Com­par­tir ex­pe­rien­cias

La Vanguardia - Dinero - - GESTIÓN - Jor­di Gou­la

En­tre hoy y el año 2015 el FMI es­ti­ma que se va a re­gis­trar a ni­vel mun­dial un vo­lu­men de ven­ci­mien­tos de deu­da cor­po­ra­ti­va del or­den de los tres bi­llo­nes de dó­la­res –unos 2,3 bi­llo­nes de eu­ros– y la pregunta obli­ga­da que plan­tear­se es si es­ta­mos en­ca­mi­na­dos ha­cia un co­lap­so de la re­fi­nan­cia­ción. “Un 50% de la deu­da em­pre­sa­rial no se pue­de re­fi­nan­ciar por la vía ban­ca­ria y la úni­ca so­lu­ción es a ba­se de fu­sio­nes y com­pras de em­pre­sas. Es­to va a ser un boom. De ca­da mil em­pre­sas, en el año 1987 no lle­ga­ban al 10% las que que­rían com­prar o ven­der y aho­ra so­bre­pa­san el 60%”, afir­ma con con­tun­den­cia Jo­sé M.ª Ro­man­ces, pre­si­den­te de ACG y de Clo­sa. Y no só­lo por la deu­da, sino ade­más por­que “las em­pre­sas es­pa­ño­las tie­nen un pro­ble­ma con el tamaño pa­ra po­der com­pe­tir en el mer­ca­do glo­ba­li­za­do ac­tual. Ade­más, el cre­ci­mien­to or­gá­ni­co, aquel ba­sa­do en el que la pro­pia em­pre­sa pue­de ofre­cer, es a me­nu­do in­su­fi­cien­te”.

Es­tos son los ar­gu­men­tos de Ro­man­ces pa­ra que la em­pre­sa ga­ne tamaño por la vía inor­gá­ni­ca, es de­cir por la de la fu­sión o la com­pra de otras. De aquí la im­por­tan­cia de or­ga­ni­za­cio­nes co­mo ACG, que él pre­si­de en Es- pa­ña. Fre­de­ric Bo­rrás, te­so­re­ro de ACG y so­cio de KPMG ex­pli­ca que se tra­ta de una aso­cia­ción glo­bal sin áni­mo de lu­cro, fun­da­da en EE.UU. en 1954 y que ini­ció su an­da­du­ra en España en el año 2010. “La aso­cia­ción cuenta con tres ti­pos de so­cios a par­tes igua­les. Es­tán los pro­vee­do­res de ca­pi­tal, co­mo fa­mily of­fi­ces, pri­va­te equity, em­pre­sas...; com­pa­ñías con cre­ci­mien­tos inor­gá­ni­cos (com­pras de em­pre­sas) y ase­so­res de ser­vi­cios anexos a es­ta ac­ti­vi­dad. En EE.UU. ha te­ni­do mu-

Se tra­ta de crear pun­tos de en­cuen­tro en­tre per­so­nas de al­to ni­vel en sus res­pec­ti­vas em­pre­sas

cho éxi­to, co­mo prue­ban sus 14.000 miem­bros ac­tua­les, por­que los em­pre­sa­rios es­tán muy orien­ta­dos al cre­ci­mien­to inor­gá­ni­co. En España to­da­vía no es así, por eso se ha pen­sa­do que es in­tere­san­te su lan­za­mien­to”.

Se tra­ta de ge­ne­rar pun­tos de en­cuen­tro en­tre eje­cu­ti­vos de al­to ni­vel en sus res­pec­ti­vas em­pre­sas. Acos­tum­bran a ser co­mi­das en pe­tit co­mi­té “en las que las per­so­nas ex­pli­can con to­da li­ber­tad sus ex­pe­rien­cias. En otras oca­sio­nes se traen es­pe­cia­lis­tas en te­mas con­cre­tos y una vez al mes se ha­ce una reunión de best prac­ti­ces”, ex­pli­ca Ro­man­ces, quien sos­tie­ne la teo­ría de que en España “las em­pre­sas in­dus­tria­les y de ser­vi­cios de cual­quier tamaño son tan pro­duc­ti­vas co­mo sus co­le­gas del ex­te­rior. Lo que su­ce­de es que, co­mo país, España es me­nos pro­duc­ti­vo por­que aquí te­ne­mos un ex­ce­so de pe­que­ñas em­pre­sas. Por ello, en ACG pro­mo­ve­mos la opor­tu­ni­dad de ge­ne­rar em­pre­sas más gran­des y más efi­cien­tes, a ba­se de que sus di­rec­ti­vos to­men con­tac­to en­tre ellos”.

Ge­ne­rar opor­tu­ni­da­des en­tre los dis­tin­tos miem­bros de ACG.

Com­par­tir las ex­pe­rien­cias y es­tra­te­gias reales de éxi­to de re­co­no­ci­dos pro­fe­sio­na­les, pa­ra con­se­guir cre­ci­mien­tos cor­po­ra­ti­vos sa­lu­da­bles.

Uti­li­zar las opor­tu­ni­da­des ili­mi­ta­das de net­wor­king me-

Tan­to Bo­rrás co­mo Ro­man­ces son muy cons­cien­tes de que la cul­tu­ra em­pre­sa­rial es muy im­por­tan­te, por lo que el fun­cio­na­mien­to de la aso­cia­ción en Bar­ce­lo­na se adap­ta a las cos­tum­bres lo­ca­les. “En Ca­ta­lun­ya so­mos muy in­de­pen­dien­tes y re­sul­ta di­fí­cil que las pe­que­ñas em­pre­sas vean la ne­ce­si­dad de in­te­grar­se”, apun­ta Ro­man­ces. Por su par­te, Bo­rrás re­cuer­da que “uno de los mo­to­res del salto que España ha da­do en el mun­do ha si­do el com­por­ta­mien­to de las gran­des em- “Un mo­men­to de cri­sis es una opor­tu­ni­dad pa­ra cre­cer, un mo­men­to pa­ra com­prar bien”, afir­ma Bo­rrás. Qui­zás por ello en el pri­mer año de vi­da ACG Spain ya tie­ne 70 so­cios, todos ellos car­gos im­por­tan­tes en la com­pra­ven­ta de com­pa­ñías en sus res­pec­ti­vas or­ga­ni­za­cio­nes. Ro­man­ces re­cuer­da que se ha em­pe­za­do en el 2010 en Bar­ce­lo­na pe­ro que es in­mi­nen­te ha­cer­lo en Ma­drid.

En­tre los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos de ACG Spain am­bos miem­bros de la di­rec­ti­va se­ña­lan: dian­te reunio­nes de em­pre­sa­rios y pro­fe­sio­na­les y con­tac­tos en­tre miem­bros, a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, pa­ra rea­li­zar opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio.

Ac­ce­der a una red de más de 14.000 aso­cia­dos pa­ra la bus­ca de me­jo­res opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio o fi­nan­cia­ción. pre­sas que han sur­gi­do en el país en los úl­ti­mos quin­ce años”.

El sis­te­ma de fun­cio­na­mien­to es va­rio­pin­to. En los en­cuen­tros se or­ga­ni­zan even­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra fa­vo­re­cer la com­pra­ven­ta de em­pre­sas. En Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo, se rea­li­za la deal con­nec­tion, que con­sis­te en que una pri­va­te equity pa­ga por tener una me­sa en el even­to y por ella va pa­san­do gen­te pa­ra ven­der su em­pre­sa. “Es­to aquí es más di­fí­cil por­que te­ne­mos un con­cep­to de la con­fi­den­cia­li­dad dis­tin­to al de los ame­ri­ca­nos. Aquí, al­guien que quie­ra ven­der es vis­to con una con­no­ta­ción ne­ga­ti­va, pe­ro eso es­tá cam­bian­do. Por ello ACG ha­rá en España ac­ti­vi­da­des más ade­cua­das a nues­tra cul­tu­ra, nos adap­ta­re­mos a nues­tras pe­cu­lia­ri­da­des”, di­ce Ro­man­ces.

Am­bos in­sis­ten en que aho­ra es un buen mo­men­to pa­ra lan­zar es­ta ac­ti­vi­dad. “La gen­te sa­be hoy que la em­pre­sa de­be cre­cer. Na­die dis­cu­te que el tamaño es im­por­tan­te. Ha­ce 4 o 5 años aun­que se tu­vie­ran pro­ble­mas de tamaño que­da­ban en­mas­ca­ra­dos por la bon­dad de la co­yun­tu­ra y se ga­na­ba di­ne­ro igual”, apun­ta Ro­man­ces. Y aña­de que “un 50% de las ve­ces no se cum­plen los pla­nes de ne­go­cios pre­vis­tos. Aun así, en el 80% de ca­sos es­tán con­ten­tos. De­be­mos con­se­guir au­men­tar es­tos 50% y 80%, co­mo en Es­ta­dos Uni­dos, don­de es­tán en el 98% de sa­tis­fac­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.