PRI­VA­TI­ZAR: ¿SÍ O NO?

La Vanguardia - Dinero - - BARCELONA METRÓPOLIS -

En pleno de­ba­te so­bre la con­ve­nien­cia de aco­me­ter di­ver­sas pri­va­ti­za­cio­nes (Pa­ra­do­res del Es­ta­do, Ae­ro­puer­tos de Ma­drid y Bar­ce­lo­na, te­le­vi­sio­nes au­to­nó­mi­cas, hos­pi­ta­les, por ci­tar al­gu­nos ejem­plos), son per­ti­nen­tes al­gu­nas con­si­de­ra­cio­nes. Pri­va­ti­zar con­sis­te en tras­la­dar ín­te­gra o par­cial­men­te, fun­cio­nes y res­pon­sa­bi­li­da­des del sec­tor pú­bli­co al sec­tor pri­va­do. Una for­ma es la con­tra­ta­ción que po­si­bi­li­ta a li­ci­ta­do­res pri­va­dos ges­tio­nar ac­ti­vi­da­des pú­bli­cas. Me­dian­te la mis­ma los go­bier­nos con­ser­van la res­pon­sa­bi­li­dad fi­nan­cie­ra y se re­ser­van la ges­tión y el con­trol so­bre la cla­se y ca­li­dad de los ser­vi­cios pres­ta­dos. Otra for­ma de pri­va­ti­za­ción se da cuan­do un go­bierno trans­fie­re to­tal o par­cial­men­te al sec­tor pri­va­do la pro­pie­dad de los ac­ti­vos, la ti­tu­la­ri­dad de em­pre­sas co­mer­cia­les y de ser­vi­cios.

Exis­te la per­cep­ción pú­bli­ca de que es­tos pro­ce­sos fa­vo­re­cen la com­pe­ten­cia, com­por­tan una re­duc­ción de cos­tes y me­jo­ran la efi­cien­cia en la pres­ta­ción de los ser­vi­cios pú­bli­cos. En su con­tra se ar­gu­men­tan efec­tos ne­ga­ti­vos en la ca­li­dad de los ser­vi­cios pres­ta­dos, una ame­na­za pa­ra la equi­dad y su po­si­ble ins­tru­men­ta­li­za­ción po­lí­ti­ca pa­ra fa­vo­re­cer in­tere­ses par­ti­cu­la­res.

Si bien du­ran­te la se­gun­da mi­tad del si­glo pa­sa­do la pri­va­ti­za­ción de em­pre­sas y ser­vi­cios pú­bli­cos se desa­rro­lló en en­tor­nos po­lí­ti­cos li­de­ra­dos por go­bier­nos con­ser­va­do­res, val­ga el ejem­plo de Mar­ga­ret That­cher en Reino Uni­do, Hel­mut Kohl en Ale­ma­nia, Jac­ques Chi­rac en Fran­cia o Ro­nald Rea­gan en Es­ta­dos Uni­dos, tam­bién tuvo una par­ti­cu­lar in­ten­si­dad en la tran­si­ción de las eco­no­mías es­ta­ta­li­za­das del Es­te eu­ro­peo o de China ha­cia la economía de mer­ca­do. Más ade­lan­te el im­pul­so de la pri­va­ti­za­ción ha per­mi­ti­do la atrac­ción de in­ver­sión ex­tran­je­ra en paí­ses emer­gen­tes co­mo Bra­sil, Ar­gen­ti­na y Chi­le. En España el fe­nó­meno no es nue­vo, bas­te re­cor­dar que des­de los años ochen­ta ac­ti­vos que fue­ron pú­bli­cos son ob­je­to hoy de co­ti­za­ción en las bol­sas, co­mo Ace­ra­lia, Al­dea­sa, Ar­gen­ta­ria, Endesa, Ibe­ria, Rep­sol o Te­le­fó­ni­ca.

Se­gún el Ba­ró­me­tro de la Pri­va­ti­za­ción, du­ran­te el año 2010 se eje­cu­ta­ron en Eu­ro­pa 99 transac­cio­nes de ven­ta de ac­ti­vos pú­bli­cos, por un im­por­te de 33,1 bi­llo­nes de eu­ros, que re­pre­sen- ta el 20,6% so­bre el to­tal rea­li­za­do a es­ca­la mun­dial. El Mi­nis­te­rio de Economía y Ha­cien­da in­di­ca­ba en di­ciem­bre del 2011 que el nú­me­ro de en­tes pú­bli­cos es­ta­ta­les y au­to­nó­mi­cos (agencias, con­sor­cios, en­ti­da­des pú­bli­cas em­pre­sa­ria­les, so­cie­da­des mer­can­ti­les es­ta­ta­les y au­to­nó­mi­cas, fun­da­cio­nes...) era de 2.808, de los cua­les 974 de na­tu­ra­le­za mer­can­til y em­pre­sa­rial. En­tre es­tos se cen­tra­rá el in­mi­nen­te pro­ce­so de pri­va­ti­za­ción.

Si el ob­je­ti­vo es la ra­cio­na­li­za­ción y op­ti­mi­za­ción de los re­cur­sos pú­bli­cos exis­ten di­fe­ren­tes mo­de­los, en­tre los que ca­bría el de la pri­va­ti­za­ción, de­bien­do va­lo­rar­se en ca­da ca­so los as­pec­tos cla­ve de es­ta re­la­ción pú­bli­co-pri­va­da: pro­pie­dad, fi­nan­cia­ción, pres­ta­ción y con­trol, eli­gien­do pa­ra ca­da ca­so el que se con­si­de­re más apro­pia­do. El Es­ta­do o los ór­ga­nos pú­bli­cos ti­tu­la­res de los ac­ti­vos pú­bli­cos que se van a trans­fe­rir al sec­tor pri­va­do de­ja­rá de pres­tar di­rec­ta­men­te los ser­vi­cios pú­bli­cos de su com­pe­ten­cia pe­ro de­ben se­guir sien­do los ga­ran­tes de que aque­llos ser­vi­cios se pres­tan en las con­di­cio­nes pac­ta­das de pre­cio y ca­li­dad.

La pri­va­ti­za­ción no es ni bue­na ni ma­la en sí mis­ma, to­do de-

En las pri­va­ti­za­cio­nes de­be ha­ber ór­ga­nos de con­trol, fun­ción en la que po­drían co­la­bo­rar au­di­to­res ex­ter­nos

pen­de de la fi­na­li­dad que se pro­po­ne al­can­zar y del re­sul­ta­do fu­tu­ro que se ob­ten­ga. El fin úl­ti­mo de­be­ría ser la pro­mo­ción del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co del país a tra­vés de la re­es­truc­tu­ra­ción y re­or­ga­ni­za­ción de ser­vi­cios me­dian­te el apro­ve­cha­mien­to del ex­per­ti­se de agen­tes pri­va­dos. Y de­be­rían es­tar bien de­fi­ni­dos los ob­je­ti­vos que se pro­po­nen los go­bier­nos me­dian­te pro­gra­mas de pri­va­ti­za­ción de­bien­do so­me­ter­se a es­tric­ta su­per­vi­sión de los co­rres­pon­dien­tes ór­ga­nos de con­trol, fun­ción en la que po­drían co­la­bo­rar au­di­to­res ex­ter­nos.

En mo­men­tos de re­ce­sión co­mo los ac­tua­les, uno de los ries­gos es que la ne­ce­si­dad de cu­brir los cre­cien­tes dé­fi­cit pre­su­pues­ta­rios con­duz­ca a im­pul­sar pro­ce­sos de pri­va­ti­za­ción fo­ca­li­za­dos só­lo a cu­brir ne­ce­si­da­des de fi­nan­cia­ción in­me­dia­tas pe­ro que no com­por­te me­jo­ra al­gu­na en el ne­ce­sa­rio cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y pon­ga en ries­go la sos­te­ni­bi­li­dad fu­tu­ra del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.