RE­FOR­MAS EN MAR­CHA

La Vanguardia - Dinero - - EN POR­TA­DA -

Di­rec­tor ge­ne­ral del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Eco­nó­mi­cos (IEE)

Los cam­bios en la nor­ma­ti­va la­bo­ral dan pie a es­pe­rar una si­tua­ción ho­mo­lo­ga­ble con la vi­gen­te en la Unión Eu­ro­pea. Las áreas más ne­ce­si­ta­das de ade­cua­ción a la eco­no­mía abier­ta y la UE son la la­bo­ral y el gas­to pú­bli­co. Acer­ca de la pri­me­ra sor­pren­de la ra­pi­dez con la que se pue­de per­der el em­pleo, de mo­do que en el 2007 el pa­ro afec­ta­ba al 8,26% de la po­bla­ción ac­ti­va. Esa ta­sa de pa­ro era la me­nor des­de 1980, pe­ro en el cuar­to tri­mes­tre del 2011 lle­gó al 22,85% de la po­bla­ción ac­ti­va. Es­ta úl­ti­ma ci­fra só­lo la supera Su­dá­fri­ca, en­tre los paí­ses que cuen­tan con una in­for­ma­ción ho­mo­lo­ga­ble. Es­ta si­tua­ción no es úni­ca; tam­bién en 1985 el 21,5% de la po­bla­ción ac­ti­va es­ta­ba en pa­ro y en 1994 se lle­gó al 24,12%, se­gún el INE.

En mo­men­tos de cre­ci­mien­to, la co­lo­ca­ción sube, pe­ro len­ta­men­te, de ma­ne­ra que pa­ra pa­sar des­de el 24,15% de 1994 has­ta el 8,26% del 2007 pa­sa­ron 13 años, mien­tras que pa­ra per­der­la bas­ta­ron cua­tro. Una ta­sa de pa­ro co­mo la del 8%, ex­cep­cio­nal­men­te bue­na en Es­pa­ña, coin­ci­de con la re­gis­tra­da en paí­ses co­mo Ja­pón y EE.UU. en sus peo­res mo­men­tos. Un as­pec­to re­le­van­te y po­si­ti- vo del mer­ca­do la­bo­ral es­pa­ñol es el au­men­to de la ta­sa de ac­ti­vi­dad. Es­to es el nú­me­ro de per­so­nas que tra­ba­jan o bus­can em­pleo en pro­por­ción al to­tal de per­so­nas en edad ac­ti­va, que, en los años men­cio­na­dos, pa­só del 58,9% al 73,9%. Es­to es un au­men­to del 25,4%, mien­tras que en la UE (de 12 miem­bros) cre­ció un 10,4%, pa­san­do del 64,9% al 71,7%. Es­te cam­bio, de­bi­do en bue­na par­te al au­men­to de las mu­je­res que tra­ba­jan fue­ra del ho­gar y a la in­mi­gra­ción, ele­va sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la pro­por­ción de per­so­nas que desean em­plear­se en al­go más de sie­te mi­llo­nes (un 47%). Es­to es, una ma­yor pro­por­ción de pa­ra­dos den­tro de una po­bla­ción ma­yor.

El 2012 In­dex of Eco­no­mic Free­dom, que ela­bo­ra The He­ri­ta­ge Foun­da­tion, ana­li­za diez cri­te­rios re­le­van­tes, que pun­túan en­tre 0 y 100, y que co­rre­la­cio­nan po­si­ti­va­men­te con la ren­ta per cá­pi­ta de ca­da país. La me­dia de las pun­tua­cio­nes de Es­pa­ña es de 69,1. Los as­pec­tos me­nos va­lo­ra­dos son el gas­to pú­bli­co y la li­ber­tad la­bo­ral. Si la pun­tua­ción de es­tos dos as­pec­tos es­tu­vie­ra en la me­dia de la pun­tua­ción de los ocho res­tan­tes, la no­ta me­dia su­biría a 75,3, con lo que Es­pa­ña es­ta­ría en el cuar­to lu­gar de Eu­ro­pa y en el pues­to nú­me­ro 15 del mun­do. Y con­se­guir eso es po­si­ble.

El gas­to pú­bli­co pue­de or­de-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.