¡Ojo con el ab­sen­tis­mo vir­tual!

Có­mo afec­ta a la pro­duc­ti­vi­dad de la em­pre­sa el uso pri­va­do de in­ter­net en ho­ras de tra­ba­jo

La Vanguardia - Dinero - - GESTIÓN - Jor­di Gou­la

El ab­sen­tis­mo nor­mal re­sul­ta re­la­ti­va­men­te fá­cil de con­tro­lar, aun­que no siem­pre las me­di­das que se adop­tan sean las más ade­cua­das. Con to­do, los ins­tru­men­tos es­tán ahí. Sin em­bar­go, hay otro ab­sen­tis­mo, el vir­tual, que es mu­cho más di­fí­cil de de­tec­tar y de con­tro­lar. ¿Có­mo sa­ber cuán­to tiem­po de­di­ca pa­ra su uso par­ti­cu­lar al­guien que es­tá fren­te a la pan­ta­lla del or­de­na­dor to­da la jor­na­da ?, ¿dón­de es­tá la ba­rre­ra de lo per­mi­si­ble?, ¿qué ha­cen las em­pre­sas an­te es­ta si­tua­ción? Pen­se­mos que España es el no­veno país en uso de Twit­ter, el 13.º en Facebook y el quin­to en Lin­ke­din. Mu­chas ten­ta­cio­nes... Con la cri­sis ha ba­ja­do el ab­sen­tis­mo per­so­nal, pe­ro cre­ce el vir­tual. Pa­ra in­ter­cam­biar ex­pe­rien­cias so­bre có­mo ca­pean es­ta si­tua­ción las em­pre­sas, la con­sul­to­ra Kreab Ga­vin Anderson ha reuni­do en Bar­ce­lo­na a una se­rie de es­pe­cia­lis­tas.

Pa­ra Mon­tse Ro­drí­guez, di­rec­to­ra de la­bo­ral en BDO Abo­ga­dos, el pro­ble­ma prin­ci­pal que de­ben afron­tar las em­pre­sas es la fal­ta de le­gis­la­ción, a pe­sar de que en al­gu­nos ca­sos la pla­ga em­pie­za a ser im­por­tan­te. Es­ti­ma que su­man­do mi­nu­to a mi­nu­to, al ca­bo de año, pue­den lle­gar a per­der­se unas 32 jor­na­das, lo cual afec­ta mu­cho a la pro­duc­ti­vi­dad. “Pa­ra la em­pre­sa hay dos con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas evi­den­tes, una es el ries­go de de­te­rio­ro de ima­gen, si se ha­bla mal de ella, y otra son las po­si­bles con­duc­tas abu­si­vas o de­lic­ti­vas. Es mu­cho más pro­ble­má­ti­co el con­trol del e-mail que el de la pá­gi­na web, ya que una in­ves­ti­ga­ción pue­de vul­ne­rar el de­re­cho a la in­ti­mi­dad”.

GES­TIO­NAR POR RE­SUL­TA­DOS

Lo cier­to es que no es útil es­piar a na­die, sal­vo que ha­ya una cau­sa pre­via muy cla­ra, co­mo, por ejem­plo, el he­cho de que no ha­ga re­pe­ti­da­men­te el tra­ba­jo en­co­men­da­do. “Se pue­de ges­tio­nar por re­sul­ta­dos, ya que un con­trol ex­tre­mo pue­de no ser in­tere­san­te. Antes no ha­bía in­ter­net, pe­ro es­ta­ba el te­lé­fono o leer el dia­rio. Quien tie­ne vo­ca­ción de es­ca­queo, lo ha he­cho siem­pre. Creo que un uso mo­de­ra­do de la red no tie­ne por qué es­tar re­ñi­do con el tra­ba­jo, me­jor mi­rar de lle­gar a un acuer­do”, apun­ta Joan Ra­fel, di­rec­tor de re­cur­sos hu­ma­nos de Aber- tis. Pa­re­ce evi­den­te que si al­guien ha­ce más ho­ras la­bo­ra­les de las de­bi­das, por ejem­plo, no se le pue­de de­cir na­da... “Pe­ro pa­ra mí lo peor es el da­ño que se pue­de ha­cer a la mar­ca. Apar­te de per­der el tiem­po, im­por­ta la ima­gen”, di­ce Do­lors Po­blet, di­rec­to­ra de Man­po­wer. “En Es­te­ve se fo­men­ta el uso re­la­cio­nal de las re­des so­cia­les, a par­tir de una guía de bue­nas prác­ti­cas, in­clu­yen­do lo que se pue­de de­cir de los pro­duc­tos. Eso lo te­ne­mos re­gu­la­do”, ar­gu­men­ta Sa­ra Giménez, di­rec­to­ra aso­cia­da de re­cur­sos hu­ma­nos de Es­te­ve.

El equi­li­brio en­tre con­trol y li­bre uso no es fá­cil de con­se­guir. Por ello, hay quie­nes, co­mo J. Án­gel Can­ta­le­jo, res­pon­sa­ble de re­cur­sos hu­ma­nos de Com­sa Em­te, no ven cla­ras las so­lu­cio­nes glo­ba­les. “Ha­cer un con­trol ge­ne­ral me

Su­man­do mi­nu­to a mi­nu­to, al ca­bo del año pue­den lle­gar a per­der­se has­ta 32 jor­na­das la­bo­ra­les

pa­re­ce eso­té­ri­co. ¿Con­tro­lar? Só­lo a los que es­tán ya pre­via­men­te de­tec­ta­dos. Ha­cer un con­trol dis­ci­pli­na­rio es ir con­tra­co­rrien­te”. Y, aña­de: “¿Qué pa­sa con el que es­tá ocho ho­ras sin ha­cer na­da, aun­que no ten­ga in­ter­net a su al­can­ce?”. Pa­ra Mon­tse Ro­drí­guez, mu­chos te­mas dis­ci­pli­na­rios se arre­glan fi­jan­do ob­je­ti­vos, “siem­pre hay he­chos me­di­bles...”. Pe­ro...“sí, la di­rec­ción por ob­je­ti­vos es una bue­na so­lu­ción, aun­que no ten­go cla­ro que hoy nues­tras em­pre­sas, ex­cep­to las mul­ti­na­cio­na­les o gran­des cor­po­ra­cio­nes, es­tén pre­pa­ra­das pa­ra ha­cer­lo de for­ma ob­je­ti­va y ri­gu­ro­sa. Ade­más, no de­be­mos ol­vi­dar que no hay ab­sen­tis­mo, sino ab­sen­tis­tas”, aña­de Ana Varela, res­pon­sa­ble de re­cur­sos hu­ma­nos de La­bor­sa­lus.

EN­TOR­NOS COM­PLE­JOS

Tam­bién es im­por­tan­te el ti­po de em­pre­sa. “En Aber­tis el en­torno es muy com­ple­jo y lle­va a que tra­ba­jes más en­fo­ca­do a fi­jar una se­rie de ob­je­ti­vos a un co­la­bo­ra­dor, pe­ro el ab­sen­tis­mo vir­tual siem­pre es muy di­fí­cil de san­cio­nar. Antes po­días con­tro­lar el tiem­po que al­guien es­ta­ba col­ga­do al te­lé­fono y era más fá­cil to­mar me­di­das dis­ci­pli­na­rias”, di­ce Joan Ra­fel. Otro en­fo­que es el que plan­tea Alberto Ca­be­llos, res­pon­sa­ble de re­cur­sos hu­ma­nos de Gas Na­tu­ral Fe­no­sa. “El ab­sen­tis­mo pi­vo­ta so­bre el mar­co so­bre el que lo me­di­mos. La so­cie­dad es­pa­ño­la pri­ma el pre­sen­cia­lis­mo y vin­cu­la­mos ab­sen­tis­mo a fal­tar al tra­ba­jo. Una bue­na prác­ti­ca es con­fiar en las per­so­nas, mar­can­do unas re­glas de jue­go pre­vias. No­so­tros lo ex­pli­ci­ta­mos por con­tra­to. El em­plea­do pue­de ha­cer un uso mo­de­ra­do par­ti­cu­lar de la red. Te­ne­mos otra ca­pa de ce­bo­lla: un có­di­go éti­co que tam­bién fir­man los em­plea­dos. Va­mos más por es­ta vía que por la pu­ni­ti­va”.

Ca­so es­pe­cial es una em­pre­sa con un equi­po muy jo­ven, co­mo Sof­to­nic, cu­ya me­dia de edad es­tá en los 31 años, fren­te a los 36 de su di­rec­tor ge­ne­ral. “Hay una po­lí­ti­ca de bue­nas prác­ti­cas y en la ofi­ci­na te­ne­mos ins­ta­la­cio­nes de ocio don­de los com­pa­ñe­ros pue­den re­car­gar pi­las. Cree­mos en la bue­na fe de todos ellos. De he­cho, hay un cli­ma ex­ce­len­te, con un ín­di­ce de ro­ta­ción ba­jí­si­mo, y fun­cio­na­mos con un sis­te­ma de ob­je­ti­vos tri­mes­tra­les. Nos han con­ce­di­do pre­mios por pro­duc­ti­vi­dad al­ta. Cier­ta­men­te, soy cons­cien­te de que nues­tro sec­tor lo per­mi­te”, co­men­ta Mai­te Mar­tín, ex­per­ta de re­cur­sos hu­ma­nos en Sof­to­nic.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.