Ha­cer de al­ba­ñil en tu pro­pia ca­sa

La au­to­cons­truc­ción to­tal o par­cial de una vi­vien­da ba­jo cri­te­rios eco­ló­gi­cos es ca­da vez más una op­ción más ha­bi­tual y que va más allá de los mo­ti­vos eco­nó­mi­cos

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Lo­re­na Fa­rràs Pé­rez

Au­to­cons­truc­ción no tie­ne por qué ser si­nó­ni­mo de ar­qui­tec­tu­ra de la ne­ce­si­dad, al me­nos en España. Si bien es cier­to que pue­den es­tar con­tri­bu­yen­do a su re­sur­gi­mien­to fac­to­res co­mo las di­fi­cul­ta­des pa­ra con­se­guir cré­di­to y el ma­yor tiem­po dis­po­ni­ble de al­gu­nas per­so­nas –ya sea por­que les han re­du­ci­do el ho­ra­rio o bien por­que es­tán sin tra­ba­jo–, ca­da vez son más los que op­tan por ha­cer de al­ba­ñi­les en su pro­pia ca­sa de­bi­do a mo­ti­va­cio­nes per­so­na­les que no tie­nen na­da que ver con la economía.

Al ha­blar de au­to­cons­truc­ción se pue­de caer en el error de pen­sar en las tí­pi­cas edi­fi­ca­cio­nes cons­trui­das a me­dia­nos del si­glo XX de­bi­do a la mi­gra­ción sur-nor­te, que fue­ron rea­li­za­das con es­ca­sos re­cur­sos y cu­ya ca­li­dad fue en su mo­men­to po­bre. Lo que se pro­po­ne en el pre­sen­te ar­tícu­lo son edi­fi­ca­cio­nes de ca­li­dad, cons­trui­das ba­jo cri­te­rios de sos­te­ni­bi­li­dad y que cuen­tan con la ayu­da téc­ni­ca y de ase­so­ría de per­so­nal es­pe­cia­li­za­do. Eco­ar­qui­tec­tu­ra Xar­xa Ga­bi Bar­be­ta es una de las en­ti­da­des que se de­di­can a di­se­ñar pro­yec­tos de au­to­cons­truc­ción, a ase­so­rar y a ha­cer el se­gui­mien­to de obra pa­ra que los au­to­cons­truc­to­res pue­dan ha­cer reali­dad su sue­ño de cons­truir­se ellos mis­mos una vi­vien­da.

Da­niel Mo­li­na, de Eco­ar­qui­tec­tu­ra Xar­xa Ga­bi Bar­be­ta, ex­pli­ca que no hay un úni­co per­fil de clien­te. En su ma­yo­ría, las per­so­nas in­tere­sa­das se de­di­can a cam­pos que no tie­nen na­da que ver con la cons­truc­ción. Y no to­das ellas pue­den tra­ba­jar a dia­rio en la obra, sino que hay au­to­cons­truc­to­res de só­lo fi­nes de se­ma­na. El ne­xo común en­tre todos ellos es que son per- so­nas “que tie­nen otras ex­pec­ta­ti­vas de có­mo de­be ser su vi­vien­da y se plan­tean la au­to­cons­truc­ción eco­ló­gi­ca co­mo al­ter­na­ti­va”, ase­gu­ra el ar­qui­tec­to.

“Cuan­do se opta por la au­to­cons­truc­ción no siem­pre se tra­ta de vi­vien­das nue­vas, sino tam­bién de re­for­mas”, ma­ti­za Da­vid Pra­das, ar­qui­tec­to téc­ni­co de Eco­ar­qui­tec­tu­ra Xar­xa Ga­bi Bar­be­ta. Antes de po­ner­se ma­nos a la obra, Pra­das acon­se­ja ha­cer “un aná­li­sis ini­cial so­bre los re­cur­sos que uno dis­po­ne –prin­ci­pal­men­te eco­nó­mi­cos, de ma­te­ria­les y de ho­ras dis­po­ni­bles pa­ra tra­ba­jar en la obra– y de las ha­bi­li­da­des que se po­seen, es­pe­cial­men­te fí­si­cas”.

Pe­ro nin­guno de los pun­tos an­te­rio­res es in­dis­pen­sa­ble. “No se tie­ne por qué rea­li­zar el con­jun­to de la obra, sino que hay par­tes que se pue­den sub­con­tra­tar, y los

Antes de po­ner­se ma­nos a la obra, hay que ana­li­zar los re­cur­sos y ha­bi­li­da­des de los que se dis­po­ne

ma­te­ria­les y equi­pa­mien­tos se pue­den al­qui­lar”, aña­de Mo­li­na. Eso sí, “hay que tener en cuenta que en ge­ne­ral los pro­yec­tos sue­len re­que­rir más tiem­po que una cons­truc­ción tra­di­cio­nal”, ad­vier­te. Por otro la­do, la fal­ta de co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos tam­po­co es un pro­ble­ma: es­tos siem­pre se pue­den apren­der y no hay me­jor es­cue­la que la ex­pe­rien­cia.

Otra ba­rre­ra que su­pe­rar son los te­mas le­ga­les. Es­tas cons­truc­cio­nes de­ben cum­plir con los mis­mos re­qui­si­tos que cual­quier otra obra. Pa­ra ello es im­pres­cin­di­ble in­for­mar­se ade­cua­da­men­te de qué pa­sos hay que se­guir.

JOA­NA FA­RRE­RA SU­RIOL

KAZ MO­RI / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.