Una tran­si­ción de fuer­te im­pac­to psi­co­ló­gi­co

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

“España ha de­mos­tra­do una ma­du­rez muy su­pe­rior a la de paí­ses co­mo Gre­cia e Ita­lia. Se ha tar­da­do mu­cho en per­ci­bir la cri­sis co­mo es, pe­ro bas­ta con leer­se el úl­ti­mo acuer­do so­bre sa­la­rios en­tre pa­tro­nal y sin­di­ca­tos pa­ra per­ci­bir que la gen­te ha en­ten­di­do que la si­tua­ción es ex­cep­cio­nal”, co­men­ta Jo­sep Oli­ver. Aun así, lle­gar has­ta aquí ha tar­da­do. Las ad­ver­ten­cias de eco­no­mis­tas co­mo Ken Ro­goff y Car­men Rein­hardt, que en el 2008 aler­ta­ron de que la sa­li­da de cri­sis fi­nan­cie- ras y de deu­da co­mo la ac­tual eran es­pe­cial­men­te do­lo­ro­sas y con­lle­van al me­nos una dé­ca­da en su di­ges­tión, la cla­se po­lí­ti­ca eu­ro­pea no ha que­ri­do ren­dir­se a la evi­den­cia has­ta me­dia­dos del 2011. [En­tre otras ra­zo­nes por­que, a di­fe­ren­cia de la ge­ne­ra­ción de po­lí­ti­cos que au­pa­ron el euro, de Jac­ques De­lors, Hel­mut Kohl o Fra­nçois Mit­te­rand, nin­guno de ellos ha vi­vi­do la gue­rra y es­to siem­pre con­di­cio­na la ca­pa­ci­dad pa­ra al­can­zar con­sen­sos].

“Yo creo que aho­ra no hay na- die que no sea cons­cien­te de la gra­ve­dad de la si­tua­ción ¨–si­gue Oli­ver–. Creo que se pue­de ha­blar per­fec­ta­men­te de cho­que psi­co­ló­gi­co. Me atre­ve­ría a de­cir que de una mag­ni­tud si­mi­lar a la que sig­ni­fi­có la hi­per­in­fla­ción ale­ma­na en los años de Wei­mar”.

El sí­mil pue­de pa­re­cer a pri­me­ra vis­ta exa­ge­ra­do, pe­ro los cam­bios que atra­vie­sa la economía es­pa­ño­la y ca­ta­la­na son gran­des. “Hay que tener en cuenta que el 40% de la po­bla­ción de es­te país tie­ne me­nos de 40 años. To­da es­ta gen- te en­tró en la edad adul­ta y en el mun­do del con­su­mo y el cré­di­to en los años de la bur­bu­ja. No ha vi­vi­do de otra ma­ne­ra, y pa­ra ellos se­rá mu­cho más du­ro el cam­bio”.

¿Vic­to­ria del li­bre mer­ca­do a la ma­ne­ra an­glo­sa­jo­na? Oli­ver no lo ve exac­ta­men­te así: “El ver­da­de­ro fi­nal de to­da es­ta his­to­ria es que se­sen­ta años des­pués de la II Gue­rra Mun­dial, el mo­de­lo ale­mán, ba­sa­do en una economía pro­duc­ti­va e in­dus­trial, si­gue ahí co­mo mo­de­lo, com­pa­rar­lo con el ca­pi­ta­lis­mo an­glo­sa­jón no tie­ne co­lor”. dos de fi­nan­cia­ción fi­nan­cia­ción ex­ter­na y for­zó a Gre­cia (ape­nas el 2% del PIB de la eu­ro­zo­na) a pe­dir el res­ca­te. Lo que ha ve­ni­do des­pués ha si­do una su­ce­sión de res­ca­tes fi­nan­cie­ros: Gre­cia (100.000 mi­llo­nes de eu­ros y otros 130.000 mi­llo­nes cu­ya con­ce­sión se dis­cu­te ma­ña­na en Bru­se­las), Ir­lan­da (85.000 mi­llo­nes de eu­ros) y Por­tu­gal (78.000 mi­llo­nes). Y co­mo con­tra­par­ti­da, du­ros ajus­tes en los sis­te­mas de pen­sio­nes, subidas de im­pues­tos y re­cor­tes del sec­tor pú­bli­co que han de­pri­mi­do sus eco­no­mías. En ma­yo del 2010, era España la ad­ver­ti­da, y días des­pués Ita­lia: o apli­ca­ban el ajus­te o pa­sa­ban por la hu­mi­lla­ción del res­ca­te.

La pre­sión com­bi­na­da de los mer­ca­dos –a tra­vés de las agencias de ca­li­fi­ca­ción– y de los paí­ses e ins­ti­tu­cio­nes com­pro­me­ti­das en los res­ca­tes han crea­do un es­ce­na­rio de ajus­te que ha lle­va­do a esas eco­no­mías a la re­ce­sión (del 7% en Gre­cia, del 2,5% en Por­tu­gal, y li­ge­ra­men­te por en­ci­ma del 1% en el ca­so de España e Ita­lia en el cuar­to tri­mes­tre del 2011), lo que ha­ce du­dar de la ca­pa­ci­dad de esos paí­ses pa­ra sa­lir ade­lan­te y cum­plir con los com­pro­mi­sos asu­mi­dos.

“La mi­sión del euro era con­du­cir a los paí­ses eu­ro­peos a una con­ver­gen­cia real de sus eco­no­mías, en­tre un Nor­te que se ha re-

“El euro de­bía ser­vir pa­ra la con­ver­gen­cia real de los paí­ses; pe­ro no ha fun­cio­na­do, ha si­do un fra­ca­so”

ve­la­do más aus­te­ro y más es­cru­pu­lo­so con las cuen­tas pú­bli­cas y los paí­ses del Sur –aña­de Muns–. La reali­dad es que el euro no ha fun­cio­na­do bien y pue­de aca­bar sien­do un fra­ca­so. Mi im­pre­sión, y es­pe­ro equi­vo­car­me, es que Gre­cia aca­ba­rá por caer y Por­tu­gal lo tie­ne di­fí­cil, es­tá muy to­ca­do. Ita­lia de­be­rá ha­cer mu­chos es­fuer­zos, co­mo España... Hoy ten­go du­das so­bre la via­bi­li­dad del euro. El euro de­bía ser­vir a los paí­ses, no al re­vés. Pe­ro eso es lo que es­tá ocu­rrien­do. Eu­ro­pa in­ten­ta sal­var la mo­ne­da úni­ca”.

Las se­ve­ri­dad de la po­lí­ti­ca de aus­te­ri­dad ale­ma­na –que en los úl­ti­mos me­ses ha usur­pa­do a la Co­mi­sión Eu­ro­pea el pro­ta­go­nis­mo del pro­ce­so– y la im­po­si­bi­li­dad de de­va­luar su mo­ne­da –fór­mu­la a la que todos es­tos paí­ses ha­bían re­cu­rri­do de for­ma cons­tan­te has­ta su en­tra­da en el euro– obli­gan a es­tos paí­ses a res­tau­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad per­di­da de la for­ma más do­lo­ro­sa po­si­ble. Lle­va por nom­bre “de­va­lua­ción in­ter­na” y es un pro­ce­so ge­ne­ra­li­za­do de re­duc­ción de cos­tes, ma­yo­ri­ta­ria­men­te sa­la­ria­les, en las em­pre­sas. Es­to, uni­do a la de­pre-

BLOOM­BERG Y GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.