RE­TOS FIS­CA­LES

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

La Cons­ti­tu­ción es­ta­ble­ce la obli­ga­ción de pa­gar im­pues­tos con la fi­na­li­dad de su­fra­gar los gas­tos pú­bli­cos. Ello sig­ni­fi­ca que si el gas­to se ges­tio­na de for­ma in­efi­cien­te o in­efi­caz, es­ta­mos so­por­tan­do una fis­ca­li­dad su­pe­rior a la que nos co­rres­pon­de. Pe­ro aun ges­tio­nán­do­se ade­cua­da­men­te, pue­de ser tam­bién que sea inasu­mi­ble por­que co­lec­ti­va­men­te no po­da­mos afron­tar­lo.

Sin em­bar­go, la verdad es que no te­ne­mos in­terio­ri­za­do que la in­men­sa ma­yo­ría de los gas­tos en los que cual­quier ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca in­cu­rre, los pa­ga­mos real­men­te no­so­tros. Des­de las pres­ta­cio­nes por de­pen­den­cia has­ta el ma­te­rial de ofi­ci­na de un Ayun­ta­mien­to. No es pues co­rrec­to afir­mar que la sa­ni­dad, o cual­quier otro ser­vi­cio pú­bli­co, es gra­tui­ta. La sa­ni­dad la pa­ga­mos todos. Co­sa dis­tin­ta es que sea de­fi­ci­ta­ria. Y lo cier­to es que, sal­vo ex­cep­cio­nes, ca­si nin­guno de no­so­tros tie­ne co­no­ci­mien­to ni in­te­rés en sa­ber lo que nos cues­ta una ope­ra­ción de ca­de­ra, un in­gre­so en ur­gen­cias o un tra­ta­mien­to on­co­ló­gi­co. Lo que no se pa­ga, no se va­lo­ra.

Bar­ce­lo­na es la pri­me­ra ciu­dad del mun­do en ac­ce­si­bi­li­dad al trans­por­te pú­bli­co. Sin du­da es pa­ra sen­tir­se or­gu­llo­so. Pe­ro ¿nos lo po­de­mos per­mi­tir? Las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas ges­tio­nan tan só­lo el di­ne­ro que apor­ta­mos los ciu­da­da­nos a tra­vés de los im­pues­tos. Y, por tan­to, si no cam­bia­mos la for­ma de pen­sar, es im­po­si­ble afron­tar el fu­tu­ro con ga­ran­tías.

Me ex­pli­co. Antes de ha­blar so­bre si hay que su­bir o no los im­pues­tos, es ne­ce­sa­rio co­no­cer cuán­to nos cues­ta man­te­ner el ac­tual Es­ta­do de bie­nes­tar y, so­bre to­do, si va­mos a ser ca­pa­ces de ge­ne­rar la ri­que­za su­fi­cien­te pa­ra que a tra­vés de nues­tros im­pues­tos po­da­mos man­te­ner­lo. No se tra­ta de opo­ner­nos a los re­cor­tes o de so­li­ci­tar que se man­ten­gan las ac­tua­les pres­ta­cio­nes pú­bli­cas, sino de ana­li­zar si po­de­mos o no su­fra­gar el ni­vel de gas­to que ello su­po­ne. Na­die, ni us­ted ni yo, que­re­mos re­nun­ciar a nin­gún ser­vi­cio pú­bli­co. Pe­ro sea­mos en­ton­ces cons­cien­tes de que ello nos obli­ga a asu­mir su cos­te. Eso sí, ca­da uno de acuer­do con sus po­si­bi­li­da­des, pe­ro asu­mién­do­lo us­ted, yo y todos los ciu­da­da­nos.

El de­ba­te se cen­tra, por tan­to, en si es sos­te­ni­ble el ac­tual Es­ta­do de bie­nes­tar. Sin em­bar­go, ten­go la im­pre­sión de que no he­mos si­do ca­pa­ces de cen­trar bien el pro­ble­ma. La ac­tual cri­sis eco­nó­mi­ca no es la cau­sa, sino lo que nos ha pues­to en evi- den­cia que de­be­mos des­per­tar de un sue­ño tal vez im­po­si­ble.

Si nos cen­tra­mos en la cri­sis eco­nó­mi­ca, y sim­pli­fi­can­do mu­cho, los prin­ci­pa­les pro­ble­mas son dos: el dé­fi­cit pú­bli­co y la caí­da de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Pe­ro lo peor es que la me­di­ca­ción pa­ra las dos en­fer­me­da­des es apa­ren­te­men­te in­com­pa­ti­ble. Mien­tras que pa­ra so­lu­cio­nar el dé­fi­cit no pa­re­ce que ha­ya otra vía que la aus­te­ri­dad, re­du­cir el gas­to y su­bir los im­pues­tos; pa­ra di­na­mi­zar la economía es nor­mal­men­te ne­ce­sa­rio in­tro­du­cir in­cen­ti­vos fis­ca­les, ade­más de aco­me­ter re­for­mas es­truc­tu­ra­les de ca­la­do. Y lo cier­to es que su­bir los im­pues­tos e in­tro­du­cir in­cen­ti­vos es real­men­te con­tra­dic­to­rio.

RE­FOR­MAS TRI­BU­TA­RIAS

No hay nin­gu­na du­da de que si hay que su­bir im­pues­tos la vía téc­ni­ca­men­te más co­rrec­ta es la del IRPF. Sin em­bar­go, no pa­re­ce ra­zo­na­ble que a par­tir de 53.407,20 eu­ros el ti­po im­po­si­ti­vo sea ya de los más al­tos, el 47%. Al­go fa­lla. Por tan­to, una subida del IRPF que no dis­tri­bu­ya más ra­cio­nal­men­te los ti­pos im­po­si­ti­vos en­tre los di­fe­ren­tes ni­ve­les de ren­ta, no só­lo no es su­fi­cien­te, sino que sig­ni­fi­ca que al­go va mal. Pe­ro ade­más, la ex­pe­rien­cia eu­ro­pea nos de­mues­tra que la

La cri­sis eco­nó­mi­ca ha pues­to en evi­den­cia que de­be­mos des­per­tar de un sue­ño tal vez im­po­si­ble Los ti­pos im­po­si­ti­vos del IRPF y la bre­cha en­tre es­tos y los del im­pues­to de so­cie­da­des de­ben ser re­du­ci­dos Es ne­ce­sa­rio ali­ge­rar la fis­ca­li­dad em­pre­sa­rial pa­ra de­jar de pe­na­li­zar el tra­ba­jo e im­pul­sar la crea­ción de empleo

pro­gre­si­vi­dad es­tá en cri­sis, ga­nan­do ca­da vez más te­rreno im­pues­tos que son so­cial­men­te re­gre­si­vos, co­mo el IVA; si­tua­ción a la que ha con­tri­bui­do la li­ber­tad de mo­vi­mien­tos de ca­pi­ta­les y sus con­se­cuen­cias: la fal­ta de equi­dad en­tre la fis­ca­li­dad del aho­rro y la del res­to de ren­tas, tem­po­ral­men­te me­jo­ra­da, eso sí, por el ac­tual Go­bierno cen­tral.

Sea co­mo fue­re, la so­lu­ción es re­for­mar el ac­tual IRPF, re­du­cien­do sus ti­pos im­po­si­ti­vos y la enor­me bre­cha que exis­te en­tre los ti­pos del IRPF y los del im­pues­to so­bre so­cie­da­des (IS). La di­fe­ren­cia en­tre el ac­tual 56% de IRPF en Ca­ta­lun­ya, el ter­ce­ro más al­to del mun­do, y el 25%-30% que una py­me pa­ga en el IS, es na­da más ni na­da me­nos que de 31-26 pun­tos. Es pues ne­ce­sa­rio re­du­cir tal di­fe­ren­cia fi­jan­do un ti­po má­xi­mo en el IRPF que no se ale­je en ex­ce­so del má­xi­mo en el IS, es­to es, del 30%, y que me­jo­re la equi­dad en el tra­ta­mien­to de las dis­tin­tas fuen­tes de ren­ta.

Ade­más, es ne­ce­sa­rio ali­ge­rar la fis­ca­li­dad em­pre­sa­rial, bá­si­ca­men­te la que pe­na­li­za el tra­ba­jo y fre­na la crea­ción de empleo, en con­cre­to, las co­ti­za­cio­nes so­cia­les. Ha­cer­lo sig­ni­fi­ca dis­mi­nuir la re­cau­da­ción y au­men­tar el dé­fi­cit, sal­vo que di­cha dis­mi­nu­ción se com­pen­se con una subida en el IVA y, en su ca­so, de los im­pues­tos es­pe­cia­les.

Asi­mis­mo, la subida de los im­pues­tos es­pe­cia­les ha­bría que com­ple­tar­la con el pau­la­tino avan­ce de la fis­ca­li­dad ver­de y reorien­tan­do la fis­ca­li­dad de las so­cie­da­des, dis­tin­guien­do en­tre las que rea­li­zan una ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va y aque­llas otras que se cons­ti­tu­yen con otros fi­nes ple­na­men­te lí­ci­tos pe­ro cu­yo ré­gi­men fis­cal no tie­ne por qué coin­ci­dir con el que se de­ci­da otor­gar a las em­pre­sas.

Y de ahí, pre­ci­sa­men­te, la ne­ce­si­dad de coor­di­nar IRPF e IS des­in­cen­ti­van­do el tras­pa­so de ren­tas de uno a otro im­pues­to e in­cen­ti­van­do la fis­ca­li­dad em­pre­sa­rial. De­ci­sio­nes, to­das, ab­so­lu­ta­men­te es­té­ri­les si el gas­to no se ges­tio­na de for­ma efi­cien­te y efi­caz. Y, en el su­pues­to de que así se ha­ga, es po­si­ble que el pro­ble­ma per­sis­ta por­que no po­da­mos asu­mir el gas­to al que hay que ha­cer fren­te.

Así que vol­ve­mos, de nue­vo, al inicio de la so­lu­ción: de­fi­nir un mo­de­lo de Es­ta­do de bie­nes­tar sos­te­ni­ble y asu­mi­ble, e in­terio­ri­zar y acep­tar que so­mos los ciu­da­da­nos los que lo va­mos a pa­gar con nues­tros im­pues­tos. Es­te, y no otro, es el ver­da­de­ro re­to.

LLI­BERT TEI­XI­DÓ

Bar­ce­lo­na es la pri­me­ra ciu­dad del mun­do en ac­ce­si­bi­li­dad al trans­por­te pú­bli­co, pe­ro ¿nos lo po­de­mos per­mi­tir?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.