Un pe­que­ño que ex­por­ta po­co

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

del Par­la­men­to y la opi­nión pú­bli­ca an­te la cues­tión grie­ga. El mi­nis­tro por­tu­gués in­sis­tió en que su país cum­ple con el pro­gra­ma de ajus­te y el ale­mán lo ad­mi­tió con un ai­re de su­fi­cien­cia, co­mo el profesor que di­ce que­rer apro­bar al pu­pi­lo, pe­ro no lo ha­ce.

Si Paul Krug­man sen­ten­ció en un in­flu­yen­te ar­tícu­lo del 2001 que Ar­gen­ti­na es­ta­ba cru­ci­fi­ca­da en dó­la­res, aho­ga­da por la fic­ti­cia pa­ri­dad del pe­so con la di­vi­sa nor­te­ame­ri­ca­na, de Por­tu­gal pue­de de­cir­se al­go pa­re­ci­do en re­la­ción con el euro, sal­van­do las dis­tan­cias en­tre un país la­ti­noa­me­ri­cano y uno miem­bro de la Unión Eu­ro­pea. Al con­tra­rio que Ir­lan­da, España o Gre­cia, es­te país no dis­fru­tó du­ran­te es­te si­glo de un pe­rio­do de bo­nan­za. Des­de el 2002, el PIB lu­so es­tá es­tan­ca­do, con un cre­ci­mien­to me­dio anual del 0,3%. Ya tuvo tres ejer­ci­cios ne­ga­ti­vos, el del 2003, con un -0,9%, el del 2009, con un -2,9% y el año pa­sa­do, con un -1,5%.

El in­gre­so en el euro, la am­plia­ción de la UE al Es­te y la glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca de­ja­ron a Por­tu­gal sin su prin­ci­pal ar­ma, los ba­jos sa­la­rios. Los cuan­tio­sos fon­dos re­ci­bi­dos de Bru­se­las en las úl­ti­mas dé­ca­das no se em­plea­ron en mo­der­ni­zar la es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va, fo­men­tar la in­no­va­ción y crear un nue­vo per­fil com­pe­ti­ti­vo, que le hu­bie­se per­mi­ti­do afron­tar la nue­va co­yun­tu­ra. El nor­te de Por­tu­gal, en el que las gran­des áreas co­mer­cia­les sus­ti­tu­ye­ron a los an­ti­guos com­ple­jos fa­bri­les del cal­za­do o el tex­til, da tes­ti­mo­nio de có­mo el país se in­cor­po­ró a los cir­cui­tos del con­su­mo in­ter­na­cio­nal, mien­tras re­du- cía su pro­duc­ción, lo que le lle­vó a una es­pi­ral fi­nan­cia­da con el cré­di­to que se po­día ob­te­ner con fa­ci­li­dad gra­cias al euro. Al mis­mo tiem­po, las ayu­das se en­te­rra­ron en fa­raó­ni­cas obras pú­bli­cas. “Quien ha­ya es­ta­do en Ma­dei­ra, se ha­brá con­ven­ci­do de que los fon­dos es­truc­tu­ra­les se gas­ta­ron en mu­chos tú­ne­les y au­to­vías pe­ro eso no ge­ne­ró más com­pe­ti­ti­vi­dad”, de­cla­ró ha­ce unas se­ma­nas la can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel, en re­fe­ren­cia a ese ar­chi­pié­la­go lu­so, cu­yo Go­bierno re­gio­nal es­tá en ban­ca­rro­ta. En el in­te­rior “Los paí­ses eu­ro­peos que tie­nen una di­men­sión se­me­jan­te a la nues­tra tien­den a ex­por­tar bas­tan­te más en por­cen­ta­je del PIB que la economía por­tu­gue­sa”, afir­ma el mi­nis­tro de Economía lu­so, Ál­va­ro San­tos Pe­rei­ra, en su úl­ti­mo li­bro, Por­tu­gal en la ho­ra de la verdad, pu­bli­ca­do el año pa­sa­do, po­co antes de su nom­bra­mien­to. San­tos se­ña­la que, con da­tos del 2008, Por­tu­gal ex­por­ta­ba mer­can­cías equi­va­len­tes al 33% de su PIB, fren­te al 58% de la me­dia eu­ro­pea. Aún así, ese por­cen­ta­je era su­pe­rior al que te­nían Fran­cia, el Reino Uni­do, España o Ita­lia, pe­ro es­tos son es­ta­dos gran­des, con am­plios mer­ca­dos na­cio­na­les de en torno a los 50 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes o más. En cam­bio, con sus po­co más de 10 mi­llo­nes de ha­bi­tan- de Por­tu­gal hay ca­sos aun más gra­ves, de ca­ras in­fra­es­truc­tu­ras de ba­jo uso.

La cri­sis fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal se su­mó en el 2008 a la que ya su­fría Por­tu­gal, que pe­se a to­do a fi­na­les del 2009 pa­re­cía re­cu­pe­rar­se con más ra­pi­dez que el res­to de Eu­ro­pa. Ese ten­den­cia se cor­tó con el es­ta­lli­do de la cri­sis grie­ga en la pri­ma­ve­ra del 2010, que co­lo­có a Por­tu­gal en la lis­ta del pa­tí­bu­lo de la zo­na euro, ca­mino del res­ca­te in­ter­na­cio­nal que el Go­bierno del so­cia­lis­ta Jo­sé Só­cra­tes pi­dió en abril del 2011. tes, Por­tu­gal de­be com­pa­rar­se con paí­ses co­mo Hun­gría, Bél­gi­ca, Ir­lan­da o Eslovaquia, en los que las ven­tas al ex­te­rior su­pe­ran la ba­rre­ra del 75% del PIB.

El sec­tor del au­to­mó­vil, con la fá­bri­ca Au­toeu­ro­pa de Volks­wa­gen, la de Re­nault y la in­dus­tria au­xi­liar, apor­ta las prin­ci­pa­les com­pa­ñías ex­por­ta­do­ras lu­sas, cu­yas em­pre­sas tra­tan de in­ter­na­cio­na­li­zar­se en sec­to­res co­mo la ali­men­ta­ción o de re­cu­pe­rar po­si­cio­nes en otros co­mo el tex­til.

Fue­ra de la UE, An­go­la es el prin­ci­pal des­tino de las ex­por­ta­cio­nes por­tu­gue­sas, con un 5,2% del to­tal en el 2010, fren­te al 3,6% de Es­ta­dos Uni­dos. Aun­que en los úl­ti­mos años au­men­ta­ron las ven­tas con des­tino a Bra­sil, las ex­por­ta­cio­nes al gi­gan­te de la lu­so­fo­nía man­tie­nen un ba­jo vo­lu­men.

La ayu­da ex­ter­na de 78.000 mi­llo­nes de eu­ros per­mi­tió al Es­ta­do lu­so evi­tar la ban­ca­rro­ta. Pe­ro las du­ras con­di­cio­nes im­pues­tas han es­tran­gu­la­do a la economía. Los da­tos del úl­ti­mo tri­mes­tre del 2012 re­sul­tan te­rro­rí­fi­cos, as­sus­ta­do­res que se di­ría en por­tu­gués. El pa­ro al­can­zó el 14% de la po­bla­ción ac­ti­va, por en­ci­ma del 13% pre­vis­to pa­ra es­te año. Y el PIB cae en ba­rre­na, de ma­ne­ra que se em­pie­za a pen­sar que la pre­vi­sión del -3% pa­ra el 2012 pue­de ser muy op­ti­mis­ta. En es­ta co­yun­tu­ra, el Go­bierno que pre­si-

Mer­kel ci­tó a Ma­dei­ra co­mo ejem­plo de los fon­dos eu­ro­peos gas­ta­dos en obras sin su­bir la com­pe­ti­ti­vi­dad

de el con­ser­va­dor Pas­sos Coel­ho se afa­na por cum­plir con los dic­ta­dos de la troi­ka del FMI, UE y BCE y por im­pul­sar re­for­mas es­truc­tu­ra­les, co­mo la la­bo­ral. Pas­sos vi­ve ba­jo la ame­na­za de un se­gun­do res­ca­te pro­vo­ca­do por el con­ta­gio grie­go, un ries­go avi­va­do por nue­vos epi­so­dios es­pe­cu­la­ti­vos con la deu­da lu­sa.

En Por­tu­gal ca­si na­die cues­tio­na la per­ma­nen­cia en el euro, pues por muy ne­ga­ti­vo que sea el ba­lan­ce, la sa­li­da da pá­ni­co. Y las es­pe­ran­zas se cen­tran en que la UE es­ta­blez­ca pron­to un equi­li­brio en­tre las po­lí­ti­cas de sa­nea­mien­to y las de es­tí­mu­lo, pues Por­tu­gal es un la­bo­ra­to­rio que mues­tra co­mo el ajus­te por sí mis­mo no re­suel­ve los pro­ble­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.