Ar­que­ti­po re­mi­so a des­apa­re­cer

Una neo­ma­sía de prin­ci­pios de los ochen­ta del pa­sa­do si­glo, mo­der­ni­za­da a prin­ci­pios del XXI, re­me­mo­ra el bu­có­li­co mun­do ru­ral que rei­na­ba an­ta­ño en Sant Just Des­vern y otras po­bla­cio­nes ve­ci­nas a Bar­ce­lo­na

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Jor­di Pa­la­rea

Afi­na­les de los se­ten­ta y prin­ci­pios de los ochen­ta del pa­sa­do si­glo, to­da­vía per­ma­ne­cía el ar­que­ti­po de la ma­sía en el idea­rio de mu­chos par­ti­cu­la­res a la ho­ra de cons­truir su se­gun­da re­si­den­cia. En cier­ta me­di­da, aún es­tá vi­gen­te hoy, aunque las nue­vas cons­truc­cio­nes que se ins­pi­ran en la ca­sa ru­ral tra­di­cio­nal ca­ta­la­na apues­tan por un es­pa­cio in­te­rior más fun­cio­nal que otro­ra y por una ma­yor pre­sen­cia de luz na­tu­ral me­dian­te gran­des ven­ta­na­les.

Ade­más, en 1983, cuan­do fue le­van­ta­da es­ta neo­ma­sía en una tran­qui­la zo­na de Sant Just Des­vern, que lin­da­ba li­te­ral­men­te con el par­que na­tu­ral de Coll­se- ro­la, no exis­tían las cons­truc­cio­nes de ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea que pro­li­fe­ran hoy y, por tan­to, no re­sul­ta­ba tan ex­tra­ña co­mo aho­ra la pre­sen­cia de una ma­sía.

Ca­be tam­bién aña­dir que la neo­ma­sía que nos ocu­pa, de lí­neas sen­ci­llas y exen­ta de for­za­dos ador­nos ar­qui­tec­tó­ni­cos, ro­dea­da de un jar­dín ma­du­ro, ha ga­na­do pres­tan­cia con el pa­so del tiem­po y ha ad­qui­ri­do ai­res de an­ti­gua ca­sa so­la­rie­ga ca­ta­la­na pró­xi­ma a Bar­ce­lo­na.

En el 2006, cuan­do los ac­tua­les pro­pie­ta­rios la ad­qui­rie­ron, so­me­tie­ron su in­te­rior a una pro­fun­da mo­der­ni­za­ción, ti­ran­do ta­bi­ques pa­ra lo­grar es­tan­cias más diá­fa­nas, re­no­van­do com­ple­ta­men­te co­ci­na y ba­ños y de­co­rán­do­la con mue­bles de cor­te con­tem­po­rá­neo.

La neo­ma­sía des­can­sa en me- dio de un jar­dín de 844 m2 y su­ma ca­si 400 m2, con­tan­do el pa­be­llón de ma­de­ra in­de­pen­dien­te que al­ber­ga el gim­na­sio, du­cha y ba­ño tur­co.

Fran­quean­do la puer­ta de en-

Ha ga­na­do en pres­tan­cia con el tiem­po y ha ad­qui­ri­do ai­res de an­ti­gua ca­sa so­la­rie­ga ca­ta­la­na

tra­da prin­ci­pal, pro­ce­den­te de una an­ti­gua igle­sia, re­ci­be al vi­si­tan­te una es­tan­cia diá­fa­na en la que con­vi­ven el co­me­dor y el sa­lón, en torno a una chi­me­nea. Una puer­ta acris­ta­la­da brin­da el ac­ce­so a la zo­na más es­pa­cio­sa del jar­dín y en la que se ubi­ca la

Pers­pec­ti­va de la fa­cha­da prin­ci­pal de la neo­ma­sía des­de una es­qui­na de la pis­ci­na de un rincón de es­tar con bue­nas vis­tas al par­que na­tu­ral

Agra­da­ble co­me­dor de a dia­rio en el re­cin­to de la co­ci­na que dis­po­ne de sa­li­da di­rec­ta a la bar­ba­coa pis­ci­na. A la vera de co­me­dor, re­ser­va­do pa­ra oca­sio­nes es­pe­cia­les, se en­cuen­tra una am­plia co­ci­na, mar­ca­da por los to­nos bei­ges y con un agra­da­ble cuar­ti­to que ha­ce las fun­cio­nes de of­fi­ce-des­pen­sa. El re­cin­to de la co­ci­na en­glo­ba un aco­ge­dor co­me­dor de a dia­rio, con si­llo­nes de mim­bre y pro­fu­sa­men­te ba­ña­do por la luz na­tu­ral que se cue­la por una puer­ta de do­ble ho­ja acris­ta­la­da.

En­tre la plan­ta ba­ja y el pi­so su­pe­rior hay una en­tre­plan­ta con un des­pa­cho y una ha­bi­ta­ción do­ble. La pri­me­ra plan­ta con­tie­ne la ha­bi­ta­ción prin­ci­pal, de no­ta­bles di­men­sio­nes, con zo­na de es­tar, ba­ño y ves­ti­dor. Com­ple­ta la zo­na de no­che otra do­ble con ba­ño. En la buhar­di­lla, otra do­ble, tam­bién con su ba­ño pro­pio.

UBI­CA­CIÓN Y FI­CHA TÉC­NI­CA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.