RE­TOS DE FU­TU­RO EN LA GES­TIÓN PÚ­BLI­CA

La Vanguardia - Dinero - - BARCELONA METRÓPOLIS -

La ges­tión en la ad­mi­nis­tra­ción ha su­fri­do cam­bios sus­tan­cia­les du­ran­te los úl­ti­mos quin­ce años. Des­pués de una pri­me­ra fase muy vo­lun­ta­ris­ta, don­de el an­ti­guo ré­gi­men con­vi­vió con el vo­lun­ta­ris­mo de­mo­crá­ti­co, se ini­cia­ron las pri­me­ras ex­pe­rien­cias en el cam­po de lo que po­dría­mos de­no­mi­nar ma­na­ge­ment pú­bli­co. Es­ta olea­da fue acom­pa­ña­da de la crea­ción de to­do ti­po de en­tes en pa­ra­le­lo a la pro­pia ad­mi­nis­tra­ción, co­mo los con­sor­cios, pa­tro­na­tos, agencias y em­pre­sas pú­bli­cas.

La hue­lla an­glo­sa­jo­na se ha­cía no­tar: se tra­ta­ba de bus­car nue­vas fór­mu­las de ges­tión pú­bli­ca re­fle­ján­do­nos en el sec­tor pri­va­do. A la len­ti­tud y bu­ro­cra­cia de la to­ma de de­ci­sio­nes de la ad­mi­nis­tra­ción, se opo­nía la agi­li­dad y ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción de las em­pre­sas. No es de ex­tra­ñar, pues, que in­clu­so en el ám­bi­to for­ma­ti­vo post-uni­ver­si­ta­rio se hi­cie­ran iti­ne­ra­rios for­ma­ti­vos es­pe­cia­li­za­dos en di­rec­ción pú­bli­ca. En las gran­des y me­dias ciu­da­des del país apa­re­cie­ron nue­vos or­ga­ni­gra­mas cons­trui­dos en ba­se a nue­vas fi­gu­ras pro­fe­sio­na­les has­ta en­ton­ces iné­di­tas, co­mo la de los ge­ren­tes.

Es­ta ex­pan­sión he­cha en épo­cas de bo­nan­za eco­nó­mi­ca em­pie­za a re­tro­ce­der. Las úl­ti­mas no­ti­cias son que la ma­yor par­te de ayun­ta­mien­tos ha re­du­ci­do es­truc­tu­ra y pre­ci­sa­men­te han em­pe­za­do por fu­sio­nar em­pre­sas pú­bli­cas o su­pri­mir pa­tro­na­tos, en­tes que tie­nen au­to­no­mía pre­su­pues­ta­ria pe­ro que de­pen­den fi­nan­cie­ra­men­te de la ad­mi­nis­tra­ción. Ca­sos co­mo el de Reus, con el hol­ding de em­pre­sas pú­bli­cas In­no­va, es un ejem­plo en que que­da pa­ten­te que es­te mo­de­lo, útil en su mo­men­to, no se ajus­ta a las nue­vas exi­gen­cias.

Na­da vol­ve­rá a ser nun­ca co­mo antes. La épo­ca do­ra­da de los ayun­ta­mien­tos, don­de bá­si­ca­men­te se tra­ta­ba de ha­cer, y cuan­to más me­jor, se ha aca­ba­do. Nin­gu­na ad­mi­nis­tra­ción po­drá man­te­ner el vo­raz rit­mo in­ver­sor de los úl­ti­mos años. Aho­ra más que inau­gu­rar, nos to­ca­rá man­te­ner. Más que cre­cer pre­su­pues­ta­ria­men­te, ten­dre­mos que con­te­ner las fi­nan­zas y ga­ran­ti­zar la sol­ven­cia. Y más que po­ner en mar­cha nue­vos pro­gra­mas o ser­vi­cios, ha­brá que ha­cer­los via­bles y sos­te­ni­bles eco­nó­mi­ca­men­te. Con res­pec­to a la ges­tión pú­bli­ca, pues, el cam­bio de pa­ra­dig­ma es re­le­van­te: pa­sa­mos de la cul­tu­ra del gas­to a la cul­tu­ra del cos­te.

La pro­fu­sión de to­do ti­po de ar­te­fac­tos y sa­té­li­tes mu­ni­ci­pa­les no tie­ne sen­ti­do, ya que na­cie­ron y cre­cie­ron en unos mo­men­tos en los cua­les se tra­ta­ba de fa­ci­li­tar la eje­cu­ción de obra pú­bli­ca o de ad­mi­nis­trar con ce­le­ri­dad ser­vi­cios en ex­pan­sión. Aho­ra to­ca abor­dar co­mo uno de los prin­ci­pa­les re­tos la co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da, más que de­jar que la ad­mi­nis­tra­ción co­lo­ni­ce es­pa­cios que nun­ca le han si­do pro­pios. A su vez, se tendrán que in­ver­tir mu­chos es­fuer­zos al sim­pli­fi­car y fle­xi­bi­li­zar los or­ga­ni­gra­mas, un re­to que só­lo se po­drá al­can­zar lle­van­do a ca­bo la re­vi­sión pen­dien­te de la fun­ción pú­bli­ca, di­se­ñan­do pro­gra­mas de for­ma­ción a lar­go pla­zo y bus­can-

La épo­ca do­ra­da de los ayun­ta­mien­tos, don­de se tra­ta­ba de ha­cer, y cuan­to más me­jor, se ha aca­ba­do La gran pro­fu­sión de ar­te­fac­tos y sa­té­li­tes mu­ni­ci­pa­les, na­ci­dos en épo­ca de bo­nan­za, hoy no tie­ne sen­ti­do

do la siem­pre di­fí­cil mo­ti­va­ción de las plan­ti­llas.

Y, ¿có­mo se­rá el po­lí­ti­co del fu­tu­ro? Tres son los con­cep­tos im­por­tan­tes que cual­quie­ra que se quie­ra de­di­car a la co­sa pú­bli­ca ten­drá que in­terio­ri­zar. El pri­me­ro es la go­ber­nan­za, que per­mi­ti­rá su­pe­rar las li­mi­ta­cio­nes de la ins­ti­tu­ción con re­des de coope­ra­ción con la co­mu­ni­dad u otras ins­ti­tu­cio­nes. El se­gun­do es la trans­pa­ren­cia, que per­mi­ti­rá so­me­ter a va­lo­ra­ción con­ti­nua la to­ma de de­ci­sio­nes del equi­po de go­bierno. Y, fi­nal­men­te, la co­mu­ni­ca­ción, que per­mi­ti­rá co­nec­tar de nue­vo con una ciu­da­da­nía que nos per­ci­be co­mo le­ja­nos. En re­su­men, com­pli­ci­dad, ho­nes­ti­dad y pro­xi­mi­dad pa­ra ganar de nue­vo la con­fian­za de la so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.