Drag­hi, ca­pi­tán de emer­gen­cia del ‘Ti­ta­nic eu­ro­peo’

El pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo ha asu­mi­do el man­do de la cri­sis del euro de­rro­chan­do al­go que se echa­ba de me­nos y se apre­cia: se­gu­ri­dad

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Bea­triz Na­va­rro

Si es­to fue­se una me­tá­fo­ra de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca mun­dial”, lan­za­ba en una ge­nial vi­ñe­ta el di­bu­jan­te Kap en La Van­guar­dia días des­pués del hun­di­mien­to del trans­atlán­ti­co Cos­ta Con­cor­dia, “aho­ra los po­lí­ti­cos es­ta­rían res­ca­tan­do a las ro­cas que han pro­vo­ca­do el nau­fra­gio”.

La me­tá­fo­ra era ten­ta­do­ra en un mo­men­to en que es ha­bi­tual com­pa­rar a la zo­na euro con un Ti­ta­nic a pun­to de hun­dir­se. Pa­ra más in­ri, aho­ra se ha sa­bi­do que el di­se­ño de las ha­bi­ta­cio­nes del cru­ce­ro es­ta­ba ins­pi­ra­do en los paí­ses de la Unión Eu­ro­pea. La com­pa­ra­ción so­bre la fa­lli­da ho­ja de ru­ta de unos y otros es, so­bre to­do, do­lo­ro­sa­men­te acer­ta­da. Si el des­gra­cia­do trans­atlán­ti­co te­nía al fren­te al es­cu­rri­di­zo ca­pi­tán Fran­ces­co Schettino, en la na­ve de man­do de la eu­ro­zo­na ha­ce tiem­po que se echa de me­nos a un ofi­cial dis­pues­to a asu­mir el li­de­raz­go.

En es­tas es­tá­ba­mos cuan­do lle­gó a Frankfurt otro ita­liano, Ma­rio Drag­hi, de­ci­di­do a po­ner­se al ti­món y, so­bre to­do, a no ha­cer­se el schettino (neo­lo­gis­mo sur­gi­do de la sa­bi­du­ría po­pu­lar ita­lia­na a raíz del nau­fra­gio del cru­ce­ro). Drag­hi irra­dia al­go que se ha

A ‘Su­per Ma­rio’ no le ha tem­bla­do el pul­so a la ho­ra de des­ha­cer al­gu­nas de las úl­ti­mas de­ci­sio­nes de Tri­chet El Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo ha lo­gra­do trans­mi­tir se­re­ni­dad a los mer­ca­dos de deu­da

echa­do mu­cho de me­nos des­de que em­pe­zó la cri­sis: se­gu­ri­dad. Y es al­go que se apre­cia.

En los me­nos de tres me­ses que lle­va al fren­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), se ha vuel­to a ganar en los círcu­los eu­ro­peos el apo­do de Su­per Ma­rio, acu­ña- do en Ita­lia por su tra­ba­jo du­ran­te la cri­sis de los no­ven­ta. El pro­ta­go­nis­mo de Drag­hi va en au­men­to y el pres­ti­gio de la ins­ti­tu­ción no se ha re­sen­ti­do de la mar­cha del muy res­pe­ta­do Jea­nC­lau­de Tri­chet.

El ita­liano se ha man­te­ni­do fiel a su an­te­ce­sor, pe­ro no le ha tem­bla­do el pul­so a la ho­ra de des­ha­cer al­gu­nas de sus úl­ti­mas de­ci­sio­nes. Re­ba­jó los ti­pos de in­te­rés en sus dos pri­me­ras reunio­nes co­mo pre­si­den­te del emi­sor cen­tral. Es “la úni­ca ins­ti­tu­ción que fun­cio­na”, ha di­cho el ex mi­nis­tro ale­mán Pe­ter Stein­brück. A Drag­hi no le im­por­ta es­cu­char­lo, al con­tra­rio, la go­rra de ca­pi­tán no le es­tor­ba lo más mí­ni­mo.

EL PLAN DE DRAG­HI

Sin mo­les­tar a Ale­ma­nia, con gran­des do­sis de mano iz­quier­da, el fla­man­te pre­si­den­te del BCE ha re­to­ma­do las “me­di­das no con­ven­cio­na­les” que Tri­chet lan­zó pe­ro ape­nas se atre­vió a ex­plo­rar con una ines­pe­ra­da ba­rra li­bre de li­qui­dez pa­ra la ban­ca a tres años vis­ta. Cier­to que el BCE si­gue sien­do más ge­ne­ro­so con los ban­cos que con los go­bier­nos. Pe­ro, sin sal­tar­se la lí­nea ro­ja de no ac­tuar co­mo pres­ta­mis­ta de úl­ti- mo re­cur­so ni im­pri­mir más di­ne­ro, ha lo­gra­do trans­mi­tir su se­re­ni­dad a los mer­ca­dos de deu­da y ha da­do oxí­geno al ca­pi­tal.

Pa­ra al­gu­nos eco­no­mis­tas es­ta me­di­da es un au­tén­ti­ca mo­ne­ti­za­ción de la deu­da, un quan­ti­ta­ti­ve ea­sing sui gé­ne­ris, pe­ro igual de efec­ti­vo. La po­ten­te in­yec­ción de li­qui­dez ha es­ti­mu­la­do el ape­ti­to de los in­ver­so­res por la deu­da pú­bli­ca, co­mo se vio en la pri­me­ra gran subas­ta de bo­nos en España e Ita­lia, a me­dia­dos de enero.

Drag­hi se mos­tró eu­fó­ri­co tras esa pri­me­ra prue­ba y tras ver los re­sul­ta­dos de la pri­me­ra gran subas­ta de li­qui­dez. “Cuan­to más tiem­po pa­sa, más ve­mos se­ña­les de que ha si­do una me­di­da efec­ti-

BLOOM­BERG

El pro­ta­go­nis­mo de Drag­hi va en au­men­to al igual que el pres­ti­gio del BCE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.