De es­pi­ral vi­cio­sa a círcu­lo vir­tuo­so

Los es­tí­mu­los de Oba­ma han mo­ti­va­do en EE.UU. una re­cu­pe­ra­ción que se re­tro­ali­men­ta a sí mis­ma y que con­tras­ta con la si­tua­ción de aus­te­ri­dad, re­ce­sión y en­deu­da­mien­to de la zo­na euro y el Reino Uni­do

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Andy Ro­bin­son

Ba­rack Oba­ma ja­más iba a cum­plir con las ex­pec­ta­ti­vas de quie­nes es­pe­ra­ban a un nue­vo Fran­klin De­lano Roo­se­velt dis­pues­to a ha­cer lo ne­ce­sa­rio con po­lí­ti­cas de ex­pan­sión ma­cro­eco­nó­mi­cas pa­ra reactivar la economía tras la gran re­ce­sión. Pe­ro to­do es re­la­ti­vo en la ges­tión ma­cro­eco­nó­mi­ca de es­ta cri­sis. Y, si se com­pa­ra con los lí­de­res la zo­na euro, Oba­ma pue­de per­mi­tir­se ya una pe­que­ña fe­li­ci­ta­ción.

Es­ta­dos Uni­dos da cla­ras se­ña­les de es­tar con­so­li­dan­do una re­cu­pe­ra­ción dé­bil, pe­ro sos­te­ni­ble. El cre­ci­mien­to se si­túa en torno al 2,5% pa­ra el 2011 y el 2012. Se ge­ne­ra una me­dia de 200.000 pues­tos de tra­ba­jo al mes, su­fi­cien­te pa­ra ba­jar la ta­sa de pa­ro del 9,4% al 8,5% en el úl­ti­mo año. El ci­clo de des­en­deu­da­mien­to em­pre­sa­rial ya pa­re­ce es­tar cer­ca de un pun­to de in­fle­xión, cla­ve pa­ra que la in­ver­sión arran­que de

La de­bi­li­dad del cre­ci­mien­to de EE.UU. res­pon­de, en par­te, al mo­de­lo de ba­jos sa­la­rios

nue­vo. Y hay in­di­cios, en efec­to, de una re­cu­pe­ra­ción in­ver­so­ra en el sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ro, don­de la pro­duc­ción se si­túa ya por en­ci­ma de su ni­vel en el 2007, el mo­men­to más exu­be­ran­te de la bur­bu­ja.

Aquí, en el sur, don­de los sin­di­ca­tos bri­llan por su au­sen­cia y los cos­tes la­bo­ra­les son un 40% in­fe­rio­res que en el nor­te y el Me­dio Oes­te –in­clu­so des­pués de los ajus­tes en De­troit–, han apa­re­ci­do en me­dio de las vie­jas plan­ta­cio­nes dos nue­vas fá­bri­cas del sec­tor del au­to­mó­vil: una en Ten­nes­see (Volks­wa­gen) y otra en Mi­si­si­pi (To­yo­ta). Un in­di­cio, qui­zás, de que la in­sis­ten­cia de Oba­ma en una nue­va fase de in­sour­cing –el re­gre­so de in­ver­sio­nes que antes ha­bían ido a Asia o Mé­xi­co– es más que re­tó­ri­ca preelec­to­ra­lis­ta. “En la úl­ti­ma dé­ca­da, es la pri­me­ra vez que aquí cre­ce el empleo en la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra”, di­ce Bill Fox, eco­no­mis­ta de la Uni­ver­si­dad de Ten­nes­see.

“Es un cre­ci­mien­to re­la­ti­va­men­te dé­bil, pe­ro hay in­di­cios de que po­de­mos es­tar al inicio de una re­cu­pe­ra­ción que se ali­men­ta a sí mis­ma”, opi­na Ja­red Berns­tein, uno de los co­la­bo­ra­do­res es­tre­chos de Oba­ma en al Ca­sa Blan­ca du­ran­te los dos años di­fí­ci­les tras la cri­sis de Leh­man Brot­hers, en oc­tu­bre del 2008. “El cre­ci­mien­to ge­ne­ra empleo y es­to pro­du­ce ren­ta, que ge­ne­ra más ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. A su vez, es­to in­cen­ti­va a los in­ver­so­res a en­trar. En cuan­to ocu­rra es­to, el círcu­lo vir­tuo­so es­ta­rá en mar­cha”, ex­pli­có Berns­tein la se­ma­na pa­sa­da en su des­pa­cho de Was­hing­ton.

Es un círcu­lo vir­tuo­so que, por dé­bil que sea, con­tras­ta fuer­te­men­te con la es­pi­ral vi­cio­sa de aus­te­ri­dad, re­ce­sión y en­deu­da­mien­to de la zo­na euro y el Reino Uni­do. “Hay dos di­fe­ren­cias en EE.UU. fren­te a la zo­na euro”, di­jo Dean Ba­ker, del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción so­bre Po­lí­ti­ca Eco­nó­mi­ca en Was­hing­ton (CEPR). “Te­ne­mos un ban­co cen­tral que ha­ce lo que de­be ha­cer y Oba­ma ja­más ha acep­ta­do la fi­lo­so­fía de la aus­te­ri­dad”. El ci­clo vir­tuo­so al­can­za la va­lo­ra­ción de Oba­ma en los son­deos. “Si la gen­te ve que las co­sas me­jo­ran, pien­sa que las po­lí­ti­cas adop­ta­das han si­do acer­ta­das”, afir­ma Berns­tein. Otra lec­ción sen­ci­lla pa­ra los lí­de­res eu­ro­peos.

A di­fe­ren­cia de Eu­ro­pa, las co­rrec­cio­nes pa­ra que la economía es­ta­dou­ni­den­se vuel­va a arran­car es­tán ya en su fase fi­nal. Ba­ker –quien ad­vir­tió so­bre la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria ya en el 2002– cal­cu­la que los pre­cios han to­ca­do fon­do en la ma­yo­ría de los es­ta­dos, tras una caí­da me­dia en torno al 30%. “Igual tie­nen que caer más en Los Án­ge­les y en San Die­go, pe­ro en el Me­dio Oes­te y Flo­ri­da lo más pro­ba­ble es que los pre­cios va­yan a su­bir”, afir­ma. Asi­mis­mo, el pro­ce­so de des­en­deu­da­mien­to que de­be lle­var­se a ca­bo tras cual­quier ci­clo de bur­bu­ja y co­lap­so es­tá mu­cho más avan­za­do en Es­ta­dos Uni­dos que en Eu­ro­pa. Se­gún un aná­li­sis de Mckin­sey, el sec­tor fi­nan­cie­ro es­ta­dou­ni­den­se ha ba­ja­do su apa­lan­ca­mien­to has­ta ni­ve­les del 2000, aun­que a las fa­mi­lias les que­dan dos años más. En cam­bio, “el pro­ce­so ni tan si­quie­ra ha co­men­za­do en los paí­ses eu­ro­peos”, ad­vier­te Dug Hen­wood, au­tor del Lis­cio Report.

A di­fe­ren­cia de Eu­ro­pa, las co­rrec­cio­nes pa­ra que la economía de EE.UU. se re­cu­pe­re es­tán en su fase fi­nal

Qui­zás lo más lla­ma­ti­vo de la re­cu­pe­ra­ción es­ta­dou­ni­den­se es que se pro­du­ce sin la lo­co­mo­to­ra his­tó­ri­ca: la vi­vien­da. El úl­ti­mo año y me­dio de cre­ci­mien­to po­si­ti­vo se ha lo­gra­do con só­lo una cuar­ta par­te de las vi­vien­das cons­trui­das en los años de la bur­bu­ja. “Pa­ra EE.UU., im­pul­sar una re­cu­pe­ra­ción sin la pre­sen­cia de la vi­vien­da es bas­tan­te ex­cep­cio­nal; es­ta­mos ti­ran­do de la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra”, afir­ma Fox, de la Uni­ver­si­dad de Ten­nes­see. Más lec­cio­nes pa­ra España e Ir­lan­da.

Na­die es­pe­ra un cre­ci­mien­to ro­bus­to, co­mo en dé­ca­das an­te­rio­res, co­mo los no­ven­ta, cuan­do el pa­ro ca­yó a ni­ve­les pró­xi­mos al 4%, lo que desató ver­da­de­ros círcu­los vir­tuo­sos de ren­ta y de­man­da. Aho­ra, el des­em­pleo es­truc­tu­ral –el 40% de los pa­ra­dos lle­va más de seis me­ses sin tra­ba­jar– y la po­la­ri­za­ción de ren­ta son enor­mes las­tres. La caí­da del pa­ro ha coin­ci­di­do con una re­duc­ción im­por­tan­te de la po­bla­ción ac­ti­va, por lo que se te­me que la re­in­cor­po­ra­ción de pa­ra­dos des­alen­ta­dos vol­ve­rá a ha­cer su­bir el des­em­pleo. “Es­to ya es­tá pa­san­do en Ten­nes­see; he­mos re­gis­tra­do una subida del 1,5% de la po­bla­ción ac­ti­va en el úl­ti­mo año y se ha fre­na­do la caí­da del pa­ro (que aho­ra es del 8,7% en Ten­nes­see)”, ex­pli­ca Fox.

Al mis­mo tiem­po, mien­tras las em­pre­sas se van des­en­deu­dan­do, el es­tan­ca­mien­to de la ren­ta de la po­bla­ción di­fi­cul­ta la re­duc­ción de su deu­da. “El en­deu­da­mien­to

En EE.UU. se crea una me­dia de 200.000 pues­tos de tra­ba­jo al mes y el cre­ci­mien­to se si­túa en el 2,5%

fa­mi­liar es in­sos­te­ni­ble y aun­que cre­ce la sen­sa­ción de que es­ta­mos to­can­do fon­do en el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio, ca­be re­cor­dar que es to­car fon­do; no re­cu­pe­rar­se”, ma­ti­za Car­men Reinhart, au­to­ra de Es­ta vez es dis­tin­to y eco­no­mis­ta del Pe­ter­son Ins­ti­tu­te de Was­hing­ton.

La ren­ta fa­mi­liar su­fre en Es­ta­dos Uni­dos un lar­go es­tan­ca­mien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.