El FMI, con Oba­ma

El Fon­do la­men­ta la pa­rá­li­sis y acon­se­ja no cor­tar los es­tí­mu­los

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Con Ch­ris­ti­ne La­gar­de, el FMI se ha si­tua­do, qui­zá sin que­rer­lo, en me­dio de la ba­ta­lla po­lí­ti­ca en Was­hing­ton. ¿Ne­ce­si­ta la pri­me­ra economía mun­dial más es­tí­mu­los pa­ra afian­zar una re­cu­pe­ra­ción to­da­vía in­cier­ta? ¿O es la ho­ra de los re­cor­tes?

En EE.UU. los ban­dos es­tán bien de­fi­ni­dos. El pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma lle­va me­ses in­sis­tien­do en la ne­ce­si­dad de se­guir es­ti­mu­lan­do la economía, aun­que evi­ta usar una pa­la­bra –es­tí­mu­lo– que ca­si se ha con­ver­ti­do en ta­bú: se aso­cia al des­pil­fa­rro, eti­que­ta que los re­pu­bli­ca­nos han col­ga­do a la Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma.

La opo­si­ción re­pu­bli­ca­na, ma­yo­ri­ta­ria en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, blo­quea cual­quier ini­cia­ti­va pa­ra gas­tar más. Y aún me­nos pa­ra gas­tar en Eu­ro­pa, con­ver­ti­da en el es­pan­ta­jo de la cam­pa­ña del Par­ti­do Re­pu­bli­cano, el sím­bo­lo de to­do lo que irá mal en Es­ta­dos Uni­dos si Oba­ma sa­le re­ele­gi­do en las pre­si­den­cia­les de no­viem­bre.

En los de­ba­tes pa­ra las pri­ma­rias que de­ci­di­rán el nom­bre del can­di­da­to, la res­pues­ta más ha­bi­tual a las pre­gun­tas so­bre la cri­sis eu­ro­pea ha si­do que Es­ta­dos Uni­dos no de­be apor­tar ni un cén­ti­mo al res­ca­te. Pe­ro es lla­ma­ti­vo que las re­ce­tas de aus­te­ri­dad del Par­ti­do Re­pu­bli­cano an­te la cri­sis ha­ya si­do muy pa­re­ci­das a las que han apli­ca­do los paí­ses eu­ro­peos.

En los úl­ti­mos años, mien­tras Oba­ma in­ten­ta­ba es­ti­mu­lar la economía es­ta­dou­ni­den­se, Eu­ro­pa en­tra­ba en la sen­da de los re­cor­tes y el equi­li­brio pre­su­pues­ta­rio que la de­re­cha de EE.UU. pro­pug­na. La te­sis de Oba­ma es que antes de pi­sar el freno de los re­cor­tes y la aus­te­ri­dad la economía es­ta­dou­ni­den­se to­da­vía ne­ce­si­ta un po­co de gas.

Es­ta pa­re­ce ser tam­bién la pres­crip­ción del FMI. En el úl­ti­mo in­for­me so­bre las pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas glo­ba­les, pu­bli­ca­do es­te se­ma­na, el Fon­do su­gie­re a Was­hing­ton una po­lí­ti­ca en dos eta­pas –es­tí­mu­lo pri­me­ro; ri­gor des­pués– y, co­mo han he­cho des­de la Re­ser­va Fe­de­ral has­ta Stan­dard & Poor’s, ma­ni­fies­ta la preo­cu­pa­ción por la pa­rá­li­sis le­gis­la­ti­va en Was­hing­ton.

“En­tre las prin­ci­pa­les econo-

Los re­pu­bli­ca­nos cri­ti­can Eu­ro­pa en cam­pa­ña, pe­ro pi­den una aus­te­ri­dad a la eu­ro­pea

mías –se lee en el in­for­me– una preo­cu­pa­ción es­pe­cí­fi­ca es que la pa­rá­li­sis po­lí­ti­ca en EE.UU. con­duz­ca a un re­la­ja­mien­to de­ma­sia­do rá­pi­do del gas­to en es­tí­mu­lo. Res­pec­to al me­dio pla­zo, EE.UU. y Ja­pón de­be­rían avan­zar en la ta­rea de for­mu­lar y apli­car pla­nes de con­so­li­da­ción (fis­cal) creí­bles a me­dio pla­zo, por­que es­tos paí­ses no pue­de dar por he­cho su es­ta­tu­to de re­fu­gio se­gu­ro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.