DEL ME­TAL AL PA­PEL, Y ¿QUÉ VIE­NE DES­PUÉS?

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS -

Aun­que no sa­be­mos quién in­ven­tó el di­ne­ro, la in­ven­ción del bi­lle­te de ban­co sue­le atri­buir­se a Johan Palms­truch, un co­mer­cian­te ho­lan­dés que en 1657 ob­tu­vo per­mi­so pa­ra abrir un Ban­co en Sue­cia. En España, lo más se­me­jan­te a los pri­me­ros bi­lle­tes de ban­co fue­ron las cé­du­las reales que emi­tía el Ban­co de San Car­los (1782); pos­te­rior­men­te, el Ban­co de San Fer­nan­do (1829) y al­gu­nos ban­cos pro­vin­cia­les (a par­tir de 1844) ob­tu­vie­ron per­mi­so pa­ra la emi­sión de bi­lle­tes. En Bar­ce­lo­na, los pri­me­ros bi­lle­tes que cir­cu­la­ron de for­ma pro­fu­sa fue­ron los del Ban­co de Bar­ce­lo­na a par­tir de 1845 y has­ta 1874, año en que el ban­co per­dió su pri­vi­le­gio emi­sor.

La ela­bo­ra­ción de los bi­lle­tes por par­te del Ban­co de Bar­ce­lo­na fue un pro­ce­so lar­go. Des­de la di­rec­ción de la ins­ti­tu­ción se pi­dió consejo y pre­su­pues­to al Ban­co de Fran­cia, pe­ro fi­nal­men­te se de­ci­dió ha­cer­los en la pro­pia ciu­dad. La lá­mi­na que se gra­vó era muy com­ple­ja con ob­je­to de di­fi­cul­tar la fal­si­fi­ca­ción. Las imá­ge­nes es­co­gi­das (un bar­co, mer­can­cías, el puer­to) pre­ten­dían des­ta­car la ima­gen in­dus­trio­sa y co­mer­cial de la ciu­dad. El pa­pel se en­car­gó en Ca­pe­lla­des y se uti­li­za­ron tres co­lo­res, todos muy sua­ves: rosa, pa­ji­zo y ver­do­so.

Los pri­me­ros bi­lle­tes fue­ron de 100, 40 y 10 du­ros y tu­vie­ron muy bue­na acep­ta­ción en­tre los clien­tes del ban­co. En ellos se re­pro­du­cían cua­tro fir­mas por­que, apa­ren­te­men­te, las fir­mas eran el ele­men­to más di­fí­cil de fal­si­fi­car. En el la­te­ral iz­quier­do del bi­lle­te ha­bía es­tam­pa­da una com­pli­ca­da ce­ne­fa, que era por don­de se cor­ta­ba del ta­lo­na­rio nu­me­ra­do ori­gi­nal. La for­ma en la que po­día co­rro­bo­rar­se la au­ten­ti­ci­dad de cual­quier bi­lle­te du­do­so con­sis­tía en com­pro­bar que ca­sa­se la ce­ne­fa con su nú­me­ro de ta­lón.

La úl­ti­ma pre­cau­ción que se to­ma­ba era la de eli­mi­nar cui­da­do­sa­men­te los bi­lle­tes an­ti­guos al re­ti­rar­los de cir­cu­la­ción. El pro­ce­di­mien­to con­sis­tía en cor­tar­los en pe­que­ños pe­da­zos, su­mer­gir­los en agua­rrás y que­mar­los. Ello ex­pli­ca que no ha­ya que­da­do ras­tro de es­tos pri­me­ros bi­lle­tes que cir­cu­la­ron por la ciu­dad.

Los bi­lle­tes del Ban­co de Bar­ce­lo­na fue­ron el re­fle­jo de una de las in­no­va­cio­nes fi­nan­cie­ras más im­por­tan­tes de la his­to­ria: el pa­pel mo­ne­da. Des­de que apa­re­cie­ron los pri­me­ros bi­lle- tes en el si­glo XVII, fue­ron ne­ce­sa­rios dos si­glos pa­ra que es­ta in­no­va­ción se ex­ten­die­ra por to­da Eu­ro­pa. Y fue ne­ce­sa­rio que trans­cu­rrie­ra to­do el si­glo XIX y par­te del XX pa­ra que el bi­lle­te de ban­co convertible por me­tal a la vis­ta y al por­ta­dor de­vi­nie­se mo­ne­da de cur­so for­zo­so. Cuan­do es­to su­ce­dió, el bi­lle­te, que ini­cial­men­te ha­bía si­do un re­pre­sen­tan­te del oro y la pla­ta, ter­mi­nó sus­ti­tu­yen­do a los me­ta­les.

En es­ta evo­lu­ción desem­pe­ña­ron un im­por­tan­te pa­pel los pri­me­ros bi­lle­tes de ban­co: en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo su so­li­dez se ci­fra­ba en el pres­ti­gio de las fir­mas que los acom­pa­ña­ban y en la se­gu­ri­dad de las ca­jas de las ins­ti­tu­cio­nes que los emi­tían, así co­mo en la ga­ran­tía de sus ope­ra­cio­nes. Sin em­bar­go, todos es­tos ava­ta­res per­te­ne­cen al pa­sa­do.

¿Qué pa­pel desem­pe­ña hoy el pa­pel mo­ne­da en la economía? Ac­tual­men­te, una gran par­te de los co­bros y pa­gos se ha­cen con tar­je­ta de cré­di­to o a tra­vés de la red, sin ne­ce­si­dad de uti­li­zar bi­lle­tes, de mo­do que las fun­cio­nes mo­ne­ta­rias del pa­pel mo­ne­da se es­tán des­di­bu­jan­do. To­do pa­re­ce in­di­car que la fun­ción del bi­lle­te co­mo me­dio de pa­go ter­mi­na­rá por que­dar re­le­ga­da, da­do que su uso tien­de a ser ca­da vez más in­fre­cuen­te. Por otra par­te, su pre­sen­cia fí­si­ca es irre­le­van­te pa­ra sa­tis­fa­cer su fun­ción co­mo uni­dad mo­ne­ta­ria (aun­que efec­ti­va­men­te si­gue sien­do in­dis­pen­sa­ble pa­ra man­te­ner la economía su­mer­gi­da, pues el di­ne­ro ne­gro es di­fí­cil­men­te con­tro­la­ble por las au­to­ri­da­des). Y, por úl­ti­mo, su fun­ción co­mo de­pó­si­to de va­lor ha te­ni­do tan­tos per­can­ces his­tó­ri­cos (des­de la hi­per­in­fla­ción ale­ma­na has­ta las más re­cien­tes en Ar­gen­ti­na), que du­dar de su cre­di­bi­li­dad im­per­tur­ba­ble es­tá ple­na­men­te jus­ti­fi­ca­do.

El bi­lle­te de ban­co se con­vir­tió en pa­pel mo­ne­da cuan­do los Es­ta­dos de­cre­ta­ron el cur­so for­zo­so, es de­cir, la im­po­si­bi­li­dad de que el por­ta­dor del bi­lle­te de ban­co pu­die­ra can­jear­lo por el me­tal que re­pre­sen­ta­ba. El cur­so for­zo­so se uti­li­zó de for­ma es­po­rá­di­ca y es­pa­cia­da en la his­to­ria, y só­lo se im­plan­tó de for­ma de­fi­ni­ti­va en el si­glo XX, cuan­do los ban­cos cen­tra­les tu­vie­ron que ad­mi­tir que ha­bían emi­ti­do bi­lle­tes por en­ci­ma de sus re­ser­vas de me­tal y ya no les era po­si­ble man­te­ner la con­ver­ti­bi­li­dad. Es­ta fue una de­ci­sión más ar­bi­tra­ria y ur­gen­te que cien­tí­fi­ca y so­se­ga­da, adop­ta­da des­pués de cri­sis y de gue­rras, que se acep­tó por­que no pa­re­cía ha­ber de­ma­sia­das al­ter­na­ti­vas.

Hoy en día, a la luz de la cri­sis, to­das las al­ter­na­ti­vas pa­re­cen in­cier­tas. Una de las preo­cu­pa­cio­nes más re­cu­rren­tes es dón­de va a pa­rar el ex­ce­so de li­qui­dez que han ge­ne­ra­do en los úl­ti­mos años la Re­ser­va Fe­de­ral y el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo. Una gran par­te de los dó­la­res y eu­ros en cir­cu­la­ción se en­cuen­tran en las re­ser­vas de los de­no­mi­na­dos paí­ses emer­gen­tes, que han acu­mu­la­do las tres cuar­tas par­tes de la li­qui­dez mun­dial. ¿Po­ne es­to en ma­nos de di­chos paí­ses el fu­tu­ro del di­ne­ro mun­dial?

Barry Ei­chen­green se­ña­la en Exor­bi­tant Pri­vi­le­ge, su úl­ti­mo li­bro acer­ca del pri­vi­le­gio que ha te­ni­do el dó­lar du­ran­te más de me­dio si­glo, que no es China quien tie­ne en sus ma­nos el fu­tu­ro del dó­lar, sino Es­ta­dos Uni­dos. Lo que es cier­to por­que el go­bierno emi­sor siem­pre pue­de to­mar de­ci­sio­nes acer­ca del di­ne­ro que ha emi­ti­do. Así es co­mo In­gla­te­rra, en 1931, de­ci­dió aban­do­nar el pa­trón oro, o co­mo Es­ta­dos Uni­dos, en 1971, desan­cló su mo­ne­da de di­cho me­tal.

An­te las fu­tu­ras pers­pec­ti­vas mo­ne­ta­rias se abren mu­chos in­te­rro­gan­tes. Y, aun­que la his­to­ria ofrez­ca lec­cio­nes, no es su ta­rea ha­cer pro­fe­cías. En el si­glo XIX era im­pen­sa­ble que las mo­ne­das de oro y pla­ta de­ja­ran de cir­cu­lar, sin em­bar­go, en la ac­tua­li­dad nin­gu­na de ellas es­tá en cir­cu­la­ción. Una de las lec­cio­nes que la his­to­ria nos ofre­ce en re­la­ción con el bi­lle­te es que apa­re­ció coin­ci­dien­do con un cam­bio tec­no­ló­gi­co ra­di­cal: la re­vo­lu­ción in­dus­trial, que a su vez ge­ne­ró una de­man­da im­por­tan­te de me­dios de pa­go y que re­qui­rió el es­ta­ble­ci­mien­to de nor­ma­ti­vas gu­ber­na­men­ta­les. Otra lec­ción que nos ofre­ce la his­to­ria es que to­das las in­no­va­cio­nes tie­nen su ci­clo: al­gu­nas so­bre­vi­ven a fuer­za de per­fec­cio­nar­se, otras se rein­ven­tan y otras des­apa­re­cen. ¿Cuál se­rá el des­tino del bi­lle­te?

Una de las preo­cu­pa­cio­nes más re­cu­rren­tes es dón­de va a pa­rar el ex­ce­so de li­qui­dez ge­ne­ra­do por la Fed y el BCE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.