LA SE­MÁN­TI­CA DE LA ECONOMÍA

La Vanguardia - Dinero - - CONCEPTOS -

Pa­ra las trans­for­ma­cio­nes so­cia­les a las que las nue­vas co­yun­tu­ras obli­gan, la se­mán­ti­ca a me­nu­do di­fi­cul­ta los cam­bios cul­tu­ra­les pre­vios que se re­quie­ren. Las co­sas que nos sue­nan igual pue­den tra­du­cir en di­fe­ren­tes paí­ses en va­rios con­te­ni­dos. No per­ci­bir es­tas di­fe­ren­cias se­mán­ti­cas di­fi­cul­ta más que ayu­da los cam­bios que re­quie­ren con­sen­so. Por ejem­plo, en sue­co una mis­ma pa­la­bra iden­ti­fi­ca equi­dad e igual­dad. Pa­ra ellos, se es o no se es igual. La equi­dad en es­te ca­so con­cre­to es un tér­mino am­bi­guo que no dis­tin­guen. A me­nu­do no­so­tros rehui­mos las cues­tio­nes más ob­je­ti­va­bles (la igual­dad es un con­cep­to ma­te­má­ti­co) bus­can­do re­fu­gio en las más sub­je­ti­vas, ideo­ló­gi­cas (equi­dad en nues­tro ca­so, fair­ness aña­den al equity los an­glo­sa­jo­nes; ¡equity, que, por otra par­te, quie­re tam­bién de­cir ac­ción de par­ti­ci­pa­ción fi­nan­cie­ra en una com­pa­ñía!).

Eso re­fle­ja unos va­lo­res so­cia­les con­cre­tos. En España, pa­ra mu­chos, em­pre­sa, em­pren­de­du­ría, se iden­ti­fi­ca to­da­vía hoy con bu­si­ness (en el sen­ti­do de ha­cer ne­go­cio en be­ne­fi­cio pro­pio a es­pal­das de al­guien más), lo que se ve, ade­más, co­mo al­go in­com­pa­ti­ble con la ges­tión de de­ter­mi­na­dos ser­vi­cios so­cia­les. El be­ne­fi­cio mo­ne­ta­rio en los ser­vi­cios pú­bli­cos se des­pre­cia; el ex­ce­den­te ocul­to que se apro­pia el tra­ba­ja­dor pú­bli­co con su in­efi­cien­cia o ab­sen­tis­mo se acep­ta. Pa­ra los va­lo­res cul­tu­ra­les de un ru­so, el avan­ce pro­gre­si­vo no in­di­ca me­jo­ra, sino se­ñal de len­ti­tud. Ir en la di­rec­ción co­rrec­ta, pro­gre­sar, só­lo es la ex­cu­sa de quien no lle­ga. Pa­ra un in­glés, un pro­gra­ma ge­ne­ro­so mues­tra bon­dad; pa­ra un nór­di­co, sue­na a des­pil­fa­rro.

La ter­gi­ver­sa­ción del con­cep­to pú­bli­co es tam­bién un ejem­plo. Se di­ce a me­nu­do que el di­ne­ro pú­bli­co ha sal­va­do a la ban­ca. En España, a di­fe­ren­cia de otros paí­ses an­glo­sa­jo­nes, hay po­co di­ne­ro pú­bli­co (del con­tri­bu­yen­te) en la ban­ca, a pe­sar de lo que reite­ran al­gu­nos. Que un or­ga­nis­mo pú­bli­co lo pres­te, si lo ge­ne­ra ex­ter­na­men­te a los con­tri­bu­yen­tes, con deu­da de fue­ra del país, no lo ha­ce di­ne­ro pú­bli­co. En cual­quier ca­so, las des­ti­na­ta­rias en nues­tro país han si­do las ca­jas, tan que­ri­das, más que no la gran ban­ca. Es­tá cla­ro, que gra­cias a los ar­tícu­los tra­du­ci­dos de la pren­sa in­ter­na­cio­nal, lee­mos en cla­ve lo­cal ar­tícu­los de gran­des ideó­lo­gos es­cri­tos en cla­ve de allí, don­de sí que po­si­ble- men­te aquel su­pues­to de ayu­das se ha­ya da­do en la reali­dad.

Más cues­tio­nes se­mán­ti­cas. He oí­do de bue­na fuen­te re­fi­rién­do­se a la cri­sis eco­nó­mi­ca que un pro­fe­sio­nal de la en­se­ñan­za va­lo­ra­ba la cri­sis en po­si­ti­vo, a pe­sar del cie­rre de em­pre­sas, por lo que su­po­nía de re­duc­ción de la con­ta­mi­na­ción. Por cier­to, con­cep­to de bie­nes­tar en­tre empleo y ca­li­dad de vi­da bas­tan­te ses­ga­do. Wel­fa­re y well­being son tér­mi­nos que en España tie­nen tan só­lo una tra­duc­ción: bie­nes­tar, sin dis­tin­guir los as­pec­tos co­lec­ti­vos de los in­di­vi­dua­les. De he­cho, lo que un in­glés iden­ti­fi­ca co­mo pú­bli­co es­tá le­jos de lo que en­ten­de­mos aquí pa­ra tal. Pú­bli­co quie­re se­ña­lar ám­bi­tos abier­tos a la de­ci­sión pri­va­ti­va de la gen­te. Lo con­tra­rio de la iden­ti­fi­ca­ción que ha­ce­mos con ad­mi­nis­tra­ción, don­de al­guien más de­ci­de en nom­bre de todos. Es­to lo lla­ma­rán ellos es­ta­tal. El cos­te so­cial des­de es­ta per­cep­ción no es el pre­su­pues­ta­rio, de la ad­mi­nis­tra­ción, sino tam­bién lo que im­po­ne la re-

Pa­ra un in­glés, un pro­gra­ma ‘ge­ne­ro­so’ mues­tra bon­dad; pa­ra un nór­di­co, sue­na a ‘des­pil­fa­rro’ En­tre po­lí­ti­cos y aca­dé­mi­cos se de­tec­ta el abu­so en lo que se so­me­te al con­cep­to de ‘uni­ver­sa­li­dad’

gu­la­ción común y que su­fra­ga la ciu­da­da­nía (el cos­te de la ITV, el se­gu­ro sa­ni­ta­rio, las pen­sio­nes com­ple­men­ta­rias...).

En­tre un pa­go re­gu­la­do, y abo­na­do pri­va­da­men­te, y un im­pues­to só­lo les se­pa­ra a me­nu­do quién re­cau­da. En­tre un co­pa­go y un im­pues­to so­bre el con­su­mo, ni eso los di­fe­ren­cia: só­lo la cau­sa que los ge­ne­ra. ¿Qué quie­re de­cir en es­te con­tex­to re­pa­go, có­mo al­gu­nos di­cen aho­ra, si el pa­go ini­cial no ha bas­ta­do pa­ra su­fra­gar el cos­te de un ser­vi­cio?

Iden­ti­fi­car la fal­ta de un pre­cio ex­plí­ci­to con gra­tui­dad es otro ejem­plo de es­tos erro­res cul­tu­ra­les: los cos­tes de ac­ce­so, las pér­di­das por al­ter­na­ti­vas sa­cri­fi­ca­das ha­cien­do una ac­ción y no otra, son tam­bién un cos­te, cu­yo des­co­no­ci­mien­to prue­ba una ma­la com­pren­sión de la reali­dad.

Tam­bién, ca­be re­mar­car el en- ga­ño se­mán­ti­co de ana­li­zar ac­cio­nes pre­su­pues­ta­rias ais­la­das, des­de el gas­to, sin ana­li­zar los in­gre­sos que las tie­nen que fi­nan­ciar, co­mo si el di­ne­ro ca­ye­ra del cie­lo. El sen­ti­do común pi­de va­lo­rar los be­ne­fi­cios del gas­to a la vez que se con­ta­bi­li­zan las con­se­cuen­cias fis­ca­les, las pér­di­das de bie­nes­tar: des­de el ex­ce­so de gra­va­men que dis­tor­sio­na el com­por­ta­mien­to in­di­vi­dual has­ta los efec­tos de la im­po­si­ción so­bre el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, de unos pa­gos, en to­do ca­so, nun­ca vo­lun­ta­rios. ¡El éxi­to de un Es­ta­do de bie­nes­tar no es crear­lo, sino ha­cer­lo sol­ven­te y sos­te­ni­ble!

Fi­nal­men­te, y con efec­tos so­bre la re­di­rec­ción ne­ce­sa­ria hoy de la po­lí­ti­ca so­cial, se de­tec­ta en­tre po­lí­ti­cos y aca­dé­mi­cos el abu­so en lo que se so­me­te al con­cep­to de uni­ver­sa­li­dad en los ser­vi­cios del Es­ta­do de bie­nes­tar, iden­ti­fi­ca­dos a me­nu­do con ba­rra li­bre, ac­ce­so sin res­tric­ción (fi­nan­cie­ra se en­tien­de). Se su­po­ne que con el uni­ver­sa­lis­mo se me­jo­ran los re­sul­ta­dos, con­fun­dien­do ac­ce­so a re­cur­sos con con­su­mo efec­ti­vo, y es­to con con­se­cu­cio­nes. Si uni­ver­sa­lis­mo quie­re de­cir que to­do el mun­do es ele­gi­ble y que la afi­lia­ción al ser­vi­cio es obli­ga­to­ria (sin op­ción de aban­do­nar el sis­te­ma pú­bli­co re­ti­ran­do la con­tri­bu­ción fis­cal in­di­vi­dual), na­da que de­cir. Pe­ro no to­do el mun­do al uni­ver­sa­lis­mo, en­ten­di­do co­mo po­ten­cial­men­te ele­gi­ble an­te la apa­ri­ción de la con­tin­gen­cia cu­bier­ta, es ne­ce­sa­ria­men­te ele­gi­do. La prue­ba de ne­ce­si­da­des o me­dios pue­de ha­cer un re­que­ri­mien­to adi­cio­nal. La se­mán­ti­ca ha­ce que aho­ra los uni­ver­sa­lis­tas ha­yan in­ven­ta­do la uni­ver­sa­li­dad pro­por­cio­na­da; cla­ro, es­tá pro­por­cio­na­da co­mo mí­ni­mo a la ne­ce­si­dad re­la­ti­va. De nue­vo, una ma­ne­ra de no re­co­no­cer que ser se­lec­ti­vos, con po­lí­ti­cas orien­ta­das a los co­lec­ti­vos más ne­ce­si­ta­dos, cons­ti­tu­ye prue­ba inequí­vo­ca que un euro gas­ta­do en una ac­ción prio­ri­za­da se­rá más efec­ti­vo que en una ge­né­ri­ca en el mo­men­to de re­dis­tri­buir el bie­nes­tar so­cial.

Un nór­di­co uni­ver­sa­lis­ta po­dría ar­gu­men­tar que ex­ten­der la ayu­da a to­do el mun­do es me­jor, ya que se eli­mi­nan los cos­tes de se­lec­ción, y que 400 eu­ros a todos por igual, por ejem­plo, es el mo­do de co­lo­car a to­da la ciu­da­da­nía en el mis­mo sa­co del bie­nes­tar so­cial. Am­bos ar­gu­men­tos tie­nen pros, pe­ro tam­bién de­bi­li­da­des ob­vias. El pri­me­ro es em­pí­ri­co, por lo tan­to no va­li­da­ble en to­do mo­men­to o lu­gar, y el otro es de per­cep­ción ideo­ló­gi­ca, que no pue­de tener otro fil­tro en de­mo­cra­cia que lo que re­pre­sen­ten, pa­ra bien o pa­ra mal, nues­tros par­la­men­ta­rios.

LAU­REN­CE DUT­TON / GETTY

La se­mán­ti­ca a me­nu­do di­fi­cul­ta los cam­bios cul­tu­ra­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.