Me­di­te­rrá­neo, el flan­co dé­bil del euro

So­cios de la unión des­de prin­ci­pios de los 80, Gre­cia, Por­tu­gal y España com­par­ten con Ita­lia un du­ro ca­mino por de­lan­te, años de aus­te­ri­dad y cre­ci­mien­to len­to

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ra­mon Ay­me­rich

En­tra­ron en la Unión Eu­ro­pea (en­ton­ces la lla­ma­ban Co­mu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Eu­ro­pea) en la dé­ca­da de los ochen­ta, só­lo unos años des­pués de ha­ber aban­do­na­do re­gí­me­nes dic­ta­to­ria­les que ha­bían mo­de­la­do pro­fun­da­men­te sus eco­no­mías, ce­rrán­do­las al ex­te­rior y po­ten­cian­do sec­to­res in­dus­tria­les ob­so­le­tos que fue­ron pul­ve­ri­za­dos en los pri­me­ros com­pa­ses de la glo­ba­li­za­ción. Fue­ron de­tec­ta­das con ra­pi­dez por los eco­no­mis­tas an­glo­sa­jo­nes –siem­pre hos­ti­les a la crea­ción de la Eu­ro­pa del euro– con­cep­tua­dos co­mo el flan­co dé­bil de la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca eu­ro­pea.

Les bau­ti­za­ron con el acró­ni­mo PIIGS. Son Gre­cia, Por­tu­gal y España, a los que ca­be aña­dir Ita­lia. País fun­da­dor de la Eu­ro­pa que ini­cia­ba el ca­mino ha­cia la uni­dad eco­nó­mi­ca, en 1951, Ita­lia es­tá hoy aque­ja­da del mis­mo mal que las otras tres eco­no­mías men­cio­na­das: una pér­di­da ace­le­ra­da de com­pe­ti­ti­vi­dad tras años de in­fla­ción, cré­di­to fá­cil y en­deu­da­mien­to, pri­va­do y pú­bli­co.

Los cua­tro paí­ses com­par­ten hoy la per­cep­ción de ha­ber per­di­do la opor­tu­ni­dad que se les brin­dó con el in­gre­so en el euro y su­fren aho­ra los efec­tos de de­ci­sio­nes erró­neas to­ma­das al ca­lor de ma­si­vas en­tra­das de li­qui­dez ba­jo la for­ma de cré­di­to. Ca­da uno con ma­ti­ces. España uti­li­zó esa li­qui­dez pa­ra crear una bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria y de la cons­truc­ción que ha aca­ba­do por da­ñar de for­ma irre­ver­si­ble su sis­te­ma fi­nan­cie­ro (con 176.000 mi­llo­nes de cré­di­tos de co­bro du­do­so). Ita­lia per­dió la ca­pa­ci­dad pa­ra ca­mi­nar al mis­mo rit­mo de la li­be­ra­li­za­ción y la des­re­gu­la­ción que el res­to de so­cios eu­ro­peos, aque­ja­da por la co­rrup­ción, que ate­na­za a bue­na par­te del país y de la que Sil­vio Ber­lus­co­ni ha si­do un gran ex­po­nen­te. Por­tu­gal erró en su sa­li­da al ex­te­rior, me­ti­da de lleno en una dé­ca­da de re­ce­sión ya antes del es­ta­lli­do de la cri­sis fi­nan­cie­ra en el 2007. Gre­cia, fi­nal­men­te, no ha sa­bi­do uti­li­zar la can­ti­dad in­gen­te de re­cur­sos pro­ce­den­tes de la Unión pa­ra mo­der­ni­zar un Es­ta­do que to­da­vía hoy res­pi­ra el aro­ma del clien­te­lis­mo y la bu­ro-

“El pro­yec­to eu­ro­peo ha que­da­do to­ca­do; ya no exis­te la igual­dad de los ini­cios, y hay paí­ses en­fren­ta­dos” “Ale­ma­nia ha uti­li­za­do la cri­sis de la deu­da pa­ra co­rre­gir lo que vio co­mo erro­res de par­ti­da del euro”

cra­cia de la vie­ja ad­mi­nis­tra­ción oto­ma­na.

Las eco­no­mías me­di­te­rrá­neas cons­ti­tu­yen aho­ra el flan­co dé­bil de la Unión Eu­ro­pea, y Gre­cia, el es­la­bón que pue­de lle­var, pa­ra un sec­tor cre­cien­te de eco­no­mis­tas, a la des­truc­ción de la mo­ne­da úni­ca. “Gre­cia fue la que abrió los ojos a los mer­ca­dos –di­ce Joa­quim Muns–. La en­tra­da en el euro pu­so al al­can­ce de esos paí­ses una mo­ne­da po­ten­te, les si­tuó en pri­me­ra di­vi­sión. Pe­ro ya se vio en­ton­ces que aque­llo era una ar­ma de do­ble fi­lo. Los paí­ses per­dían com­pe­ti­ti­vi­dad fren­te al ex­te­rior, pe­ro eso ex­plo­tó con la cri­sis de la deu­da grie­ga. Fue en­ton- ces cuan­do los mer­ca­dos se per­ca­ta­ron de que esos paí­ses se ha­bían en­deu­da­do más allá de lo ra­zo­na­ble. Y em­pe­za­ron a res­trin­gir el cré­di­to”.

Joa­quim Muns, que fue di­rec­tor eje­cu­ti­vo del FMI y del Ban­co Mun­dial, ha si­do un es­tre­cho co­no­ce­dor del pro­yec­to eu­ro­peo des­de sus ini­cios. Por eso aho­ra sus re­fle­xio­nes tie­nen el sa­bor agri­dul­ce del que asis­te a un desen­la­ce ines­pe­ra­do de un pro­yec­to co­mo el de la mo­ne­da úni­ca. “Ha si­do una opor­tu­ni­dad per­di­da pa­ra todos es­tos paí­ses. Pe­ro aho­ra no te­ne­mos más re­me­dio que se­guir ade­lan­te. No ten­go du­das de que si se tra­ba­ja de for­ma se­ria en la pró­xi­ma dé­ca­da, y se apli­can las re­for­mas ne­ce­sa­rias, la con­ver­gen­cia con los paí­ses del cen­tro y el nor­te de Eu­ro­pa es po­si­ble. Pe­ro el pro­yec­to eu­ro­peo ha que­da­do to­ca­do. Ha des­apa­re­ci­do la igual­dad apa­ren­te de los ini­cios y se ha sus­ti­tui­do por un di­rec­to­rio a dos, Ale­ma­nia y Fran­cia, con un pe­que­ño nú­cleo de paí­ses que se re­fu­gian tras ellos y los paí­ses del Sur in­ten­tan­do ha­cer­se oír... Nun­ca ha­bía vis­to un es­cep­ti­cis­mo tan gran­de en­tre la ciu­da­da­nía, y nun­ca ha­bía vis­to paí­ses agria­men­te en­fren­ta­dos en­tre sí, co­mo es­tá ocu­rrien­do aho­ra...”. [en las ul­ti­mas se­ma­nas, la pren­sa grie­ga ha ele­va­do el tono con­tra Ale­ma­nia, re­cu­rrien­do de for­ma cre­cien­te a su pa­sa­do na­zi co­mo mé­to­do de crí­ti­ca a su li­de­raz­go al fren­te de la Unión Eu­ro­pea].

Fue en las pri­me­ras se­ma­nas del 2010 cuan­do los mer­ca­dos em­pe­za­ron a ha­cer no­tar que la deu­da grie­ga ron­da­ba el 100% del pro­duc­to in­te­rior bru­to (PIB). El Pa­sok de Giorgos Pa­pan­dreu, que aca­ba­ba de ganar las elec­cio­nes con am­plia ma­yo­ría, de­nun­cia­ba que el an­te­rior Eje­cu­ti­vo ha­bía ma­ni­pu­la­do el dé­fi­cit (en reali­dad un pre­su­mi­ble 10,6%). La di­fu­sión del da­to pro­vo­có el co­lap­so in­me­dia­to de sus mer­ca-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.