Un mer­ca­do hi­po­te­ca­rio eu­ro­peo más re­gu­la­do

A lo lar­go del 2012 se apro­ba­rá una di­rec­ti­va común que ar­mo­ni­za­rá el sec­tor pa­ra ha­cer­lo más sol­ven­te y dar más pro­tec­ción al con­su­mi­dor

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS - Jo­sé Ro­drí­guez

El fu­tu­ro mer­ca­do hi­po­te­ca­rio eu­ro­peo ha de ser más ar­mo­ni­za­do, in­te­gra­do, sol­ven­te y con ma­yor pro­tec­ción al con­su­mi­dor. Y, al tiem­po, ha de res­pe­tar las cos­tum­bres hi­po­te­ca­rias de los di­fe­ren­tes paí­ses. Eso pre­ten­de la nue­va di­rec­ti­va que re­gu­la­rá ese mer­ca­do, de­ba­ti­da re­cien­te­men­te en un se­mi­na­rio or­ga­ni­za­do por el Par­la­men­to Eu­ro­peo, en su se­de de Bru­se­las. La di­rec­ti­va se apro­ba­rá a lo lar­go del 2012 y se­rá de apli­ca­ción en los di­fe­ren­tes paí­ses en un pe­rio­do de dos o tres años más.

Pa­ra tener una idea de lo que su­po­nen las hi­po­te­cas en Eu­ro­pa, bas­te re­cor­dar que aho­ra, en ple­na cri­sis, cons­ti­tu­yen el 52% del PIB eu­ro­peo. A fi­na­les del 2010, las hi­po­te­cas al­can­za­ban los 6,4 bi­llo­nes de eu­ros y eran el 64% de ese mis­mo PIB. La me­dia de las fa­mi­lias eu­ro­peas que ad­quie­ren su vi­vien­da por hi­po­te­ca es del 70%, mien­tras que en España es del 82%

A es­ta reali­dad afec­ta­rá la fu­tu­ra di­rec­ti­va, cu­yo po­nen­te es el eu­ro­dipu­tado so­cia­lis­ta es­pa­ñol An­to­lín Sán­chez Pre­se­do. Sus tres gran­des fi­na­li­da­des son la in­te­gra­ción del mer­ca­do, la pro­tec­ción del con­su­mi­dor y la in­clu­sión fi­nan­cie­ra.

Pa­ra que exis­ta un au­tén­ti­co mer­ca­do hi­po­te­ca­rio eu­ro­peo, es im­pres­cin­di­ble ar­mo­ni­zar las le­gis­la­cio­nes de los di­fe­ren­tes paí­ses de la Unión Eu­ro­pea. Se­gún Jo­nat­han Faull, di­rec­tor ge­ne­ral de Mer­ca­do In­terno y Ser­vi­cios de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, el 38% de los ciu­da­da­nos eu­ro­peos con­si­de­ra muy di­fí­cil com­pa­rar las di­fe­ren­tes hi­po­te­cas.

Y eso no va a ser fá­cil. Por eso, la nue­va nor­ma­ti­va, en pa­la­bras de su po­nen­te, par­te de una idea: si fun­cio­na, no lo arre­gles. Así se res­pe­ta­rán las di­fe­ren­tes tra­di­cio­nes hi­po­te­ca­rias de los paí­ses.

La pro­tec­ción al con­su­mi­dor es un ob­je­ti­vo am­plia­men­te com­par­ti­do por to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas. La nue­va di­rec­ti­va pre­ten- de ase­gu­rar que cuen­te con una bue­na educación fi­nan­cie­ra, con una bue­na in­for­ma­ción so­bre los di­fe­ren­tes as­pec­tos del con­tra­to, con ase­so­ra­mien­to le­gal in­de­pen­dien­te, con ma­yor fle­xi­bi­li­dad a la ho­ra de cum­plir el con­tra­to y con un mar­co de prin­ci­pios pa­ra las si­tua­cio­nes de cri­sis.

Un ele­men­to de pro­tec­ción al con­su­mi­dor que crea­rá di­ver­gen­cias en­tre los paí­ses eu­ro­peos es la de­vo­lu­ción an­ti­ci­pa­da de las hi­po­te­cas. Sán­chez Pre­se­do es par­ti­da­rio de que la di­rec­ti­va lo in­clu­ya, pe­ro mi­ran­do en qué con­di­cio­nes se pue­de ha­cer, que no in­clu­ya pe­na­li­za­cio­nes pa­ra el con­su­mi­dor y que afec­te lo mí­ni­mo a la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cia­ra. Pa­ra los eu­ro­dipu­tados ale­ma­nes Kurt Lechner y Sven Gie­gol, en Ale­ma­nia de­be con­ti­nuar co­mo has­ta aho­ra: hi­po­te­cas a in­te­rés fi­jo y un pla­zo de de­vo­lu­ción que se ha de res­pe­tar. De otra ma­ne­ra, la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra de su país se ve­ría se­ria­men­te afec­ta­da.

Otro ele­men­to im­por­tan­te que pue­de cho­car con las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras es que el pres­ta­ta­rio pue­da ele­gir al ase­gu­ra­dor. En España, la en­ti­dad fi­nan­cie­ra te im­po­ne la com­pa­ñía ase­gu­ra­do­ra, que sue­le ser de su mis­mo gru­po.

Un úl­ti­mo ele­men­to de pro­tec­ción al con­su­mi­dor, la da­ción en pa­go, tam­po­co sus­ci­ta una­ni­mi­da­des. Sán­chez Pre­se­do con­si­de­ra que de­be in­cluir­se en la di­rec­ti­va, pe­ro no co­mo obli­ga­ción, sino co­mo una po­si­bi­li­dad de acuer­do en­tre ban­co y clien­te. En es­to no es­tán de acuer­do las en­ti­da­des que agru­pan a los afec­ta­dos por hi­po­te­cas, que quie­ren una da­ción en pa­go obli­ga­to­ria y con ca­rác­ter re­tro­ac­ti­vo.

La in­clu­sión fi­nan­cie­ra, el ter­cer gran ob­je­ti­vo, pre­ten­de más di­ver­si­dad en el cré­di­to hi­po­te­ca­rio, que cuan­do se eva­lúe la sol­ven­cia se ten­gan en cuenta los be­ne­fi­cios so­cia­les que con­tem­plen los di­fe­ren­tes paí­ses, que se adop­ten de­ci­sio­nes que no se ba­sen en da­tos erró­neos y que no sean ni ar­bi­tra­rias ni dis­cri­mi­na­to­rias.

Pa­ra el re­pre­sen­tan­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) en el se­mi­na­rio, Die­go Ro­drí­guez Pa- len­zue­la, la di­rec­ti­va ten­dría que con­so­li­dar el buen fun­cio­na­mien­to del mer­ca­do in­te­rior con pro­tec­ción al con­su­mi­dor y ga­ran­ti­zar la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra. Se mos­tró fir­me par­ti­da­rio de que la nor­ma­ti­va cree un re­gis­tro eu­ro­peo de cré­di­tos, pa­ra ga­ran­ti­zar la sol­ven­cia de los po­si­bles pres­ta­ta­rios y me­jo­rar el fun­cio­na­mien­to del mer­ca­do in­te­rior.

El con­trol de la sol­ven­cia fue ob­je­to de de­ba­te. An­nik Lam­bert, se­cre­ta­ria ge­ne­ral de la Fe­de­ra­ción Hi­po­te­ca­ria Eu­ro­pea, aler­tó acer­ca del en­ca­re­ci­mien­to que pue­de tener so­bre la hi­po­te­ca las me­di­das que au­men­ten la pro­tec­ción al con­su­mi­dor. En cam­bio, pa­ra el re­pre­sen­tan­te del BCE, el con­trol de la sol­ven­cia pue­de su­po­ner ma­yo­res cos­tes, pe­ro la re­gu­la­ción lle­va a una ba­ja­da de los ti­pos de in­te­rés.

En el se­mi­na­rio se ha­bló del so­bre­en­deu­da­mien­to fa­mi­liar, pe­ro sin ma­yo­res con­clu­sio­nes, pues­to que la di­rec­ti­va no lo re­gu­la. Tam­po­co hu­bo mu­chos co­men­ta­rios so­bre la re­dun­dan­te cues­tión de quien vi­gi­la al vi­gi­lan­te. Faull, el re­pre­sen­tan­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, pu­so de ma­ni-

El 70% de las fa­mi­lias eu­ro­peas ad­quie­re su vi­vien­da por hi­po­te­ca, ci­fra que en España as­cien­de has­ta el 82%

fies­to que es ne­ce­sa­ria una su­per­vi­sión eu­ro­pea, lo que re­quie­re una es­tre­cha co­la­bo­ra­ción de las en­ti­da­des na­cio­na­les de su­per­vi­sión. Si fi­nal­men­te se re­co­ge en la nue­va di­rec­ti­va y des­pués se apli­ca, se po­drán evi­tar en el fu­tu­ro ca­sos co­mo el es­pa­ñol.

Sí se abor­dó la di­fí­cil si­tua­ción hi­po­te­ca­ria es­pa­ño­la. Y la con­clu­sión fue de­cep­cio­nan­te: España tie­nen un pro­ble­ma... y ten­drá que arre­glár­se­las so­la. En pa­la­bras de Ada Co­lau, de la Pla­ta­for­ma de Afec­ta­dos por la Hi­po­te­ca, si Eu­ro­pa no pue­de in­ter­ve­nir an­te nues­tros pro­ble­mas ¿pa­ra qué nos sir­ve Eu­ro­pa?

AI­DAN CRAW­LEY / BLOOM­BERG

A pe­sar de la cri­sis, las hi­po­te­cas su­po­nen el 52% del PIB eu­ro­peo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.