LAS DOS HI­JAS DE MI­NER­VA

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

La re­for­ma la­bo­ral apro­ba­da por el Go­bierno la se­ma­na pa­sa­da cons­ti­tu­ye un gran pa­so en la bue­na di­rec­ción. Des­de ha­ce ca­si trein­ta años, nues­tra economía se ha mos­tra­do in­ca­paz de re­cu­pe­rar la enor­me pér­di­da de empleo su­fri­da du­ran­te la tran­si­ción. Nues­tra ta­sa de empleo só­lo se apro­xi­ma a la me­dia eu­ro­pea cuan­do las co­sas nos van muy bien, y el pa­ro es la pri­me­ra va­ria­ble que sube en cuan­to la co­yun­tu­ra de­ja de ser pro­pi­cia. No pue­de uno du­dar a es­tas al­tu­ras que el mar­co en que se han desa­rro­lla­do has­ta aho­ra nues­tras re­la­cio­nes la­bo­ra­les pre­sen­ta gra­ves deficiencias.

Las me­di­das apro­ba­das abor­dan va­rios fren­tes de las re­la­cio­nes la­bo­ra­les: con­tra­ta­ción, des­pi­do, ne­go­cia­ción co­lec­ti­va, pro­tec­ción del tra­ba­ja­dor, lu­cha con­tra el frau­de. Su al­can­ce hay que me­dir­lo, en mi opi­nión, no tan­to por los avan­ces que pre­sen­tan en sí esas me­di­das co­mo por las puer­tas que de­jan abier­tas a re­for­mas ul­te­rio­res, puer­tas que has­ta aho­ra ha­bían es­ta­do her­mé­ti­ca­men­te ce­rra­das (la fis­ca­li­za­ción del ab­sen­tis­mo es un buen ejem­plo).

La re­for­ma ac­tual sien­ta al­gu­nos pre­ce­den­tes que ha­rán más fá­cil pro­fun­di­zar en los di­ver­sos as­pec­tos de nues­tro mer­ca­do de tra­ba­jo. Na­tu­ral­men­te, co­mo su­ce­de con cual­quier re­for­ma ra­zo­na­ble, no sa­tis­fa­ce a ca­si na­die; unos la con­si­de­ran ti­bia y otros des­pia­da­da, pe­ro no he oí­do a na­die de­cir que es una abe­rra­ción. Las crí­ti­cas han ido de lo irre­le­van­te –co­mo la sos­pe­cha de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad– a lo ma­lin­ten­cio­na­do: al su­ge­rir que se tra­ta de una re­for­ma he­cha al dic­ta­do de Ale­ma­nia se per­si­gue que se re­be­le nues­tro or­gu­llo pa­trio, cuan­do lo cier­to es que la re­for­ma em­pren­di­da en Ale­ma­nia por el can­ci­ller

Uno de los gran­des avan­ces del cam­bio la­bo­ral es que de­ja las puer­tas abier­tas a re­for­mas ul­te­rio­res

Schrö­der –re­for­ma que le cos­tó las elec­cio­nes– fue, ca­si con se­gu­ri­dad, un pre­ce­den­te digno de ser se­gui­do.

La re­for­ma anun­cia­da de­be­ría po­ner­se en prác­ti­ca en su in­te­gri­dad, y lo más rá­pi­da­men­te po­si­ble, pa­ra que la bue­na im­pre­sión cau­sa­da se con­fir­me y cum­pla su pa­pel, que es el de ins­pi­rar con­fian­za en la fir­me­za del Go­bierno, aquí y fue­ra; y ha­ga po­si­ble que los em­pre­sa­rios, al ver que se ha re­du­ci­do el ries­go in­he­ren­te a cual­quier con­tra­ta­ción, se ani­men a crear empleo, in­clu­so en es­tos tiem­pos di­fí­ci­les. Oja­lá cai­ga en desuso el fre­cuen­te consejo de los em­pre­sa­rios ve­te­ra­nos a sus su­ce­so­res: “So­bre to­do, ¡no con­tra­téis nun­ca a na­die!”. Si la re­for­ma con­si­gue ha­cer des­apa­re­cer el mie­do a con­tra­tar, y cons­ti­tu­ye el inicio de un pro­ce­so de me­jo­ras, po­dre­mos con­si­de­rar­la un éxi­to.

Hay que tener pre­sen­te, sin em­bar­go, que una re­for­ma de es­te al­can­ce, por bien he­cha que es­té, só­lo es un éxi­to en una pers­pec­ti­va de muy cor­to pla­zo. Si echa­mos la vis­ta ha­cia atrás, ha­cia los trein­ta años que si­guie­ron al fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, tres dé­ca­das de pros­pe­ri­dad cre­cien­te que ha­bía­mos lle­ga­do a con­si­de­rar co­mo nor­mal, y que hoy ve­mos fue al­go ex­tra­or­di­na­rio, ve­mos que en los años trans­cu­rri­dos des­de en­ton­ces la po­si­ción re­la­ti­va del tra­ba- jo en las eco­no­mías in­dus­tria­les no ha he­cho sino em­peo­rar: los sa­la­rios han cre­ci­do –cuan­do han cre­ci­do– me­nos que el pro­duc­to na­cio­nal, de mo­do que la par­te co­rres­pon­dien­te al tra­ba­jo ha ido dis­mi­nu­yen­do, mien­tras au­men­ta­ba la que iba a las ren­tas no sa­la­ria­les.

Des­de en­ton­ces, el tra­ba­jo ha ten­di­do a ser ca­da vez me­nos es­ta­ble, de tal mo­do que del abu­rri­mien­to que, se­gún re­cor­da­ba ha­ce po­co el pri­mer mi­nis­tro ita- liano, pro­du­ce pa­sar­se la vi­da en un mis­mo empleo, mu­chos han pa­sa­do a sen­tir la an­sie­dad que se apo­de­ra de quien te­me no tener nin­guno que du­re. En aras de la fle­xi­bi­li­dad, al­go muy con­ve­nien­te pa­ra quien per­si­gue au­men­tar la efi­cien­cia, he­mos ido de un ex­tre­mo al opues­to, y lle­ga­do a con­si­de­rar la pre­ca­rie­dad co­mo nor­mal.

Si tra­ta­mos de mi­rar ha­cia ade­lan­te, ad­mi­ti­re­mos que lo po­co que po­de­mos in­tuir de la suer­te fu­tu­ra del tra­ba­jo en las eco­no­mías avan­za­das no es muy tran­qui­li­za­dor. Cues­ta vis­lum­brar un ho­ri­zon­te de pros­pe­ri­dad sos­te­ni­da pa­ra la gran ma­sa de la po­bla­ción, y ello por va­rias ra­zo­nes, la verdad es que no muy bien co­no­ci­das: en al­gu­nos ca­sos se tra­ta de la pro­gre­si­va des­apa­ri­ción de la ba­se ma­nu­fac­tu­re­ra; en otros, de los efec­tos del pro­gre­so téc­ni­co, que tien­de a aho­rrar mano de obra; en ca­si todos, de la com­pe­ten­cia de paí­ses con unos cos­tes del tra­ba­jo muy in­fe­rio­res a los nues­tros, que pue­den, ade­más, apro­ve­char las po­si­bi­li­da­des que brin­dan las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción pa­ra ofre­cer sus ser­vi­cios a dis­tan­cia. El re­sul­ta­do de to­do ello es que pa­re­ce ca­da vez más di­fí­cil ge­ne­rar un nú­me­ro su­fi­cien­te de em­pleos que ofrez­can una re­mu­ne­ra­ción com­pa­ti­ble con el ni­vel de vi­da al es­ta­mos acos­tum­bra­dos.

Es­tos asun­tos que­dan fue­ra del ám­bi­to de las tí­pi­cas re­for­mas del mer­ca­do la­bo­ral. Tam­po­co hay que con­fiar en que la ac­ción del mer­ca­do los re­suel­va de for­ma sa­tis­fac­to­ria, a me­nos que uno con­si­de­re sa­tis­fac­to­rias las re­la­cio­nes in­dus­tria­les de la In­gla­te­rra de Dic­kens. Pa­ra ir pen­san­do en có­mo de­be ser una so­cie­dad de­cen­te con una economía di­ná­mi­ca ha­brá que es­tru­jar­se mu­cho los se­sos, al­go que no he­mos he­cho has­ta aho­ra, ocu­pa­dos co­mo es­tá­ba­mos en otras co­sas; su di­se­ño re­que­ri­rá gran­des

En aras de la fle­xi­bi­li­dad, he­mos lle­ga­do a con­si­de­rar la pre­ca­rie­dad co­mo al­go nor­mal

do­sis de buen jui­cio, y un di­fí­cil equi­li­brio en­tre el ri­gor y la ge­ne­ro­si­dad.

Si es cier­to que la dio­sa Mi­ner­va tuvo dos hi­jas, la Sa­bi­du­ría, que se que­dó en el sur, y la Ra­cio­na­li­dad, que se fue al nor­te, en­ton­ces se­rá pre­ci­so que am­bas tra­ba­jen en común pa­ra al­can­zar nues­tro ob­je­ti­vo. Bien es verdad que hoy ape­nas se di­ri­gen la pa­la­bra; con­fie­mos en que se tra­te só­lo de una pe­lea sin im­por­tan­cia.

DE­NIS DOY­LE / BLOOM­BERG

Si la re­for­ma ha­ce des­apa­re­cer el mie­do a con­tra­tar po­dre­mos con­si­de­rar­la un éxi­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.