“¿Emer­gen­tes...? No sé, no sé”

Los in­ver­so­res si­guen re­ti­cen­tes a in­ver­tir en China o In­dia: los in­ter­pre­tan le­ja­nos y des­co­no­ci­dos

La Vanguardia - Dinero - - CONSUMO - Ser­gio He­re­dia

Los emer­gen­tes cre­cen a mar­chas for­za­das: ¡la pa­la­bra emer­gen­te pa­ga! Los emer­gen­tes cre­cen y to­do jue­ga a su fa­vor. Su ca­pa­ci­dad de­mo­grá­fi­ca y ma­nu­fac­tu­re­ra. Su ba­ra­ta mano de obra. El va­lor de sus mo­ne­das, tan eco­nó­mi­cas co­mo su mano de obra. Sus ma­te­rias pri­mas. Las ci­fras de sus mer­ca­dos, que plan­tean un lar­go y pro­ve­cho­so re­co­rri­do. Su tec­no­lo­gía. In­dia, se sa­be ya, tie­ne un equi­po en la fór­mu­la 1 (For­ce In­dia) e in­clu­so un Gran Premio, el de Noi­da, ciu­dad sa­té­li­te a 40 ki­ló­me­tros de Nue­va Del­hi. El pro­ble­ma es­tá en los con­tras­tes: In­dia in­vir­tió 280 mi­llo­nes de eu­ros en el cir­cui­to, el Budd­ha In­ter­na­tio­nal, inau­gu­ra­do al año pa­sa­do.

Y des­de sus tri­bu­nas, si uno vuel­ve la vis­ta ha­cia la lla­nu­ra que se abre más allá, ad­ver­ti­rá los cam­pa­men­tos de cha­bo­las por cu­yos al­re­de­do­res co­rre­tean pe­que­ñue­los des­cal­zos. Son los ex­pro­pia­dos: el Go­bierno les pa­gó 675 ru­pias (unos 9,72 eu­ros) por m2, y así el cir­cui­to se ga­nó su es­pa­cio.

Los con­tras­tes: los emer­gen­tes cre­cen. Lo ha­cen China, In­dia, Ru­sia, Bra­sil, Su­dá­fri­ca y tam­bién Mé­xi­co, Fi­li­pi­nas o Ni­ge­ria. Sin em­bar­go, su desa­rro­llo es tan des­bo­ca­do co­mo irre­gu­lar. Y se­me­jan­te di­co­to­mía ge­ne­ra in­cer­ti­dum­bre en el par­ti­cu­lar, que lo ve con­fu­so. “¿In­ver­tir en emer­gen­tes? No sé, no sé... –acos­tum­bra a res­pon­der­le un in­ver­sor a la pro­pues­ta de su agen­te–. La verdad es que en Es­ta­dos Uni­dos o en Ale­ma­nia me sien­to más se­gu­ro”.

“Es cier­to. No todos acep­tan in­ver­tir en un emer­gen­te. Esa ma­nio­bra só­lo va­le pa­ra quien asu­ma la al­ta vo­la­ti­li­dad de la ción de ac­ti­vos en es­tos paí­ses, cu­yo po­ten­cial, en par­te, tam­bién pro­ce­de de la apre­cia­ción de sus di­vi­sas, con­se­cuen­cia del su­pe­rá­vit de la ba­lan­za por cuenta co­rrien­te. Son muy vo­lá­ti­les”.

Hay opor­tu­ni­da­des en los emer­gen­tes. Hay da­tos. Aun­que ge­ne­ran en­tre el 35% y el 38% del PIB mun­dial, sus mer­ca­dos ape­nas su­man el 19%. De mo­do que su re­co­rri­do es in­fi­ni­to, y más tras el pé­si­mo 2011, cuan­do los par­quets de los BRICS (Bra­sil, Ru­sia, In­dia, China y Su­dá­fri­ca) per­die­ron un 25%.

“Si hu­bo un año en el que des­acon­se­já­ba­mos in­ver­tir en ellos, ese era el pa­sa­do –di­ce Al­var­gon­zá­lez–. Has­ta el 2010, sus eco­no­mías se ha­bían re­ca­len­ta­do: lle­va­ban el mo­tor pa­sa­do de vuel­tas, cre­cien­do a rit­mos in­sos­te­ni­bles (a ve­ces, a un rit­mo pró­xi­mo al 20% anual). Y hu­bo que en­friar­lo. Las au­to­ri­da­des mo­ne­ta­rias subie­ron los ti­pos de in­te­rés pa­ra que no en­tra­ra mu­cho di­ne­ro. Y sus bol­sas lo no­ta­ron. Lo que pa­sa es que aho­ra, tras esas caí­das, es un gran mo­men­to pa­ra en­trar en ellos. Su mar­gen es am­plio...”.

Es el con­sul­tor quien de­be ga­nar­se al in­ver­sor. Hay que se­pa­rar el pol­vo de la pa­ja. An­ti­ci­par­se a las opor­tu­ni­da­des y asu­mir ries­gos. “No todos es­tán dis­pues­tos. Só­lo lo ha­rán los per­fi­les más agre­si­vos”, di­ce Al­var­gon­zá­lez.

“El con­sul­tor de­be qui­tar­le el mie­do al in­ver­sor –di­ce Co­lus­si–. Y de­be uti­li­zar sus ar­gu­men­tos: en reali­dad, es­ta no es una cri­sis glo­bal, sino del mun­do desa­rro­lla­do. Por­que los emer­gen­tes, aun­que se ha­yan ra­len­ti­za­do, si­guen cre­cien­do. De he­cho, la me­jor in­ver­sión es la di­ver­si­fi­ca­ción. Cuan­tos más mer­ca­dos to­que el in­ver­sor, me­jor: al­go de Es­ta­dos Uni­dos, al­go de Eu­ro­pa, al­go de Ja­pón y al­go de los emer­gen­tes. Só­lo así se mi­ni­mi­zan ries­gos”.

ADEEL HA­LIM / BLOOM­BERG

In­te­rior de una fá­bri­ca de au­to­mó­vi­les de Ge­ne­ral Mo­tors ubi­ca­da en In­dia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.