Los in­ge­nie­ros emi­ten una cer­ti­fi­ca­ción ho­mo­lo­ga­da

La unión de los cin­co co­le­gios pro­fe­sio­na­les ca­ta­la­nes de in­ge­nie­ría su­po­ne un pri­mer pa­so en la con­so­li­da­ción de una agru­pa­ción pro­fe­sio­nal con un có­di­go deon­to­ló­gi­co común si­mi­lar a las exis­ten­tes en Ale­ma­nia y el Reino Uni­do

La Vanguardia - Dinero - - BARCELONA METRÓPOLIS - An­na Ca­ba­ni­llas

Si bien has­ta ha­ce po­co tiem­po la pro­fe­sión del in­ge­nie­ro se con­tem­pla­ba co­mo una de las me­jor re­tri­bui­das, va­lo­ra­das y de­man­da­das por par­te las em­pre­sas del país, la cri­sis ha cam­bia­do las re­glas del jue­go pa­ra es­te co­lec­ti­vo. Así, des­de el año 2008 el 90% de las ofer­tas de tra­ba­jo que re­ci­ben di­chos pro­fe­sio­na­les en to­do el Es­ta­do son de em­pre­sas que so­li­ci­tan per­so­nal pa­ra tra­ba­jar en paí­ses co­mo Ale­ma­nia, No­rue­ga, Di­na­mar­ca o los le­ja­nos Bra­sil y Aus­tra­lia, en­tre mu­chos otros. La ya de­no­mi­na­da fu­ga de ce­re­bros en España es una pal­pa­ble reali­dad tal y co­mo afir­ma el es­tu­dio ela­bo­ra­do por Adec­co que de­ter­mi­na que el nú­me­ro de es­pa­ño­les que re­si­den en el ex­tran­je­ro au­men­tó en un 9,2% en­tre el 2008 y el 2010, mo­ti­va­dos por en­con­trar un pues­to de tra­ba­jo que, ade­más, en la ma­yo­ría de los ca­sos es­tá me­jor re­mu­ne­ra­do.

An­te es­ta mo­vi­li­dad de los

Se re­co­ge­rán los da­tos iden­ti­fi­ca­ti­vos del pro­fe­sio­nal y el ni­vel ob­te­ni­do en el ám­bi­to com­pe­ten­cial

pro­fe­sio­na­les de la in­ge­nie­ría, y te­nien­do en cuenta el mar­co le­gal pro­pi­cia­do por la di­rec­ti­va Bol­kes­tein, que sim­pli­fi­ca al má­xi­mo la pre­sen­ta­ción de trá­mi­tes y pa­pe­les con el ob­je­ti­vo de li­be­ra­li­zar la cir­cu­la­ción de ser­vi­cios den­tro de la UE, cin­co co­le­gios pro­fe­sio­na­les ca­ta­la­nes de la in­ge­nie­ría (Agró­no­mos, Ca­mi­nos, In­dus­tria­les, In­for­má­ti­ca y Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes) se han uni­do pa­ra crear la Agen­cia de Ca­li­fi­ca­ción de Pro­fe­sio­na­les de la In­ge­nie­ría. Una fundación que con­tem­pla co­mo prin­ci­pal fi­na­li­dad la ca­li­fi­ca­ción de los pro­fe­sio­na­les de la in­ge­nie­ría en fun­ción de sus co­no­ci­mien­tos acre­di­ta­dos y de su ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal. “Es­ta cer­ti­fi­ca­ción ho­mo­lo­ga­da in- ter­na­cio­nal­men­te se­rá muy útil pa­ra aque­llos pro­fe­sio­na­les que quie­ran tra­ba­jar en cual­quier par­te del mun­do y que, la­men­ta­ble­men­te, ca­da día son más”, ad­vier­te Joan Vall­vé, de­cano del Col·le­gi d’en­gin­yers In­dus­trials de Ca­ta­lun­ya, e im­pul­sor de di­cha fundación.

Así, aquel in­ge­nie­ro que desee so­li­ci­tar su ca­li­fi­ca­ción pro­fe­sio­nal de­be­rá po­ner­se en con­tac­to con la agen­cia de ca­li­fi­ca­ción pro­fe­sio­nal que, tras re­vi­sar y ve­ri­fi- car la in­for­ma­ción apor­ta­da so­bre la ti­tu­la­ción aca­dé­mi­ca del pro­fe­sio­nal y las ac­ti­vi­da­des que ha­ya desem­pe­ña­do has­ta el mo­men­to, emi­ti­rá el cer­ti­fi­ca­do de ca­li­fi­ca­ción pro­fe­sio­nal. En di­cho do­cu­men­to, emi­ti­do por un tri­bu­nal in­de­pen­dien­te for­ma­do por di­ver­sos pro­fe­sio­na­les re­le­van­tes del sec­tor, se re­co­ge­rán los da­tos iden­ti­fi­ca­ti­vos del pro­fe­sio­nal y el ni­vel ob­te­ni­do en el ám­bi­to com­pe­ten­cial, que se en­con­tra­rá en­tre el 1 y el 9 en fun- ción del ti­po de for­ma­ción (téc­ni­co, gra­do, su­pe­rior o más­ter) y de la ex­pe­rien­cia la­bo­ral de­mos­tra­da.

“En es­tos mo­men­tos, los in­ge­nie­ros ca­ta­la­nes go­zan de un gran re­co­no­ci­mien­to en Eu­ro­pa por su ex­ce­len­te for­ma­ción. Me­dian­te el cer­ti­fi­ca­do de ca­li­fi­ca­ción pro­fe­sio­nal, que es­tá he­cho so­bre la ba­se de los que se otor­gan en el mun­do an­glo­sa­jón, aho­ra tam­bién con­ta­rán con un do­cu­men­to que de­mues­tre su ex­pe- rien­cia pro­fe­sio­nal. Y es­to, po­si­ble­men­te, les ayu­da­rá a ob­te­ner una ma­yor re­tri­bu­ción por sus ser­vi­cios”, de­cla­ra Toni Ro­drí­guez, de­cano del Col·le­gi d’en­gin­yers In­for­mà­tics de Ca­ta­lun­ya.

La crea­ción de la agen­cia de ca­li­fi­ca­ción pa­ra la in­ge­nie­ría es tam­bién una res­pues­ta al nue­vo es­ce­na­rio que el plan Bo­lo­nia ha es­ta­ble­ci­do pa­ra el sec­tor. “Aho­ra que he­mos pa­sa­do de tener una trein­te­na a más de 300 ti­tu­la­cio­nes dis­tin­tas en el cam­po de la in­ge­nie­ría, los pro­fe­sio­na­les se en­fren­ta­rán a un mer­ca­do más abier­to que les obli­ga­rá a ha­cer va­ler sus ca­pa­ci­da­des pro­fe­sio­na­les. El nue­vo sis­te­ma de cer­ti­fi­ca­ción, da­rá fe de ellas”, di­ce Joan So­lé, de­cano del Col·le­gi de Te­le­co­mu­ni­ca­ció de Ca­ta­lun­ya.

Pa­ra Jo­sep María Ro­fes, de­cano del Col·le­gi d’en­gin­yers Agrò­noms de Ca­ta­lun­ya, el cer­ti­fi­ca­do de ca­li­fi­ca­ción es un re­cur­so pio­ne­ro e iné­di­to en España. “El cer­ti­fi­ca­do de ca­li­fi­ca­ción nos mos­tra­rá el ADN que po­see ca­da in­ge­nie­ro, fa­ci­li­tán­do­le la vi­da al pro­fe­sio­nal que po­drá ava­lar su ex­pe­rien­cia y com­pe­ten­cias pro­fe­sio­na­les, así co­mo a las em­pre­sas y ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.