CUAN­DO EL DI­NE­RO NO CUES­TA NA­DA

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

La cri­sis que es­ta­mos vi­vien­do tie­ne mu­chos ac­to­res. En­tre es­tos, la aten­ción de los ana­lis­tas se ha con­cen­tra­do, so­bre to­do, en el sec­tor fi­nan­cie­ro y en la ac­tua­ción de los go­bier­nos. Se ha co­men­ta­do mu­cho me­nos el pa­pel que los ban­cos cen­tra­les han desem­pe­ña­do a lo lar­go de la cri­sis. Y, sin em­bar­go, su ac­tua­ción ha si­do muy im­por­tan­te, pe­ro a mi jui­cio lle­na de cla­ros­cu­ros. Por es­to creo que es im­por­tan­te de­di­car hoy la aten­ción a es­te te­ma y for­mu­lar­nos dos pre­gun­tas: ¿cuál ha si­do el pa­pel de los ban­cos cen­tra­les en la cri­sis? Y ¿lo han desem­pe­ña­do sa­tis­fac­to­ria­men­te? Es­te ar­tícu­lo in­ten­ta con­tes­tar a am­bas pre­gun­tas.

Co­mo pro­le­gó­meno a cual­quier res­pues­ta, es ne­ce­sa­rio de­cir al­go so­bre la his­to­ria y los ob­je­ti­vos de los ban­cos cen­tra­les. Es­tas ins­ti­tu­cio­nes tie­nen co­mo mi­sión fun­da­men­tal la ges­tión de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria de los paí­ses, so­bre to­do a tra­vés de la fi­ja­ción de los ti­pos de in­te­rés y la re­gu­la­ción de la ma­sa mo­ne­ta­ria. En la ma­yo­ría de ban­cos cen­tra­les, es­ta mi­sión se com­ple­men­ta con otra muy im­por­tan­te: evi­tar la in­fla­ción. Al­gu­nos ban­cos cen­tra­les, co­mo por ejem­plo la Re­ser­va Fe­de­ral de Es­ta­dos Uni­dos (Fed), tam­bién tie­nen el man­da­to de pro­mo­ver la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y el má­xi­mo ni­vel de empleo po­si­ble.

His­tó­ri­ca­men­te, los ban­cos cen­tra­les se crean a par­tir del si­glo XVII co­mo ins­ti­tu­cio­nes, ge­ne­ral­men­te pri­va­das, que re­ci­ben el mo­no­po­lio de la emi­sión de di­ne­ro a cam­bio de con­tri­buir con una par­te de los be­ne­fi­cios ob­te­ni­dos co­mo re­sul­ta­do de es­te pri­vi­le­gio a las ar­cas, reales pri­me­ro y pú­bli­cas más tar­de. Es no­ta­ble que en mu­chos ca­sos (Ban­co de In­gla­te­rra o Ban­co de Fran­cia) es­ta con­tri­bu­ción va des­ti­na­da a fi­nan­ciar gue­rras. Por lo tan­to, los ban­cos cen­tra­les más an­ti­guos na­cen a la som­bra del po­der po­lí­ti­co y al ser­vi­cio de es­te. La con­se­cuen­cia más im­por­tan­te de es­ta su­bor­di­na­ción es que tan­to la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria co­mo la po­lí­ti­ca fis­cal es­tén en ma­nos de la au­to­ri­dad po­lí­ti­ca.

En es­te con­tex­to, las in­sa­cia­bles ne­ce­si­da­des de di­ne­ro de los es­ta­dos lle­van a que los ban­cos cen­tra­les sean gran­des com­pra­do­res de deu­da pú­bli­ca, es de­cir mo­ne­ta­ri­cen la deu­da del Es­ta­do por man­da­to de es­te y se con­vier­tan, así, en pro­mo­to­res de la in­fla­ción en lu­gar de fre­nar­la. Es­te pro­ble­ma se agu­di­za con la na­cio­na­li­za­ción de los ban­cos cen­tra­les des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, que fa­ci­li­ta que los po­de­res pú­bli­cos pue­dan in­ter­ve­nir en ellos sin nin­gu­na cor­ta­pi­sa.

Las fuer­tes ten­sio­nes in­fla­cio­na­rias de los de­ce­nios de 1960 y 1970, cau­sa­das en gran par­te por la fal­ta de po­der real de los ban­cos cen­tra­les, lle­va­ron a los go­bier­nos a la con­vic­ción de que la ges­tión de una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca efi­cien­te y no in­fla­cio­na­ria ne­ce­si­ta­ba ban­cos cen­tra­les in­de­pen­dien­tes. O sea que, rom­pien­do con la his­to­ria, la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y la po­lí­ti­ca fis­cal de­bían es­tar se­pa­ra­das y ba­jo el con­trol de ór­ga­nos de la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca in­de­pen­dien­tes en­tre sí. Es­ta fue una con­quis­ta fun­da­men­tal de la ges­tión mo­der­na de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, que fue con­du­cien­do, a par­tir de los años ochen­ta, a la in­de­pen­den­cia de los ban­cos cen­tra­les. Así, por

La cri­sis ha in­ci­di­do fuer­te­men­te en la in­de­pen­den­cia, pru­den­cia y or­to­do­xia de los ban­cos cen­tra­les

ejem­plo, el Ban­co de España ob­tu­vo el es­ta­tu­to de au­to­no­mía a par­tir del año 1994.

La cri­sis ha in­ci­di­do fuer­te­men­te en la si­tua­ción de in­de­pen­den­cia, pru­den­cia y or­to­do­xia en que se ha­bían lo­gra­do ins­ta­lar en los ban­cos cen­tra­les. El gra­ve de­te­rio­ro de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca des­de el 2007 y las fuer­tes pre­sio­nes de los go­bier­nos y, tam­bién, por qué no de­cir­lo, de la opi­nión pú­bli­ca, que só­lo veía y si- gue vien­do los ban­cos cen­tra­les co­mo un ma­nan­tial inago­ta­ble de di­ne­ro, lle­va­ron a es­tos a po­ner en mar­cha po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias ex­tra­or­di­na­ria­men­te ex­pan­si­vas, tan­to in­yec­tan­do li­qui­dez al sis­te­ma con la com­pra de pa­pel del Es­ta­do co­mo si­tuan­do el cos­te del di­ne­ro a ni­ve­les pró­xi­mos a ce­ro. La Re­ser­va Fe­de­ral inau­gu­ró es­ta po­lí­ti­ca en di­ciem­bre del 2008 con lo que se ha lla­ma­do quan­ti­ta­ti­ve ea­sing (ser­vi­cio cuan­ti­ta­ti­vo), con­sis­ten­te en im­pri­mir di­ne­ro y po­ner­lo en cir­cu­la­ción com­pran­do bo­nos del Go­bierno nor­te­ame­ri­cano.

Ca­pí­tu­lo apar­te me­re­ce el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, que em­pe­zó su sin­gla­du­ra en ju­lio de 1998 con el man­da­to ex­clu­si­vo de man­te­ner la es­ta­bi­li­dad de los pre­cios y con la prohi­bi­ción de acu­dir en ayu­da de los es­ta­dos. El Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo pa­só, pues, a ser un cal­co del Bun­des­bank, el ban­co cen­tral ale­mán. Es­ta fue la con­di­ción pa­ra que los ale­ma­nes se avi­nie­ran a pres­cin­dir de su mo­ne­da y de la ins­ti­tu­ción, su ban­co cen­tral, que ha­bía si­do una pie­za cla­ve de su pro­gre­so y de su en­vi­dia­ble es­ta­bi­li­dad de pre­cios.

Jean-clau­de Tri­chet, pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo has­ta el pa­sa­do mes de oc­tu­bre, co­mul­gó per­so­nal­men­te con la or­to­do­xia ale­ma­na has­ta que el gra­ve de­te­rio­ro de la si­tua­ción de la eu­ro­zo­na y la pre­sión po­lí­ti­ca y de la opi­nión pú­bli­ca le lle­va- ron a ac­tuar. Lo hi­zo in­yec­tan­do do­sis ma­si­vas de li­qui­dez a la ban­ca, po­lí­ti­ca que su su­ce­sor, Ma­rio Drag­hi, ha in­ten­si­fi­ca­do con prés­ta­mos de has­ta tres años a los ban­cos de la eu­ro­zo­na en can­ti­da­des ili­mi­ta­das y al ti­po de in­te­rés del 1%. Evi­den­te­men­te, se tra­ta de quan­ti­ta­ti­ve ea­sing por la vía de la ban­ca y con­tra la pro­pia nor­ma­ti­va del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, ya que los ban­cos que re­ci­ben es­tos fon­dos los uti­li­zan, en­tre otras fi­na­li­da­des, pa­ra com­prar deu­da pú­bli­ca de los paí­ses lla­ma­dos pe­ri­fé­ri­cos.

Só­lo un pe­rio­do tem­po­ral más di­la­ta­do per­mi­ti­rá juz­gar si es­ta rup­tu­ra de los ban­cos cen­tra­les con la or­to­do­xia que es­ta­ba pre­vis­to que guia­ra su ac­tua­ción ha pro­du­ci­do su­fi­cien­tes re­sul­ta­dos po­si­ti­vos pa­ra va­li­dar­la. Pe­ro, de mo­men­to, creo que es po­si­ble ha­cer al­gu­nas con­si­de­ra­cio­nes so­bre la ac­tua­ción de los ban­cos cen­tra­les. La pri­me­ra es que su po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria tan ex­pan­si­va só­lo ha ob­te­ni­do re­sul­ta­dos efí­me­ros, sin una reac­ti­va­ción du­ra­de­ra de las eco­no­mías. La se­gun­da con­si­de­ra­ción es que es­tas po­lí­ti­cas han si­do me­nos efi­ca­ces de lo es­pe­ra­do por­que no han ata­ca­do las cau­sas de la cri­sis ban­ca­ria –que se en­cuen­tran en los des­ajus­tes de sus ba­lan­ces–, sino los sín­to­mas, ma­ni­fes­ta­dos en la fal­ta de li­qui­dez. Ade­más, y es­ta es una ob­ser­va­ción so­bre to­do apli­ca­ble al Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, los prés­ta­mos ili­mi­ta­dos de li­qui­dez se han he­cho sin nin­gu­na dis­cri­mi­na­ción de­ri­va­da de la si­tua­ción in­di­vi­dual de ca­da ban­co, con lo que se ha fa­vo­re­ci­do a los que han re­tra­sa­do su ajus­te res­pec­to a los que han he­cho me­jor sus de­be­res.

Pe­ro más gra­ve, la ad­ju­di­ca­ción de li­qui­dez del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo se ha he­cho de tal ma­ne­ra que se ha con­ver­ti­do en una es­pe­cie de do­pa­je que ha crea­do una to­tal de­pen­den­cia de la ma­yo­ría de la ban­ca eu­ro­pea. Ade­más, las con­di­cio­nes de ad­ju­di­ca­ción son tan fa­vo­ra­bles que in­cen­ti­van a los ban­cos a ob­te­ner bue­nos ren­di­mien­tos asu­mien­do po­co ries­go. En es­tas con­di­cio­nes, no pue­de ex­tra­ñar que es­ta li­qui­dez no es­té lle­gan­do a los que más la ne­ce­si­tan: las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas.

La his­to­ria de­mues­tra que cuan­do el di­ne­ro cues­ta muy po­co o na­da, se usa mal. Es­te es el pro­ble­ma de fon­do de ha­ber inun­da­do los ban­cos con mon­ta­ñas de li­qui­dez a pre­cios de sal­do. No creo que con­ven­ga a la economía mun­dial, ni aho­ra ni en el fu­tu­ro, que los ban­cos cen­tra­les ha­yan re­ne­ga­do de la or­to­do­xia y de la pru­den­cia que les lle­va­ron al pres­ti­gio y a la in­de­pen­den­cia que con­quis­ta­ron a lo lar­go del si­glo pa­sa­do.

RO­BER­TO GON­ZÁ­LEZ / AFP

La Re­ser­va Fe­de­ral inau­gu­ró en di­ciem­bre del 2008 una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria la­xa que se ha lla­ma­do quan­ti­ta­ti­ve ea­sing, con­sis­ten­te en im­pri­mir di­ne­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.