¿Una economía sin eco­no­mis­tas?

El profesor de Cam­brid­ge Ha-joon Chang des­mon­ta con iro­nía la or­to­do­xia eco­nó­mi­ca ac­tual

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - 23 CO­SAS QUE NO TE CUEN­TAN SO­BRE EL CA­PI­TA­LIS­MO Jus­to Ba­rran­co

En 1953 a Char­lie Wil­son, an­ti­guo di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Ge­ne­ral Mo­tors, le pre­gun­ta­ron en una se­sión en el Con­gre­so pa­ra nom­brar­le Se­cre­ta­rio de De­fen­sa si veía in­com­pa­ti­bi­li­da­des en­tre su tra­yec­to­ria em­pre­sa­rial y sus nue­vos de­be­res. Wil­son con­tes­tó ha­cien­do his­to­ria: “Siem­pre he pen­sa­do que lo que es bueno pa­ra Es­ta­dos Uni­dos es bueno pa­ra Ge­ne­ral Mo­tors, y vi­ce­ver­sa”. Des­de lue­go, no es lo que ha su­ce­di­do en las úl­ti­mas dé­ca­das. En el 2009, GM que­bró y el go­bierno se hi­zo car­go de ella. An­te la du­ra com­pe­ten­cia de las im­por­ta­cio­nes de Ale­ma­nia, Ja­pón y Co­rea, GM ha­bía op­ta­do por la vía fá­cil. Lo­gró que el go­bierno im­pu­sie­ra cuo­tas a las im­por­ta­cio­nes y, en los años 90, apos­tó por su bra­zo fi­nan­cie­ro. Pe­ro, di­ce el profesor de Cam­brid­ge HaJoon Chang en su nue­vo li­bro, 23 co­sas que no te cuen­tan so­bre el ca­pi­ta­lis­mo, na­da sir­vió. De he­cho, na­da de lo que hi­zo GM en las úl­ti­mas dé­ca­das fue bueno ni pa­ra el país ni pa­ra la com­pa­ñía, a me­nos que se equi­pa­re a és­ta con sus di­rec­ti­vos y al­gu­nos ac­cio­nis­tas. Por­que, eso sí, los di­rec­ti­vos co­bra­ron sa­la­rios ab­sur­dos por lo­grar be­ne­fi­cios ele­va­dos a ba­se de no in­ver­tir en tec­no­lo­gía y de ex­pri­mir a em­plea­dos y pro­vee­do­res. Y com­pra­ron a los ac­cio­nis­tas con mu­chos di­vi­den­dos y re­com­pran­do ac­cio­nes. A la ma­yo­ría de ac­cio­nis­tas, que no te­nían gran in­te­rés en el fu­tu­ro de la em­pre­sa y po­dían ven­der sus par­ti­ci­pa­cio­nes al día si­guien­te, les da­ba lo mis­mo.

El de GM es un ejem­plo sig­ni­fi­ca­ti­vo de la economía de las úl­ti­mas dé­ca­das, pe­ro tam­bién tam­bién de las crí­ti­cas que el profesor Ha-joon Chang ex­po­ne con un ver­bo y unos ar­gu­men­tos que en­gan­chan al lec­tor. Co­mo cuan­do cues­tio­na que vi­va­mos en una economía pos­t­in­dus­trial y del co­no­ci­mien­to, una creen­cia que, di­ce, ha­ce ig­no­rar las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas de la desin­dus­tria­li­za­ción –la ma­yo­ría de ser­vi­cios de al­to va­lor aña­di­do de­pen­den del sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ro– y pro­mue­ve in­gen­tes in­ver­sio­nes en educación uni­ver­si­ta­ria. Sin em­bar­go, en 1990 Sui­za te­nía una de las pro­duc­ti­vi­da­des más al­tas del mun­do con só­lo un 15% de uni­ver­si­ta­rios. Es me­jor fo­men­tar la in­ver­sión en co­sas abu­rri­das co- mo la ma­qui­na­ria, las in­fra­es­truc­tu­ras y la for­ma­ción la­bo­ral.

No só­lo eso: con­tra la or­to­do­xia ac­tual, ra­zo­na que los go­bier­nos de­ben po­der in­ter­ve­nir pa­ra crear em­pre­sas po­ten­tes en sus paí­ses. Co­mo se ha he­cho siem­pre. Co­mo hi­zo la po­bre Co­rea del Sur de 1965 al cons­truir una ace­re­ría in­te­gra­da sin tener ma­te­rias pri­mas: hoy Pos­co es el cuar­to pro­duc­tor mun­dial de ace­ro.

En ese sen­ti­do, Chang es­tá preo­cu­pa­do so­bre to­do por los ad­ver­sos efec­tos que tie­ne la ideo­lo­gía de li­bre mer­ca­do to­tal que go­bier- na el mun­do des­de los años 80. Una po­lí­ti­ca que, se­ña­la, ha pro­vo­ca­do un cre­ci­mien­to más len­to, ma­yor de­sigual­dad y una ines­ta­bi­li­dad más acen­tua­da en la ma­yo­ría de paí­ses. La ta­sa de cre­ci­mien­to de la ren­ta per cá­pi­ta en EE.UU en los 60 y 70 fue del 2,6%, pe­ro ba­jó al 1,6% en el pe­rio­do 1990-2009, en pleno apo­geo del ca­pi­ta­lis­mo ac­cio­na­rial: el au­men­to de la pro­por­ción de los be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les en la ren­ta na­cio­nal no tra­jo ma­yo­res sino me­no­res in­ver­sio­nes. No es ex­tra­ño: la li­be­ra­li­za­ción fi­nan­cie­ra dis­pa­ró la bús­que­da del be­ne­fi­cio rá­pi­do, obli­gan­do a las em­pre­sas a po­lí­ti­cas cor­to­pla­cis­tas. El pro­ble­ma, pa­ra Chang, es que la economía fi­nan­cie­ra va a mu­cha más ve­lo­ci­dad que la real, lo que pro­vo­ca que se des­es­ta­bi­li­ce el con­jun­to. Así que no ve­ría mal la ta­sa To­bin pa­ra echar are­na a los en­gra­na­jes fi­nan­cie­ros.

Con mu­cha iro­nía el úl­ti­mo tó­pi­co que abor­da el au­tor es que ha­gan fal­ta eco­no­mis­tas pa­ra ha­cer una bue­na po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca. En los años del mi­la­gro ja­po­nés y co­reano la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca la di­ri­gie­ron abo­ga­dos. En Tai­wán y China, in­ge­nie­ros. Es más, di­ce, en las úl­ti­mas dé­ca­das los eco­no­mis­tas han si­do des­es­ta­bi­li­za­do­res pa­ra las vi­das de los ciu­da­da­nos, ha­cién­do­les ig­no­rar la pér­di­da del con­trol na­cio­nal de su economía, in­fun­dien­do dis­pli­cen­cia an­te la desin­dus­tria­li­za­ción o jus­ti­fi­can­do los ele­va­dos suel­dos de los eje­cu­ti­vos. En reali­dad, ase­gu­ra, el pro­ble­ma es que só­lo se ha es­cu­cha­do a par­te de los eco­no­mis­tas.

Ha-joon Chang afir­ma que, con­tra el tó­pi­co, en las úl­ti­mas dé­ca­das lo que ha si­do bueno pa­ra Ge­ne­ral Mo­tors no lo ha si­do pa­ra EE.UU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.