¿Cuán­ta glo­ba­li­za­ción es bue­na?

Rodrik ra­zo­na los ma­les de la hi­per­glo­ba­li­za­ción y pi­de rein­ven­tar el acuer­do de Bret­ton Woods

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - LA PA­RA­DO­JA DE LA GLO­BA­LI­ZA­CIÓN Jus­to Ba­rran­co

Da­ni Rodrik (Es­tam­bul, 1957) no es ni un ra­di­cal ni un re­vo­lu­cio­na­rio. Es catedrático de Economía Po­lí­ti­ca en Har­vard, co­la­bo­ra con me­dios co­mo The Eco­no­mist y sus es­cri­tos sue­len ser tan ra­zo­na­dos co­mo ra­zo­na­bles. Pe­ro co­mo las úl­ti­mas dé­ca­das sí que han si­do pro­pi­cias pa­ra unas cuan­tas re­vo­lu­cio­nes co­mer­cia­les y fi­nan­cie­ras, es­to es, pa­ra la bús­que­da de una li­be­ra­li­za­ción ex­tre­ma de los flu­jos de mer­can­cías y de ca­pi­tal, las pro­pues­tas de Rodrik pue­den lle­gar a so­nar he­ré­ti­cas.

Y es que, afir­ma Rodrik en La pa­ra­do­ja de la glo­ba­li­za­ción, en su de­ri­va ac­tual, “la glo­ba­li­za­ción nos ha fa­lla­do”. Si la glo­ba­li­za­ción fi­nan­cie­ra pro­me­tía re­dis­tri­buir el ries­go en­tre los in­ver­so­res más so­fis­ti­ca­dos y que los paí­ses en desa­rro­llo se­rían los más be­ne­fi­cia­dos, no só­lo he­mos asis­ti­do a un des­mo­ro­na­mien­to del sis­te­ma fi­nan­cie­ro sino que los paí­ses que han lo­gra­do me­jo­res re­sul­ta­dos, co­mo China, no han si­do los que re­ci­bían más ca­pi­tal, sino, al re­vés, los que pres­ta­ban ¡a los paí­ses ri­cos! Por no ha­blar de que las su­ce­si­vas olas de li­be­ra­li­za­ción co­mer­cial, cu­yos be­ne­fi­cios son ca­da vez más es­ca­sos y que han gol­pea­do una y otra vez a los mis­mos co­lec­ti­vos, ha­cién­do­les per­der empleo y di­ne­ro sin de­ba­tir na­da y sin com­pen­sa­ción al­gu­na.

Por su­pues­to, la glo­ba­li­za­ción tie­ne mu­cho que ofre­cer. Pe­ro no la ac­tual hi­per­glo­ba­li­za­ción con­ver­ti­da en un fin en sí mis­ma. ¿Có­mo he­mos lle­ga­do a ella? Y, ¿cuán­ta glo­ba­li­za­ción es bue­na? Pa­ra Rodrik, el hi­lo es el que si­gue: en 1944, con el mun­do aún humean­te por la Gue­rra Mun­dial, se acor­dó en Bret­ton Woods, ba­jo la égi­da de per­so­na­li- da­des co­mo Key­nes, un sis­te­ma eco­nó­mi­co pa­ra la pos­gue­rra que eli­mi­na­ba las peo­res res­tric­cio­nes a los flu­jos co­mer­cia­les y per­mi­tía crear ri­que­za. Pe­ro que a la vez de­ja­ba li­ber­tad a los go­bier­nos pa­ra lle­var a ca­bo sus pro­pias po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas y cons­truir sus ver­sio­nes del Es­ta­do del bie­nes­tar, fue­ran an­glo­sa­jón, eu­ro­peo o ja­po­nés. Los paí­ses en desa­rro­llo pu­die­ron tam­bién rea­li­zar sus es­tra­te­gias de cre­ci­mien­to par­ti­cu­la­res. Los flu­jos de ca­pi­tal que­da­ban con­tro­la­dos. Fue un éxi­to, que Rodrik atri­bu­ye a esa ar­qui- tec­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal en la que los mer­ca­dos y los go­bier­nos se com­ple­men­ta­ban y no se sus­ti­tuían.

En cam­bio, des­de los 80, en el mo­men­to en el que se aprie­ta el ace­le­ra­dor y se apues­ta a que los mer­ca­dos glo­ba­les lo de­ci­dan to­do y a que los es­ta­dos son ma­los de pe­lí­cu­la, apa­re­ce una enor­me ines­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra y una gran de­sigual­dad en el in­te­rior de los paí­ses, en vez de sa­lir todos be­ne­fi­cia­dos. Y al re­vés: los ma­yo­res éxi­tos, co­mo China, se de­ben a que han ju­ga­do a la glo­ba­li­za­ción con las vie­jas nor­mas de Oc­ci­den­te, las de Bret­ton Woods, con­tro­lan­do ca­pi­ta­les y con mu­cho in­ter­ven­cio­nis­mo.

El pro­ble­ma, apun­ta Rodrik, es que “de­mo­cra­cia na­cio­nal e hi­per­glo­ba­li­za­ción son in­com­pa­ti­bles”. Po­dría so­lu­cio­nar­se crean­do una go­ber­nan­za glo­bal de­mo­crá­ti­ca ar­ti­cu­la­da con la hi­per­glo­ba­li­za­ción. Pe­ro eso es una qui­me­ra. Así que hay que dar al­gún pa­so atrás. No se tra­ta de vol­ver al pro­tec­cio­nis­mo, sin du­da. pe­ro sí de rein­ven­tar Bret­ton Woods pa­ra nues­tra era. De de­vol­ver cier­to po­der a los es­ta­dos na­cio­na­les, que lo han ido ce­dien­do a or­ga­nis­mos co­mo la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio.

¿Qué hay que cam­biar? Se tra­ta, di­ce, de que el gra­do de aper­tu­ra al co­mer­cio sea sos­te­ni­ble y cohe­ren­te con ob­je­ti­vos so­cia­les más am­plios. Así, ha­bría que am­pliar las sal­va­guar­dias a las que los paí­ses pue­den re­cu­rrir pa­ra no cum­plir acuer­dos de la OMC: se po­drían vio­lar las re­glas si ame­na­zan con so­ca­var los es­tán­da­res la­bo­ra­les y me­dioam­bien­ta­les u obs­ta­cu­li­zan es­tra­te­gias de desa­rro­llo via­bles. Fi­nan­cie­ra­men­te, de­be­ría ha­ber un con­jun­to mí­ni­mo de re­glas in­ter­na­cio­na­les. Ha­bría un pe­que­ño im­pues­to glo­bal a las transac­cio­nes fi­nan­cie­ras, un 0,1% y se de­ja­ría a ca­da país re­gu­lar los re­qui­si­tos de ca­pi­tal, su­per­vi­sar los mer­ca­dos y li­mi­tar las transac­cio­nes fi­nan­cie­ras trans­fron­te­ri­zas si paí­ses me­nos es­tric­tos so­ca­van sus es­tán­da­res. ¿La pa­ra­do­ja de Rodrik? Re­for­zar las de­mo­cra­cias na­cio­na­les pon­drá a la economía glo­bal so­bre una ba­se más sa­na y se­gu­ra.

Pa­ra Da­ni Rodrik los be­ne­fi­cios que pro­me­tía la hi­per­glo­ba­li­za­ción no se han ma­te­ria­li­za­do y ha traí­do ines­ta­bi­li­dad y de­sigual­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.