der las me­di­das pa­ra sa­near la si­tua­ción. Aunque pa­rez­ca in­creí­ble, to­da­vía es­ta­mos a tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.