La cri­sis del euro des­de EE.UU.

Was­hing­ton res­pi­ra ali­via­do, pe­ro los in­ver­so­res de Wall Street no lo ven cla­ro

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Was­hing­ton se sien­te bas­tan­te más tran­qui­lo que ha­ce seis me­ses res­pec­to al pe­li­gro de que otra ex­plo­sión en la zo­na euro aca­be con­ta­gian­do a la economía es­ta­dou­ni­den­se, hun­dien­do las po­si­bi­li­da­des elec­to­ra­les de Ba­rack Oba­ma en las pre­si­den­cia­les de no­viem­bre. En di­ciem­bre del año pa­sa­do, tan­to la Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma co­mo la Re­ser­va Fe­de­ral en­tra­ron en un es­ta­do de pá­ni­co an­te el pe­li­gro de una con­ge­la­ción de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros en eu­ros –el te­mi­do cre­dit crunch que ya es­tre­me­ció al mun­do en el 2008– y su im­pac­to so­bre los mer­ca­dos en Es­ta­dos Uni­dos.

Pe­ro las ope­ra­cio­nes de li­qui­dez (LTR) lle­va­das a ca­bo por el BCE ba­jo la di­rec­ción de Ma­rio Drag­hi han cal­ma­do mu­chos ner­vios. La bol­sa sube y el Dow Jo­nes aca­ba de rom­per la ba­rre­ra de los 13.000 pun­tos por pri­me­ra vez des­de ma­yo del 2008. “Hu­bo te­mor en el Te­so­ro a una se­gun­da cri­sis ti­po Leh­man”, di­jo Ja­cob Kier­ke­gaard, es­pe­cia­lis­ta en asun­tos eu­ro­peos del Pe­ter­son Ins­ti­tu­te en Was­hing­ton. “Pe­ro des­de que el BCE pu­so en mar­cha el pro­gra­ma nue­vo, hay una sen­sa­ción en Was­hing­ton de que las co­sas no se de­te­rio­ra­rán ya mu­cho más”.

Es un enor­me ali­vio par la Ca­sa Blan­ca a ocho me­ses de las pre­si­den­cia­les. “Oba­ma sa­be que exis­te una re­la­ción muy es­tre­cha en­tre la bol­sa y sus po­si­bi­li­da­des elec­to­ra­les”, di­ce Mark Weis­brot, del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción so­bre Po­lí­ti­ca Eco­nó­mi­ca (CEPR). De mo­do que “han he­cho to­das las pre­sio­nes po­si­bles pa­ra que el BCE ac­tué co­mo la Fed en EE.UU. y pre­ven­ga un even­to es­ti­lo Leh­man”, di­jo. Hoy, aña­de, “creen que lo han con­se­gui­do y hay mu­cho me­nos in­te­rés por Eu­ro­pa”.

Kier­ke­gaard cree que tras el acuer­do de re­es­truc­tu­ra­ción de la deu­da grie­ga y la am­plia­ción del me­ca­nis­mo de es­ta­bi­li­dad eu­ro­peo (SME) has­ta 750.000 mi­llo­nes de eu­ros, EE.UU. da­rá luz ver­de a la am­plia­ción de un fon­do de apo­yo a Eu­ro­pa den­tro del FMI. Es­to res­pal­da­rá el lla­ma­do cor­ta­fue­gos del SME ga­ran­ti­zan- do que no ha­ya con­ta­gio des­de Gre­cia ha­cia el res­to de la pe­ri­fe­ria. “EE.UU. no par­ti­ci­pa­rá, pe­ro tam­po­co blo­quea­rá la apor­ta­ción de más di­ne­ro al FMI”, di­jo. “El di­ne­ro pro­ven­drá de paí­ses asiá­ti­cos, de los sau­díes y de Ru­sia”, ex­pli­có. La crea­ción de un mu­ro tan gran­de “da­rá mar­gen pa­ra una se­gun­da re­es­truc­tu­ra­ción de deu­da en Gre­cia”, aña­dió.

Pe­ro si la ca­pi­tal po­lí­ti­ca de Es­ta­dos Uni­dos ha da­do un sus­pi­ro de ali­vio res­pec­to al pe­li­gro de con­ta­gio des­de la zo­na euro, los in­ver­so­res de la ca­pi­tal fi­nan­cie­ra de Nue­va York no lo ven tan cla­ro pe­se a las subidas bur­sá­ti­les. “En Wall Street es­ta­mos mu­cho me­nos ex­pues­tos que ha­ce un año”, di­jo Hans Hu­mes, del hed­ge fund Grey­lock Ca­pi­tal Ma­na­ge­ment, con se­de en Man­hat­tan. “Pe­ro du­do que la zo­na euro pue­da so­bre­vi­vir, es po­lí­ti­ca­men­te de­ma­sia­do dis­fun­cio­nal” con un “vio­len­to im­pac­to en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro glo­bal”, di­jo Hu­mes, que par­ti­ci­pa en el co­mi­té di­rec­ti­vo de los acree­do­res que han ne­go­cia­do el acuer­do con Gre­cia.

Has­ta Wall Street pue­de es­tar de­ma­sia­do con­fia­do en la ra­cio­na­li­dad de los lí­de­res eu­ro­peos , sos­tie­ne Pe­ter Tchir, de TF Mar­ket en Con­nec­ti­cut. “Los in­ver­so­res aquí pien­san que los eu­ro­peos es­tán igual de pen­dien­tes de los mer­ca­dos que la Fed. Pe­ro no es así”. De mo­do que “exis­te una cier­ta se­gu­ri­dad en al­gu­nos in­ver­so­res de que los eu­ro­peos ha­rán lo ne­ce­sa­rio pa­ra que to­do es­to no va­ya de­ma­sia­do le­jos, por­que sa­ben que los re­sul­ta­dos se­rían muy gra­ves”. “Pe­ro mi sen­sa­ción es que en Eu­ro­pa no pien­san de la mis­ma ma­ne­ra que no­so­tros; quie­ren cas­ti­gar a los mer­ca­dos”,

Oba­ma sa­be que hay una re­la­ción muy es­tre­cha en­tre la bol­sa y sus po­si­bi­li­da­des elec­to­ra­les

ase­gu­ra. La mez­cla de con­fian­za en los mer­ca­dos y un de­seo de cas­ti­gar en Frankfurt y Ber­lín pue­de re­sul­tar ex­plo­si­vo, ad­vier­te. “Gre­cia sus­pen­de­rá pa­gos en los pró­xi­mos me­ses y aban­do­na­rá el euro en el pró­xi­mo año; lue­go Por­tu­gal e Ir­lan­da”, di­ce. “España no es se­gu­ro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.