Be­ne­fac­to­res

La red in­vi­si­ble: Eche­va­rría, True­ta, Me­sa, Ra­mí­rez, Homs, Oli­ve­res, Bur­niol, Con­de, Ola­va­rría, Ca­sa­do, Ga­lí, Mar­co, Ra­ven­tós, Es­te­ve, To­rra y mu­chos más

La Vanguardia - Dinero - - CRÓNICAS BURGUESAS -

En la lu­cha con­tra la po­lio, Ro­tary In­ter­na­tio­nal ha mo­vi­li­za­do 500 mi­llo­nes de eu­ros, con la ayu­da de Bill Ga­tes. Es un ejem­plo de so­li­da­ri­dad efi­cien­te, un es­que­ma frío que no in­vier­te en au­to­bom­bo y que pron­to en­con­tra­rá con­ti­nui­dad con el pro­yec­to Agua, en el co­ra­zón de Áfri­ca, don­de Jo­sé María Me­sa –un es­la­bón bar­ce­lo­nés en la enor­me ca­de­na de un club de be­ne­fac­to­res fun­da­do ha­ce un si­glo por Paul Ha­rris, en Chica­go– ha co­no­ci­do la de­vas­ta­ción de la gue­rra de los po­bres: vi­rus ex­pan­dién­do­se, ni­ños ar­ma­dos y mi­nas an­ti­per­so­na (se pue­den com­prar por 20 eu­ros), que cer­ce­nan ex­tre­mi­da­des o in­ca­pa­ci­tan so­fis­ti­ca­dos ca­rros de com­ba­te.

La lu­cha con­tra la po­lio en los paí­ses po­bres es una for­ma de con­ten­ción an­te una en­fer­me­dad, que se pro­pa­ga por el ai­re, via­ja en avio­nes y ame­na­za con re­apa­re­cer en el pri­mer mun­do. Ini­cia­ti­vas co­mo la des­cri­ta flo­re­cen en en­ti­da­des que hoy tra­ba­jan con dis­ca­pa­ci­ta­dos, co­mo la Fundación Ica­ria –la re­si­den­cia In out de Coll­se­ro­la–, pre­si­di­da por el in­dus­trial Pe­dro Ola­ba­rría y con pa­tro­nos co­mo el no­ta­rio Juan Jo­sé Ló­pez Bur­niol. En la en­fer­me­dad (o en el trau­ma) y en la dis­ca­pa­ci­dad, la cu­ra­ción no lle­ga sin la re­in­ser­ción. Y de ahí, el pun­to de par­ti­da de fun­da­cio­nes co­mo la See­li­ger y Con­de, pre­si­di­da por Luis Con­de, cu­ya mi­sión con­sis­te en co­lo­car per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das en gran­des em­pre­sas, co­mo Gas Na­tu­ral, Aber­tis, Seat, Co­be­ga, Uriach, et­cé­te­ra. Es­te pa­tro­na­to man­tie­ne acuer­dos con la Fundación On­ce y co­la­bo­ra con el pro­gra­ma In­cor­po­ra de La Cai­xa, y en­tre sus so­cios des­ta­can Rep­sol, Axa Se­gu­ros, Fi­ra Bar­ce­lo­na o Mit­su­bis­hi.

Una em­pre­sa es mu­cho más que una cuenta de re­sul­ta­dos; un prin­ci­pio que no cae en sa­co ro­to si ve­mos ejem­plos co­mo La Bos­ca­na, pre­si­di­da por Mar Ra­ven­tós, la Ta­li­ta o El Tram- po­lí de La Bis­bal de l’em­por­dà que, de la mano de sus fun­da­do­res, Mai­te Co­bos y Luis Con­de, em­pe­zó sien­do una pe­que­ña com­pa­ñía de teatro de jó­ve­nes con dis­ca­pa­ci­da­des y ha pa­sa­do por la dan­za, el co­mer­cio de ali­men­tos, los huer­tos eco­ló­gi­cos o los en­sa­yos en TV Cos­ta Bra­va (con en­tre­vis­tas a Ra­joy, La­ra, Nin o Du­ran Llei­da), ba­sán­do­se siem­pre en la cua­li­dad y el cui­da­do ex­qui­si­to de sus in­ter­nos. El Tram­po­lí na­ció de la po­bre­za pe­ro ha aca­ba­do le­van­tan­do una es­truc­tu­ra, sin ayu­das pú­bli­cas, que cuenta hoy con miem­bros des­ta­ca­dos, co­mo Fer­nan­do Ca­sa­do, Jo­sé Luis Ga­lí, Jo­sep Lluís Mar­co o An­to­ni Es­te­ve, pre­si­den­te de la Fundación Prín­ceps de Gi­ro­na.

La ba­ta­lla con­tra la ex­clu­sión no mo­di­fi­ca ne­ce­sa­ria­men­te el es­ta­tus que la pro­vo­ca. To­do se mue­ve pe­ro, muy a me­nu­do, na­da cam­bia. Des­de es­ta hen­di­du­ra del or­den so­cial emer­gen los por­ta­do­res de una so­li­da­ri­dad ca­lien­te (no ne­ce­sa­ria­men­te en­fren­ta­da a la fría y efi­cien­te), so­co­rri­da en el con­cep­to de jus­ti­cia so­cial: In­ter­món (pre­si­di­da por Xa­vier To­rra), Mé­di­cos sin Fron­te­ras (pre­si­di­da por Jo­sé An­to­nio Bas­tos y fun­da­da por Ber­nard Coush­ner) o Jus­tí­cia i Pau, pre­si­di­da por el profesor Ar­ca­di Oli­ve­res, por ci­tar al­gu­nas de las más sig­ni­fi­ca­ti­vas, to­das ellas car­ga­das de una ne­ce­si­dad de iden­ti­dad, por de­cir así, de una de­man­da de reali­dad. Po­dría re­su­mir­se de es­te mo­do: an­he­lá­ba­mos el ob­je­ti­vo de erra­di­car la de­sigual­dad cuan­do es­ta no po­día al­can­zar­nos, pe­ro, aho­ra, cuan­do la pre­ca­rie­dad lla­ma a la puer­ta de ca­sa (un 20% de nues­tra so­cie­dad es­tá en el um­bral de po­bre­za), se ma­ni­fies­ta en no­so­tros un alar­man­te re­gre­so de la fra­gi­li­dad, una com­pul­sión, que os­ci­la en­tre el caos y la de­cep­ción.

La cri­sis eco­nó­mi­ca se ha­ce dra­má­ti­ca en un ám­bi­to que los an­tro­pó­lo­gos de­no­mi­nan la so­cie­dad trans­pa­ren­te, un es­que­ma que pro­du­ce el exterminio de la di­fe­ren­cia, sea es­ta en­fer­me­dad, po­bre­za, dis­ca­pa­ci­dad o sim­ple al­te­ri­dad.uno de los bas­tio­nes le­van­ta­dos con­tra es­ta co­rrien­te es la Fundación Sín­dro­me de Down, un pa­tro­na­to pre­si­di­do por Mon­tse­rrat True­ta con so­cios in­dis­cu­ti­bles: Jo­sep Ma­ria Es­pi­nàs, Fran­cis­co Do­mín­guez del Brío, Ro­bert Ver­gés, Fe­de­ri­co Ma­yor Za­ra­go­za, An­to­ni Trias, Car­men Bu­xe­res, Mar­ta Co­ra­chán o Joan Uriach.

Cuan­do la era de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to (el “nue­vo cle­ri­ca­lis­mo”, en pa­la­bras de Mi­chel On­fray) en­ca­ra­ba su rec­ta fi­nal, apa­re­ció una for­ma de ex­clu­sión ba­sa­da en la iden­ti­fi­ca­ción del otro, una ma­ne­ra de se­ña­lar con el de­do ín­di­ce, cu­ya con­se­cuen­cia ani­qui­la la éti­ca, si­guien­do un hi­lo que fue me­ta­fo­ri­za­do por Jorge Luis Bor­ges en su re­la­to

La lu­cha con­tra la po­lio es una con­ten­ción an­te una en­fer­me­dad que ame­na­za con vol­ver al pri­mer mun­do

El cri­men per­fec­to. En es­te cuen­to, el escritor ar­gen­tino ha­bla con su ha­bi­tual pul­cri­tud de los “pue­blos del es­pe­jo”, co­mu­ni­da­des de in­dios en los al­ti­pla­nos, gau­chos en la pam­pa o ha­bi­tan­tes del mun­do ama­zó­ni­co, cu­yas imá­ge­nes han si­do ci­vi­li­za­das por Oc­ci­den­te. En el re­la­to, el su­je­to sub­yu­ga al ob­je­to, pe­ro al fi­nal de la his­to­ria, el ob­je­to aca­ba ven­gán­do­se: los ni­ños en­fer­mos o mar­gi­na­dos, las mu­je­res mal­tra­ta­das y los an­cia­nos ol­vi­da­dos ya no son co­mo no­so­tros, ca­da vez se nos pa­re­cen me­nos.

La so­cie­dad trans­pa­ren­te pro­vie­ne de un tiem­po, el nues­tro, en el que la co­mu­ni­ca­ción de los he­chos se ex­pre­sa en pre­sen­te: el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.