Cen­tro de ne­go­cia­cio­nes en­tre ren­ci­llas ve­ci­na­les

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

En 1992, la trans­for­ma­ción del Foro de Da­vos ya era un he­cho. En vís­pe­ras de los Jue­gos de Bar­ce­lo­na, el bal­nea­rio sui­zo tra­ta­ba to­da suer­te de asun­tos. Más allá de cues­tio­nes eco­nó­mi­cas o fi­nan­cie­ras, cen­te­na­res de lí­de­res po­lí­ti­cos se aso­ma­ban ya a la cum­bre de enero. Des­de 1987, cuan­do pa­só a lla­mar­se Foro Eco­nó­mi­co Mun­dial, Da­vos tam­bién ofi­cia­ba co­mo es­ca­pa­ra­te pa­ra la re­so­lu­ción de con­flic­tos. Allí, en 1988, Gre­cia y Tur­quía, en­zar­za­dos por la ti­tu­la­ri­dad de Chipre y de­ci­di­dos a la gue­rra, se­lla­ron la paz, fir­man­do la De­cla­ra­ción de Da­vos. Y allí, en 1992, Fre­de­rik de Klerk y Nel­son Man­de­la se die­ron la mano.

Fue un epi­so­dio emo­ti­vo, y sin du­da pre­mo­ni­to­rio: se tra­ta­ba de la pri­me­ra apa­ri­ción in­ter­na­cio­nal de Nel­son Man­de­la, el pri­sio­ne­ro nú­me­ro 466/64, pre­so du­ran­te 27 años en la is­la de Rob­ben, li­be­ra­do en 1990 y de­sig­na­do pre­si­den­te de Su­dá­fri­ca en 1994, cuan­do la de­mo­cra­cia aca­ba­ría lle­ván­do­se por de­lan­te el ver­gon­zan­te es­pec­tro del ‘apart­heid’. Aquel epi­so­dio uni­ver­sa­li­zó el bal­nea­rio al­pino, ya pre­sen­te en to­das las he­me­ro­te­cas.

WORLD ECO­NO­MIC FO­RUM

Fre­de­rik de Klerk y Nel­son Man­de­la se dan la mano, en 1992

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.