El re­pun­te eco­nó­mi­co al­te­ra el guión de la cam­pa­ña

Los re­pu­bli­ca­nos se pre­pa­ra­ban pa­ra una cam­pa­ña pre­si­den­cial en no­viem­bre con es­tan­ca­mien­to y pa­ro ele­va­do, pe­ro los sig­nos de op­ti­mis­mo dan alien­to a Oba­ma

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Marc Bassets

To­do es­ta­ba pre­pa­ra­do. El pa­ro, en los ni­ve­les más al­tos de las úl­ti­mas dé­ca­das. La economía, es­tan­ca­da. El dé­fi­cit, des­bo­ca­do. “Si el pre­si­den­te Oba­ma sa­le re­ele­gi­do, es pre­vi­si­ble que ha­ya más dé­fi­cits bi­llo­na­rios y qui­zá un ries­go sig­ni­fi­ca­ti­vo de que EE.UU. afron­te una cri­sis fis­cal co­mo la que ve­mos en Eu­ro­pa, en Gre­cia e Ita­lia y Es­pa- ña”, de­cía ha­ce unos me­ses el can­di­da­to Mitt Rom­ney en un ac­to de cam­pa­ña pa­ra la no­mi­na­ción re­pu­bli­ca­na a la Ca­sa Blan­ca.

“La di­fe­ren­cia, cla­ro, es que en es­te ca­so no hay na­die lo su­fi­cien­te­men­te gran­de pa­ra sa­lir al res­ca­te de Es­ta­dos Uni­dos”, aña­dió.

Es­te era, con va­ria­cio­nes, el tono del dis­cur­so re­pu­bli­cano. El cálcu­lo era que en no­viem­bre, cuan­do Ba­rack Oba­ma se jue­gue la re­elec­ción con­tra el ele­gi­do re­pu­bli­cano, el es­tan­ca­mien­to, el pa­ro y el dé­fi­cit se­rían un ar­gu­men­to irre­ba­ti­ble.

En es­te es­ce­na­rio, Oba­ma, tras cua­tro años en la Ca­sa Blan­ca y cen­te­na­res de mi­les de mi­llo­nes gas­ta­dos en in­ver­sio­nes y res­ca­tes pú­bli­cos de em­pre­sas pri­va­das, tras re­for­mas con­tro­ver­ti­das en sec­to­res co­mo la sa­ni­dad o la ban­ca, no ha­bría lo­gra­do su ob­je­ti­vo prin­ci­pal: re­du­cir el pa­ro.

“El pa­ro lo es to­do”, di­ce Pe­ter Brown, di­rec­tor ad­jun­to del Ins­ti­tu­to De­mos­có­pi­co de la Uni­ver­si­dad Quin­ni­pac, en alu­sión a la cues­tión que pue­de de­cir las pre­si­den­cia­les.

El pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos ha­bría re­pli­ca­do que sin sus me­di­das de es­tí­mu­lo, sin sus res­ca­tes, Es­ta­dos Uni­dos no ha­bría vi­vi­do una re­ce­sión sino otra gran de­pre­sión. Pe­ro le ha­bría cos­ta­do des­pren­der­se

La di­fe­ren­cia más no­ta­ble con 1980: la economía es­ta­dou­ni­den­se ofre­ce se­ña­les de vi­ta­li­dad

de la eti­que­ta de fra­ca­sa­do.

El es­pec­tro de Jimmy Car­ter, de­mó­cra­ta co­mo Oba­ma, pla­nea­ba has­ta ha­ce po­co so­bre la Ca­sa Blan­ca. Car­ter li­de­ró EE.UU. en una épo­ca de ma­ras­mo eco­nó­mi­co y pa­ro, de cri­sis pe­tro­le­ra y pe­si­mis­mo so­bre el fu­tu­ro co­mo su­per­po­ten­cia. Un ex ac­tor de se­gun­da con ideas so­bre la econo- mía que por en­ton­ces pa­re­cían ex­tre­mis­tas in­clu­so a bue­na par­te del es­ta­blish­ment de su par­ti­do, el re­pu­bli­cano, lo de­rro­tó, y de­jó a Car­ter co­mo el úl­ti­mo pre­si­den­te de­mó­cra­ta de un so­lo man­da­to.

Los tiem­pos han cam­bia­do. Los re­pu­bli­ca­nos no dis­po­nen aho­ra de nin­gún Ro­nald Rea­gan, sino de cua­tro can­di­da­tos –Mitt Rom­ney, Rick San­to­rum, Newt Gin­grich y Ron Paul– que des­pier­tan es­ca­so en­tu­sias­mo en­tre las ba­ses con­ser­va­do­ras.

La di­fe­ren­cia más no­ta­ble con 1980: la economía es­ta­dou­ni­den­se ofre­ce se­ña­les de vi­ta­li­dad. El pro­duc­to in­te­rior bru­to cre­ce, el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.