ABRIGAR LA VI­VIEN­DA CON MA­TE­RIAL AIS­LAN­TE

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO -

El fun­cio­na­mien­to de las bom­bas de ca­lor –a las que no hay que con­fun­dir con los apa­ra­tos de ai­re con­di­cio­na­do– es pa­re­ci­do al de los fri­go­rí­fi­cos, que ab­sor­ben el ca­lor del in­te­rior y lo ex­pul­san. A gran­des ras­gos, es­tos apa­ra­tos “trans­fie­ren ener­gía en for­ma de ca­lor del ex­te­rior de la vi­vien­da al in­te­rior o vi­ce­ver­sa, se­gún se re­quie­ra”, ex­pli­ca Joa­quim Mar­fà, téc­ni­co del Ins­ti­tut Ca­ta­là d’ener­gia (Icaen). Así, en ve­rano, sir­ven pa­ra re­fres­car el ho­gar y, en in­vierno, pa­ra ca­len­tar­lo. Y, du­ran­te to­do el año, pro­por­cio­nan agua ca­lien­te.

Pa­ra su fun­cio­na­mien­to, re­quie­ren tam­bién de re­fri­ge­ran­te. San­tia­go Gon­zá­lez, de Dai­kin Es­pa­ña, ex­pli­ca que “pue­den uti­li­zar el R410a, que se ca­rac­te­ri­za por su al­to coe­fi­cien­te de trans­fe­ren­cia” y por no da­ñar la ca­pa de ozono. El ais­la­mien­to es la pri­me­ra de­fen­sa de una vi­vien­da con­tra las fu­gas de ca­lor o de frío y, a su vez, con­tra so­bre­ca­len­ta­mien­tos o en­fria­mien­tos in­de­sea­dos. En es­te sen­ti­do, el ais­lan­te ac­túa co­mo un abri­go que pro­te­ge el edi­fi­cio, man­te­nién­do­lo más ca­lien­te en in­vierno, pe­ro tam­bién más fres­co en ve­rano.

A gran­des ras­gos, exis­ten tres mé­to­dos pa­ra im­plan­tar ma­te­rial ais­lan­te, se­gún ex­pli­ca Joa­quim Mar­fà, téc­ni­co del Ins­ti­tut Ca­ta­là d’ener­gia. El pri­me­ro con­sis­te en re­ves­tir el edi­fi­cio con ais­lan­te. Es­ta téc­ni­ca es co­no­ci­da co­mo sis­te­ma de ais­la­mien­to tér­mi­co ex­te­rior (Etics) y su prin­ci­pal ven­ta­ja es que se aís­la to­do el en­vol­ven­te del edi­fi­cio sin per­der su­per­fi­cie útil.

El se­gun­do mé­to­do es apro­ve­char la po­si­ble exis­ten­cia de cá­ma­ras de ai­re e in­yec­tar en ellas ma­te­rial ais­lan­te. Se­gún Mar­fà, “es­te sis­te­ma es más eco­nó­mi­co por­que no re­quie­re de an­da­mio”. Fi­nal­men­te, el ter­cer mé­to­do con­sis­te en re­ves­tir con ais­lan­te el in­te­rior de la vi­vien­da, pe­ro el téc­ni­co ad­vier­te que con ello “se pier­de es­pa­cio y hay que su­pe­rar cier­tos obs­tácu­los co­mo la ins­ta­la­ción eléc­tri­ca”.

Se use el mé­to­do que se use, in­ver­tir en ais­la­mien­to tér­mi­co aca­ba sa­lien­do a cuen­ta a la lar­ga. Se­gún el Ins­ti­tu­to pa­ra la Di­ver­si­fi­ca­ción y Aho­rro de la Ener­gía, pe­que­ñas me­jo­ras en el ais­la­mien­to pue­den con­lle­var aho­rros ener­gé­ti­cos y eco­nó­mi­cos de has­ta un 30%.

GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.