El as­cen­so de la de­sigual­dad

La bre­cha en­tre ri­cos y po­bres se ha dis­pa­ra­do al ni­vel más al­to de los úl­ti­mos trein­ta años

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - John Wi­lliam Wil­kin­son

To­das las fa­mi­lias di­cho­sas se pa­re­cen, pe­ro las in­fe­li­ces lo son ca­da una a su ma­ne­ra”, de­cía Tols­tói. ¿Te­nía ra­zón? Pro­ba­ble­men­te, sí. Pe­ro nó­te­se que no ha­bla de fa­mi­lias ri­cas o po­bres, ya que in­clu­so la más opu­len­ta pue­de al mis­mo tiem­po ser la más des­di­cha­da; y, cla­ro, la más me­nes­te­ro­sa, la más di­cho­sa. Só­lo hay que dar una vuel­ta por cual­quier país sub­de­sa­rro­lla­do pa­ra ver en­tre tan­ta po­bre­za, so­bre to­do en las al­deas no con­ta­mi­na­das por las ur­bes, ca­ras de fe­li­ci­dad; se­gu­ra­men­te más que en cual­quier con­cu­rri­do bu­le­var del pri­mer mun­do.

En Eu­ro­pa, en to­do Oc­ci­den­te, va en au­men­to, de nue­vo, la can­ti­dad de fa­mi­lias su­mi­das en la mi­se­ria. Ca­da una se las arre­gla a su ma­ne­ra, má­xi­me aho­ra que las ayu­das y los sub­si­dios con los que po­dían con­tar o se han vis­to re­du­ci­dos o ya han si­do su­pri­mi­dos, o tie­nen los días con­ta­dos. Mu­chas la­cras que se creían erra­di­ca­das han vuel­to con ma­yor vi­ru­len­cia, co­mo los vi­rus que se ha­cen re­sis­ten­tes a los an­ti­bió­ti­cos. La si­tua­ción es tal que se di­ría que ya na­die po­see un mi­la­gro­so fár­ma­co ca­paz de fre­nar el de­te­rio­ro de nues­tra ca­da­vé­ri­ca economía.

Tal vez ha ha­bi­do siem­pre la mis­ma can­ti­dad de ri­que­za y po­bre­za. Lo que va­ría es el re­par­to. Y en eso se ba­san las di­ver­sas ideo­lo­gías po­lí­ti­cas: en de­ci­dir có­mo se efec­túa el re­par­to. Pe­ro go­bier­ne quien go­bier­ne, des­de el 2008 la bre­cha de la de­sigual­dad se ha en­san­cha­do tan­to que da vér­ti­go. De pron­to, los im­pues­tos no sir­ven pa­ra ce­rrar­la, y las le­yes la­bo­ra­les apro­ba­das en tiem­pos de cre­ci­mien­to ré­cord arro­jan a la ca­lle a mi­les de tra­ba­ja­do­res. Los jó­ve­nes cua­li­fi­ca­dos se mar­chan al ex­tran­je­ro. Ni si­quie­ra que­dan bur­bu­jas a prue­ba de los agui­jo­na­zos de los mer­ca­dos.

¿QUÉ FUE DE LA ‘ÉGA­LI­TÉ’?

El le­ma de la Re­pú­bli­ca Fran­ce­sa –¡y de Hai­tí!– si­gue sien­do el re­vo­lu­cio­na­rio Li­ber­té, éga­li­té et fra­ter­ni­té, aun­que, a po­cos me­ses de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, pa­re­ce que mu­chos vo­tan­tes –y no só­lo fran­ce­ses– vol­ve­rían en­can­ta­dos a la ver­sión del Go­bierno de Vichy: Tra­vail, fa­mi­lle, pa­trie! Por­que sin ir más le­jos, lo de la li­ber­té y, si se apre­mia, tam­bién la fra­ter­ni- té, es­ta­rá muy bien, pe­ro en cuan­to a eso de la éga­li­té, bueno… ¿Sa­bría jus­ti­fi­car­la Ana Ma­to, fla­man­te Mi­nis­tra del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad, Ser­vi­cios So­cia­les e Igual­dad? Tal vez la igual­dad no sea más que un bie­nin­ten­cio­na­do an­he­lo, una qui­me­ra, mien­tras que la de­sigual­dad es una reali­dad ram­pan­te que des­ga­rra la so­cie­dad sin con­tem­pla­cio­nes.

Si las ten­ta­ti­vas de Oba­ma por ex­ten­der la co­ber­tu­ra sa­ni­ta­ria a to­da la po­bla­ción le pa­re­ció al Tea Party po­co más que los de­li­rios de un co­mu­nis­ta eu­ro­peís­ta, ¡qué de­ben de pen­sar de la re­cien­te de­ci­sión del Go­bierno de Ma­riano Ra­joy de re­ba­jar en un 30% el suel­do de los di­rec­ti­vos del sec- tor pú­bli­co em­pre­sa­rial? Ni si­quie­ra Mao Ze­dong lle­gó a tan­to. Las in­ter­mi­na­bles co­las so­vié­ti­cas pa­ra com­prar pan o me­dia sal­chi­cha aho­ra se for­man de­lan­te

Pron­to se ve­rá si el ca­pi­ta­lis­mo pue­de fun­cio­nar sin que los ciu­da­da­nos ten­gan di­ne­ro que gas­tar

de las ofi­ci­nas del Inem. O en las pa­ra­das de au­to­bús o la sa­la de es­pe­ra de ur­gen­cias.

La bre­cha en­tre los más ri­cos y los más po­bres se ha dis­pa­ra­do al ni­vel más al­to de los úl­ti­mos trein­ta años. En la Unión Eu­ro­pea, las po­lí­ti­cas de re­dis­tri­bu­ción de ri­que­za han ido per­dien­do efi­ca­cia. Los ser­vi­cios pú­bli­cos y las pres­ta­cio­nes so­cia­les han su­fri­do un se­ve­ro re­vés. Las ren­tas sa­la­ria­les han ba­ja­do en pi­ca­do. Co­mo por ar­te de ma­gia, los im­pues­tos ya no re­equi­li­bran las di­fe­ren­cias. La glo­ba­li­za­ción, cual hu­ra­cán, es el enemi­go in­vi­si­ble que des­tru­ye to­do cuan­to en­cuen­tra a su pa­so.

Un in­for­me ba­sa­do en los da­tos del 2008 de la or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co cal­cu­la que el 10% me­jor si­tua­do ga­na­ba co­mo pro­me­dio 9,6 ve­ces más que el peor pa­ga­do. En España eran ca­si 12 ve­ces más, fren­te a las 14 de Es­ta­dos Uni­dos. Y si has­ta ha­ce po­co el eje­cu­ti­vo es­ta­dou­ni­den­se ve­nía co­bran­do 30 ve­ces más que su em­plea­do, aho­ra ga­na 110 ve­ces más. Y, en­ci­ma, co­mo ha la­men­ta­do el pre­si­den­te Oba­ma, pa­ga me­nos im­pues­tos. Pe­ro es en China don­de se re­gis­tra el ma­yor des­equi­li­bro sa­la­rial de la his­to­ria.

Los con­tra­tos blin­da­dos en ple­na efer­ves­cen­cia eco­nó­mi­ca de los tiem­pos de Fe­li­pe Gon­zá­lez con­vir­tie­ron la ge­ne­ra­ción si­guien­te en mi­leu­ris­ta. Los nue­vos ri­cos pa­sa­ron el tes­ti­go a los nue­vos po­bres. Y es que hay que arries­gar, in­sis­ten los más ri­cos; eso sí, con el di­ne­ro de los po­bres. Aun­que, bien mi­ra­do, qué más da: la pa­ga de los al­tos eje­cu­ti­vos no se ve afec­ta­da por sus fra­ca­sos; y si son des­pe­di­dos se mar­chan con las al­for­jas a re­ven­tar. Los ac­cio­nis­tas pa­gan el pato.

La bre­cha tam­po­co per­do­na en educación y sa­lud, lo que mer­ma el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co a me­dio y lar­go pla­zo. La ta­sa de na­ta­li­dad es­tá por los sue­los y ba­jan­do. Mu­chos in­mi­gran­tes se mar­chan. Un des­ca­la­bro de­mo­grá­fi­co ha­ría pe­li­grar las pen­sio­nes el día de ma­ña­na.

JUS­TI­CIA SO­CIAL

¿Quién pue­de o de­be po­ner fin a es­ta de­ba­cle? His­tó­ri­ca­men­te les to­ca­ba a los po­lí­ti­cos, pe­ro los ban­que­ros y los ri­cos muy ri­cos y sus lob­bies con­tro­lan gran par­te del pro­ce­so de­mo­crá­ti­co. Hay co­men­ta­ris­tas es­ta­dou­ni­den­ses que ase­gu­ran que el sis­te­ma ha en­tra­do en la fase de “irra­cio­na­li­dad ra­cio­nal”. Que se lo cuen­ten a los mi­llo­nes de po­bres de so­lem­ni­dad. Y es que, des­de la caí­da del mu­ro de Ber­lín, el ca­pi­ta­lis­mo ha des­cu­bier­to que ya no ha­ce fal­ta di­si­mu­lar su co­di­cia. La Unión Eu­ro­pea, que ve­nía sien­do un éxi­to sin pre­ce­den­tes pro­vis­to de un bri­llan­te por­ve­nir, se ol­vi­dó de la jus­ti­cia so­cial y, ca­da so­cio me­dran­do egoís­ta­men­te por su cuenta, ca­yó en la tram­pa del di­ne­ro fá­cil, la desunión y es­ta in­so­por­ta­ble y cre­cien­te de­sigual­dad.

Pron­to se ve­rá si el ca­pi­ta­lis­mo pue­de fun­cio­nar, co­mo du­ran­te los se­ten­ta años del co­mu­nis­mo so­vié­ti­co, sin que los ciu­da­da­nos ten­gan di­ne­ro que gas­tar. De mo­men­to, hay em­pa­te en cuan­to a su ca­pa­ci­dad de lle­var­se por de­lan­te a la cla­se me­dia, echán­do­la al abis­mo que se en­san­cha en­tre los ri­cos ca­da vez más ri­cos y los po­bres ca­da vez más po­bres.

TRANS­CEN­DEN­TAL GRAP­HICS / GETTY

Re­par­to de co­mi­da en la ciu­dad de Nue­va York en 1932, en ple­na épo­ca de la gran de­pre­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.