UR­GE REORIEN­TAR LA PO­LÍ­TI­CA DE FO­MEN­TO RE­GIO­NAL EU­RO­PEA

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL -

Có­mo po­de­mos reactivar las ren­quean­tes eco­no­mías na­cio­na­les de Eu­ro­pa? Ac­tual­men­te, es­ta cues­tión se plan­tea de for­ma dra­má­ti­ca en Gre­cia. Pe­ro tam­bién es­tá pre­sen­te en todos los de­más paí­ses que se han vis­to atra­pa­dos en el tor­be­llino de la cri­sis de la deu­da pú­bli­ca. De una res­pues­ta con­vin­cen­te a es­ta pregunta de­pen­de al­go más que la suer­te eco­nó­mi­ca de Eu­ro­pa. La cohe­sión de las so­cie­da­des eu­ro­peas, la es­ta­bi­li­dad de las de­mo­cra­cias, el fu­tu­ro del pro­yec­to eu­ro­peo: si no lo­gra­mos res­tau­rar el cre­ci­mien­to en Eu­ro­pa nos ju­ga­mos mu­chí­si­mas co­sas.

La con­so­li­da­ción pre­su­pues­ta­ria y las re­for­mas es­truc­tu­ra­les son con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pe­ro no su­fi­cien­tes a tal pro­pó­si­to. ¿Ne­ce­si­ta­mos, ade­más de eso, un nue­vo plan Mars­hall o un gi­gan­tes­co pro­gra­ma co­yun­tu­ral? ¿Pe­ro de dón­de ha de sa­lir el di­ne­ro? ¿Aca­so de un nue­vo en­deu­da­mien­to, aho­ra que en Eu­ro­pa aca­ba­mos de acor­dar re­glas vin­cu­lan­tes pa­ra for­ta­le­cer la dis­ci­pli­na pre­su­pues­ta­ria? Eso se­ría una irres­pon­sa­bi­li­dad.

No te­ne­mos que bus­car mu­cho pa­ra ha­llar una res­pues­ta: ca­da año, la Unión Eu­ro­pea dis­po­ne de ca­si 50.000 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra in­ver­sio­nes en fo­men­to re­gio­nal. A Gre­cia y Por­tu­gal les co­rres­pon­den, res­pec­ti­va­men­te, 3.000 mi­llo­nes de eu­ros al año con car­go a es­ta par­ti­da. Así que hay di­ne­ro, pe­ro de­sa­for­tu­na­da­men­te no siem­pre se uti­li­za don­de más fal­ta ha­ce pa­ra ata­jar la cri­sis de la deu­da. Por eso, in­clu­so en Gre­cia hay quie­nes ven las sub­ven­cio­nes eu­ro­peas no co­mo una so­lu­ción sino co­mo una de las cau­sas de los pro­ble­mas de la economía grie­ga, por­que han po­di­do aca­rrear una ex­ce­si­va in­ver­sión en con­su­mo en lu­gar de des­ti­nar­se al fo­men­to de tec­no­lo­gías com­pe­ti­ti­vas.

En efec­to, las sub­ven­cio­nes per­ma­nen­tes pue­den pro­vo­car des­ajus­tes eco­nó­mi­cos. Y es cier­to que en al­gu­nas par­tes de la Unión Eu­ro­pea tam­bién se in­cum­plió cla­ra­men­te la ver­da­de­ra me­ta del fo­men­to re­gio­nal, a sa­ber, la ar­mo­ni­za­ción de los di­ver­sos es­tán­da­res de desa­rro­llo de las re­gio­nes eu­ro­peas, y to­do ello a pe­sar de una in­ten­sa pro­mo­ción du­ran­te de­ce­nios.

Que las co­sas tam­bién se pue­den ha­cer me­jor que­da pa­ten­te en el éxi­to de los pro­ce­sos con que han re­mon­ta­do po­si­cio­nes, por ejem­plo, Po­lo­nia o los nue­vos es­ta­dos fe­de­ra­dos ale­ma­nes. Pe­ro tam­po­co en Ale­ma­nia po­de­mos se­ña­lar a otros con el de­do. Tam­bién, en nues­tro país, un uso a ve­ces de­ma­sia­do alegre de los fon­dos eu­ro­peos ha da­do lu­gar a des­pro­pó­si­tos. ¿O aca­so al­guien pue­de afir­mar se­ria­men­te que el fo­men­to de jar­di­nes pú­bli­cos, cen­tros de spa y bie­nes­tar en ho­te­les ro­mán­ti­cos o la op­ti­mi­za­ción de la se­ña­li­za­ción de las ru­tas pa­ra ci­clo­tu­ris­tas tie­nen al­go que ver con la com­pe­ti­ti­vi­dad y los im­pul­sos al cre­ci­mien­to?

En vis­ta de la cri­sis de la deu­da, sen­ci­lla­men­te no po­de­mos per­mi­tir­nos se­guir co­mo has­ta aho­ra. El fo­men­to re­gio­nal re­pre­sen­ta más de un ter­cio del pre­su­pues­to de la Unión Eu­ro­pea. Hay que ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra que es­te di­ne­ro de los con­tri­bu- yen­tes se uti­li­ce de ma­ne­ra más res­pon­sa­ble que has­ta la fe­cha.

Eu­ro­pa ne­ce­si­ta ur­gen­te­men­te una reorien­ta­ción de su fo­men­to re­gio­nal. Bet­ter spen­ding son las pa­la­bras má­gi­cas pa­ra una nue­va po­lí­ti­ca es­truc­tu­ral eu­ro­pea. Lo que ne­ce­si­ta­mos es lo si­guien­te:

PAU­TAS CLA­RAS

A es­ca­la eu­ro­pea, hay que acor­dar cri­te­rios inequí­vo­cos pa­ra de­ter­mi­nar en qué se de­ben gas­tar los re­cur­sos de fo­men­to y en qué no. La asig­na­ción de fon­dos de­be orien­tar­se al cre­ci­mien­to, el empleo y la com­pe­ti­ti­vi­dad.

En lo que se re­fie­re a la apli­ca­ción de las pau­tas, los es­ta­dos miem­bros y la Co­mi­sión Eu­ro­pea tie­nen que man­te­ner una coope­ra­ción más es­tre­cha que has­ta aho­ra pa­ra iden­ti­fi­car las ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas de las res­pec- ti­vas eco­no­mías y op­ti­mi­zar el fo­men­to en fun­ción de las mis­mas. Qui­zás es­to se tra­duz­ca en que un país se con­cen­tre en re­du­cir el des­em­pleo juvenil, otro en pro­mo­ver el cré­di­to a las py­mes y otro en desa­rro­llar las in­fra­es­truc­tu­ras. En cual­quier ca­so, lo im­por­tan­te es que la se­lec­ción de los pro­yec­tos no se si­ga guian­do, co­mo ha ocu­rri­do con de­ma­sia­da fre­cuen­cia en el pa­sa­do, por in­tere­ses de la po­lí­ti­ca in­ter­na, sino que se su­bor­di­ne a ob­je­ti­vos eu­ro­peos co­mu­nes. Por eso, la de­ci­sión so­bre el uso de los re­cur­sos eu­ro­peos no de­be co­rres­pon­der ex­clu­si­va­men­te al país re­cep­tor.

MA­YOR FLE­XI­BI­LI­DAD

Las prio­ri­da­des acor­da­das en ma­te­ria de fo­men­to no de­ben asu­mir­se co­mo reali­da­des ina­mo­vi­bles. La nor­ma­ti­va ac­tual es­ta­ble- ce que los es­ta­dos miem­bros han de fi­jar con sie­te años de an­te­la­ción el des­tino de sus re­cur­sos. Es un pla­zo de­ma­sia­do lar­go. Por con­si­guien­te, al inicio de un pe­rio­do de fo­men­to, los es­ta­dos miem­bros de­be­rían con­ve­nir con la Co­mi­sión Eu­ro­pea in­di­ca­do­res ob­je­ti­vos, me­di­bles y vin­cu­lan­tes pa­ra sus me­tas.

A con­ti­nua­ción de­be­rían rea­li­zar­se eva­lua­cio­nes pe­rió­di­cas e in­de­pen­dien­tes que per­mi­tan com­pro­bar si los ob­je­ti­vos acor­da­dos re­quie­ren adap­ta­cio­nes o efec­ti­va­men­te han si­do al­can­za­dos. De no ser así, de­be exis­tir la po­si­bi­li­dad de cor­tar los pa­gos sub­si­guien­tes y des­ti­nar los re­cur­sos a pro­yec­tos nue­vos.

AYU­DA PA­RA PAÍ­SES EN CRI­SIS

Tam­bién en el ca­pí­tu­lo del fo­men­to re­gio­nal, nues­tro prin­ci­pal ob­je­ti­vo a cor­to pla­zo tie­ne que ser ayu­dar con to­do nues­tro em­pe­ño a los paí­ses afec­ta­dos por la cri­sis de la deu­da pa­ra que pue­dan de­jar­la atrás. Ya se han da­do pa­sos im­por­tan­tes en es­ta di­rec­ción: des­de ha­ce po­co, los es­ta­dos miem­bros in­clui­dos en pro­gra­mas de ayu­da han vis­to re­du­ci­da su con­tri­bu­ción pro­pia a

El fo­men­to re­gio­nal re­pre­sen­ta más de un ter­cio del pre­su­pues­to de la Unión Eu­ro­pea La asig­na­ción de fon­dos de­be orien­tar­se al cre­ci­mien­to, el empleo y la com­pe­ti­ti­vi­dad

la fi­nan­cia­ción de los pro­yec­tos de fo­men­to.

En Gre­cia, la uni­dad de apo­yo fa­ci­li­ta una uti­li­za­ción más sis­te­má­ti­ca y ágil de los re­cur­sos co­mu­ni­ta­rios. Con Ita­lia, la Co­mi­sión es­tá pre­pa­ran­do una adap­ta­ción de las prio­ri­da­des en fun­ción de los re­tos ur­gen­tes. Es pre­ci­so se­guir desa­rro­llan­do es­te ti­po de ini­cia­ti­vas. Pe­ro, pre­ci­sa­men­te en los paí­ses en di­fi­cul­ta­des, ne­ce­si­ta­mos an­te to­do un ma­yor gra­do de fle­xi­bi­li­dad pa­ra po­der reasig­nar re­cur­sos en aras de la com­pe­ti­ti­vi­dad.

Es­te año ne­go­cia­mos un nue­vo pe­rio­do fi­nan­cie­ro sep­te­nal de la Unión Eu­ro­pea, es de­cir, el mar­co de gas­to de la UE pa­ra el pe­rio­do 2014-2020. Tam­bién en es­te con­tex­to nues­tra exi­gen­cia esen­cial no es gas­tar más ( mo­re spen­ding) sino gas­tar me­jor ( bet­ter spen­ding). ¿Si no es la pre­sión de la cri­sis de la deu­da lo que nos ha­ce dar un au­tén­ti­co salto cua­li­ta­ti­vo en es­te te­rreno, qué va a ser y cuán­do? Ha lle­ga­do el mo­men­to de po­ner­se ma­nos a la obra.

CH­RIS NIEDENTHAL / FO­RUM Y KACPER PEMPEL / REUTERS

La es­ta­ción Cen­tral y el pa­la­cio de la Cul­tu­ra de Var­so­via (Po­lo­nia) en 1985 y en la ac­tua­li­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.