Pa­trón Las Ve­gas

Una evo­ca­ción de la ciu­dad que ins­ti­tu­cio­na­li­zó los jue­gos de azar a tra­vés de sus ca­si­nos

La Vanguardia - Dinero - - SOCIEDAD - John Wi­lliam Wil­kin­son

Los jue­gos de azar no se in­ven­ta­ron ni mu­cho me­nos en Las Ve­gas, pe­ro es allí dón­de se ins­ti­tu­cio­na­li­za­ron en for­ma de ca­si­nos le­ga­les, has­ta con­ver­tir­los en una in­men­sa fá­bri­ca de una so­la mer­can­cía: el di­ne­ro con­tan­te y so­nan­te. To­do lo de­más es se­cun­da­rio, pu­ra lo­gís­ti­ca.

La his­to­ria de es­ta ciu­dad, ubi­ca­da en me­dio del de­sier­to de Mo­ja­ve, se re­mon­ta a 1829, que fue cuan­do el ex­plo­ra­dor me­xi­cano Rafael Ri­ve­ra dio en ese lu­gar con un oa­sis. Pron­to apa­re­ció en los ma­pas pa­ra ma­yor ali­vio de los pri­me­ros aven­tu­re­ros y co­mer­cian­tes, y, más ade­lan­te, pa­ra el de la gen­te im­pul­sa­da por la fie­bre del oro, ca­mino de Ca­li­for­nia. Cla­ro que a na­die se le ocu­rrió tener en cuenta la exis­ten­cia o de­re­chos de los in­dios, que de­bían ser re­co­no­ci­dos co­mo los le­gí­ti­mos pro­pie­ta­rios de to­do aque­llo. Pe­ro, co­mo ve­re­mos, los in­dios, aun­que mu­cho más tar­de y en otros en­cla­ves, mon­ta­rían por su cuenta unos ca­si­nos la mar de ren­ta­bles.

DE LOS ‘SA­LOONS’ A LOS CA­SI­NOS

El pri­mer gran im­pul­so al cre­ci­mien­to de Las Ve­gas le lle­gó en 1855 de la mano de un des­ta­ca­men­to de mor­mo­nes, pro­ce­den­te de Salt La­ke City. Pe­ro fue la lle­ga­da en 1904 del Union Pa­ci­fic Rail­way la que no só­lo sa­có a Las Ve­gas de su ais­la­mien­to, sino que aus­pi­ció la aper­tu­ra de los pri­me­ros sa­loons y ca­sas de hués­pe­des, que, con el tiem­po, da­rían pa­so a los ca­si­nos y me­ga­ho­te­les.

Cons­cien­te del éxi­to de los sa­loons, el es­ta­do de Ne­va­da, den­tro del cual es­tá Las Ve­gas, de­ci­dió en 1905 ser el pri­me­ro en per­mi­tir la cons­truc­ción y la ex­plo­ta­ción le­gal de ca­si­nos. Ese em­pu­je ini­cial, em­pe­ro, du­ró bien po­co. En 1910, el Go­bierno prohi­bió en ma­la ho­ra los ca­si­nos. Sus puer­tas per­ma­ne­cie­ron ce­rra­das du­ran­te veinte años, pe­rio­do que no hi­zo sino des­pla­zar el ne­go­cio a an­tros clan­des­ti­nos.

Pe­ro en 1931, gra­cias a un pro­yec­to pro­pues­to por Phil To­bin –que no Ja­mes, el de la fa­mo­sa ta­sa– que con­sis­tía en des­ti­nar los im­pues­tos re­ca­ba­dos en los ca­si­nos a la educación pú­bli­ca y a otras obras so­cia­les, col­ga­ron en la puer­ta un car­te­li­to que de­cía Bu­si­ness as usual. Al en­trar Es­ta­dos Uni­dos en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, acu­dían rau­dos los sol­da­dos de la cer­ca­na ba­se mi­li­tar de Ne­llis. De esas fe­chas da­ta la cons­truc­ción de la ca­rre­te­ra que iba a Los Án­ge­les, lo que pron­to se­ría la cé­le­bre Strip.

Tras la fir­ma de la paz, to­do es­ta­ba dis­pues­to pa­ra que re­ca­la­ra en Las Ve­gas un tal Be­ja­min Sie­gel, un ti­po al que to­do el mun­do lla­ma­ba Bugsy a sus es­pal­das pe­ro na­die a la ca­ra, ya que sa­bían que cual­quie­ra que in­cu­rrie­ra en ta­ma­ña afren­ta era hom­bre muer­to. Bugsy –aho­ra po­de­mos– pi­dió

En los ca­si­nos de Las Ve­gas el di­ne­ro es un va­lor abstracto que ni si­quie­ra se cuenta, sino que se pe­sa

al sin­di­ca­to de la ma­fia (en el que lle­va­ba la voz can­tan­te Lucky Lu­ciano) un mi­llón de dó­la­res, que des­ti­nó a la cons­truc­ción de un ho­tel ca­sino kitsch ilu­sión que lle­va­ría el nom­bre de Fla­min­go.

Los víncu­los en­tre Las Ve­gas y Holly­wood ya te­nían una lar­ga his­to­ria. Po­co des­pués de la inau­gu­ra­ción del Fla­min­go, Lucky Lu­ciano or­de­nó des­de Cu­ba que li­qui­da­ran a Bugsy. Fue en­te­rra­do en el ce­men­te­rio ju­dío de Be­verly Hills, ubi­ca­do al la­do de los es­tu­dios de RKO. Só­lo acu­dió al fu­ne­ral su fiel ami­go, el ac­tor de pe­lis de gángs­ters Geor­ge Raft. A par­tir de en­ton­ces y has­ta el día de hoy se­ría Holly­wood quien con­ta­ra la ex­tra­or­di­na­ria his­to­ria, no exen­ta de al­ti­ba­jos, de la me­ca del jue­go.

Vi­vió al lí­mi­te los glo­rio­sos años de Frank Si­na­tra, e in­clu­so pre­sen­ció el trá­gi­co de­cli­ve del rey El­vis. Has­ta la dé­ca­da de 1980, Ne­va­da se­guía sien­do el úni­co es­ta­do don­de era le­gal ha­cer apues­tas. En los ca­si­nos se ju­ga­ba al black­jack, ru­le­ta, ba­ca­rá o pó­quer, de mo­do que los clien­tes te­nían que to­mar de­ci­sio­nes y re­la­cio­nar­se en­tre sí. Pe­ro las má­qui­nas tra­ga­pe­rras po­co a po­co irían ga­nán­do­les te­rreno. Se­gún el en­car­ga­do de un ca­sino, era por­que eran ba­ra­tas y “se pre­sen­tan ca­da lu­nes por la ma­ña­na y nun­ca con­vo­can huel­gas”.

En 1988, Nue­va Jer­sey tam­bién le­ga­li­zó el jue­go. Seis años más tar­de, otros vein­ti­trés es­ta­dos se ha­bían apun­ta­do al fes­tín. La apor­ta­ción anual a las ar­cas fe­de­ra­les pa­só de gol­pe de ocho mi­llar­dos de dó­la­res a quin­ce. Lle­ga­dos a los años no­ven­ta, la in­dus­tria del jue­go cre­cía dos ve­ces y me­dia más de­pri­sa que la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra. Pa­ra el fis­co era una au­tén­ti­ca bi­co­ca. Tan­to, que nin­gún go­bierno ha po­di­do pres­cin­dir de ella, má­xi­me en tiem­pos de cri­sis.

Con to­do, ya que se ba­san en lo que al­gu­nos ex­per­tos lla­man una economía ca­rro­ñe­ra, los ca­si­nos be­ne­fi­cian a muy po­cos, por­que no pro­du­cen na­da. Y el di­ne­ro, un va­lor abstracto, ni si­quie­ra se cuenta, sino que se pe­sa. Un mi­llón de ga­nan­cias de las tra­ga­pe­rras en mo­ne­das de 25 cén­ti­mos de dó­lar pe­sa 21 to­ne­la­das.

Só­lo unas tri­bus in­dias –tras la apro­ba­ción de una ley el año 1988 que per­mi­te el jue­go le­gal en sus re­ser­vas– han si­do ca­pa­ces de des­ti­nar gran par­te de las ga­nan­cias a me­jo­ras so­cia­les y re­par­ten el res­to en­tre los miem- bros de sus co­mu­ni­da­des.

En Las Ve­gas, em­pe­zan­do por las pi­rá­mi­des, Ve­ne­cia o un vol­cán en ple­na erup­ción, to­do es fal­so. To­do es­tá pen­sa­do pa­ra de­sem­ba­ra­zar a los in­cau­tos de sus dó­la­res y man­te­ner los em­plea­dos tan dó­ci­les co­mo las tra­ga­pe­rras. Pa­re­ce que Shel­don Adel­son, de Las Ve­gas Sands Corp., so­pe­sa in­ver­tir un pas­tón en Bar­ce­lo­na o Ma­drid. Si con­si­gue que sus im­pru­den­tes exi­gen­cias sean res­pe­ta­das, po­ca ri­que­za re­par­ti­rá por es­tos pa­gos.

A Ian Fle­ming, au­tor de Ca­sino Ro­yal, le con­ta­ron en Las Ve­gas es­ta anéc­do­ta: “Un hom­bre que iba en co­che por la au­to­pis­ta en las afue­ras de la Strip vio que al­go ro­sa­do se aso­ma­ba de la tie­rra en­tre los cac­tus y los ma­to­rra­les. Pa­ró pa­ra echar un vis­ta­zo. Un bra­zo des­nu­do so­bre­sa­lía de la are­na, y su mano se afe­rra­ba a tres ases”. Ese bra­zo re­sul­tó per­te­ne­cer al ca­dá­ver de un co­no­ci­do tahúr que ha­bía in­ten­ta­do ama­ñar una par­ti­da de pó­quer en uno de los ca­si­nos. Así fun­cio­na el ne­go­cio, aho­ra y en­ton­ces. ¡Ha­gan jue­go, se­ño­res!

GEOR­GE ROS E / GETTY IMAGES / AR­CHI­VO

Los ac­to­res Cary Grant, Di­na Me­rrill, Mil­ton Ber­le y Dean Mar­tin flan­quean­do a Frank Si­na­tra (cen­tro) en 1979 en Las Ve­gas (Ne­va­da, Es­ta­dos Uni­dos)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.