VI­BRAR A 440 HER­TZIOS

La Vanguardia - Dinero - - IBEX 35 -

Doc­tor en Economía (UB). Pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to Es­pa­ñol de Ana­lis­tas Fi­nan­cie­ros (IEAF) en Ca­ta­lun­ya

Co­mo mu­chos afi­cio­na­dos a la mú­si­ca sa­ben, 440 es el tono o al­tu­ra ge­ne­ral­men­te acep­ta­do pa­ra afi­nar ins­tru­men­tos. Ha­ce re­fe­ren­cia al so­ni­do que pro­du­ce una vi­bra­ción a 440 her­tzios, la cual de­be co­rres­pon­der, por con­ven­ción in­ter­na­cio­nal, a la no­ta mu­si­cal la que se en­cuen­tra a la de­re­cha del do cen­tral de un piano. Pues pa­re­ce ser que la UE in­sis­te en “afi­nar” nues­tro dé­fi­cit pa­ra el 2012 a 440 pun­tos bá­si­cos (pb) o, lo que es lo mis­mo, a 4,40%. Y créan­me, ade­más de no ser po­si­ble, no es lo más idó­neo en las cir­cuns­tan­cias ac­tua­les.

No es po­si­ble por va­rias cir­cuns­tan­cias. En pri­mer lu­gar, por­que par­ti­mos de un ni­vel muy su­pe­rior y muy ale­ja­do del ob­je­ti­vo de­fi­ni­do pa­ra es­te año. A pe­sar de que to­da­vía no dis­po­ne­mos de ci­fras de­fi­ni­ti­vas, sí sa­be­mos que nues­tro dé­fi­cit a cie­rre del 2011 se ha si­tua­do cla­ra­men­te por en­ci­ma del 8%, pro­ba­ble­men­te cer­ca del 8,5%. Di­cho ni­vel se en­cuen­tra bas­tan­te ale­ja­do del com­pro­mi­so ad­qui­ri­do con la UE, que li­mi­ta­ba nues­tro ni­vel de dé­fi­cit pa­ra el año pa­sa­do al 6%. En con­se­cuen­cia, pa­ra al­can­zar el ob­je­ti­vo exi­gi­do por la UE pa­ra es­te año (4,40%), de­be­ría­mos re­cor­tar nues­tro dé­fi­cit en, apro­xi­ma­da­men­te, cua­tro pun­tos por­cen­tua­les, lo que su­po­ne unos 43.000 mi­llo­nes de eu­ros.

CON­TEN­CIÓN DEL GAS­TO

Sin em­bar­go, nues­tro es­fuer­zo en con­ten­ción de gas­to de­be­rá ser muy su­pe­rior, es­ti­mo que de unos 57.000 mi­llo­nes, pues en­tra­re­mos en re­ce­sión y los in­gre­sos del Es­ta­do se re­sen­ti­rán. Así las co­sas, el au­men­to del IRPF y los re­cor­tes anun­cia­dos por nues­tro Go­bierno no se­rán su­fi­cien­tes y, de man­te­ner­se, lle-

Una re­duc­ción de en­ver­ga­du­ra en nues­tro dé­fi­cit no es lo idó­neo en la si­tua­ción ac­tual

va­rán nues­tro dé­fi­cit has­ta ni­ve­les cer­ca­nos al 6%, muy le­jos del com­pro­mi­so.

Adi­cio­nal­men­te, creo que per­se­guir una re­duc­ción de es­ta en­ver­ga­du­ra de nues­tro dé­fi­cit no es lo idó­neo en las cir­cuns­tan­cias ac­tua­les. Pa­ra al­can­zar el ni­vel exi­gi­do por la UE se­rán ne­ce­sa­rios re­cor­tes adi­cio­na­les de gran en­ver­ga­du­ra (o nue­vos au­men­tos de im- pues­tos), lo que de­pri­mi­rá aun más nues­tra economía, abo­cán­do­nos a una re­ce­sión de com­ple­ja re­so­lu­ción.

Ade­más, des­gra­cia­da­men­te, la ex­pe­rien­cia nos de­mues­tra re­pe­ti­da­men­te que los re­cor­tes se im­ple­men­tan re­ca­yen­do siem­pre más en los ciu­da­da­nos (en for­ma de más im­pues­tos y me­nos pres­ta­cio­nes) que en las di­fe­ren­tes ad­mi­nis­tra­cio­nes del Es­ta­do.

Así las co­sas, ¿qué de­be­ría­mos ha­cer? En pri­mer lu­gar, pre­sen­tar un plan creí­ble y so­por­ta­ble de re­duc­ción de nues­tro dé­fi­cit, al­go sin du­da ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio. En se­gun­do lu­gar, in­cre­men­tar la trans­pa­ren­cia, fa­ci­li­tan­do mu­cha más in­for­ma­ción, so­bre to­do de las ad­mi­nis­tra­cio­nes au­to­nó­mi­cas y lo­ca­les. En ter­cer

Re­sul­ta­rá di­fí­cil que el mer­ca­do de va­lo­res arro­je ren­ta­bi­li­da­des ele­va­das du­ran­te los pró­xi­mos me­ses

lu­gar, po­si­bi­li­tar un se­gui­mien­to ex­haus­ti­vo me­dian­te el es­ta­ble­ci­mien­to de ni­ve­les ob­je­ti­vo de dé­fi­cit con una pe­rio­di­ci­dad más re­du­ci­da (por ejem­plo, ca­da tres me­ses) que po­si­bi­li­ten un con­trol más in­ten­so de nues­tro com­pro­mi­so fis­cal al ob­je­to de evi­tar des­via­cio­nes co­mo la aflo­ra­da a fi­na­les del año pa­sa­do. En cuar­to lu­gar, fo­ca­li­zar los re­cor­tes en todos aque­llos as­pec­tos re­la­cio­na­dos con el dé­fi­cit es­truc­tu­ral, es­pe­cial­men­te aque­llos de­ri­va­dos de la es­truc­tu­ra ad­mi­nis­tra­ti­va del Es­ta­do. Fi­nal­men­te, adop­tar po­lí­ti­cas de im­pul­so del cre­ci­mien­to (al­gu­nas ya ade­lan­ta­das de for­ma acer­ta­da por el mi­nis­tro Guin­dos) co­mo me­ca­nis­mo pa­ra mi­ti­gar la re­ce­sión.

FUER­TE DE­PEN­DEN­CIA

En es­te en­torno, re­sul­ta­rá muy com­pli­ca­do que el mer­ca­do de va­lo­res arro­je ren­ta­bi­li­da­des ele­va­das du­ran­te los pró­xi­mos me­ses. La fuer­te de­pen­den­cia de la evo­lu­ción de las co­ti­za­cio­nes bur­sá­ti­les, del cre­ci­mien­to de los be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les, y por lo tan­to, del cre­ci­mien­to de la economía, no ha­cen pre­sa­giar un buen año 2012 en el mer­ca­do de va­lo­res es­pa­ñol.

En es­tos mo­men­tos es tiem­po de re­cor­dar que Johann Se­bas­tian Bach, a prin­ci­pios del si­glo XVIII, ha­bía afi­na­do su ór­gano a 480 y pro­du­cía ex­cel­sa mú­si­ca. Lo mis­mo po­de­mos ha­cer no­so­tros si, de for­ma cla­ra y ra­zo­na­da, es­ta­ble­ce­mos ob­je­ti­vos exi­gen­tes pe­ro creí­bles de dé­fi­cit.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.