La en­tre­vis­ta con­ti­núa en el bar

El pro­ce­so de se­lec­ción pue­de in­cluir en­cuen­tros en lu­ga­res pú­bli­cos pa­ra ana­li­zar al can­di­da­to

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Nuria Peláez

Jai­me es­tá ha­cien­do su úl­ti­ma en­tre­vis­ta pa­ra cu­brir un pues­to de res­pon­sa­ble co­mer­cial. En su opi­nión, la en­tre­vis­ta va so­bre rue­das. De re­pen­te, el en­tre­vis­ta­dor le pro­po­ne se­guir la char­la en la ca­fe­te­ría de aba­jo. Jai­me se re­la­ja. “Lo ten­go en el bo­te, el pues­to es mío”, pien­sa. Dos días des­pués, le di­cen que ha si­do des­car­ta­do. Jai­me no en­tien­de na­da. No se ima­gi­na los de­ta­lles que su en­tre­vis­ta­dor ha cap­ta­do en un sim­ple ca­fé.

Las en­tre­vis­tas de se­lec­ción sue­len ce­le­brar­se en las ofi­ci­nas de la em­pre­sa, un es­pa­cio es­tric­ta­men­te pro­fe­sio­nal don­de el can­di­da­to se li­mi­ta a res­pon­der a pre­gun­tas pre­vi­si­bles so­bre su for­ma­ción, tra­yec­to­ria, et­cé­te­ra. Sin em­bar­go, a ve­ces el en­tre­vis­ta­dor pre­fie­re ver có­mo se desen­vuel­ve el can­di­da­to en otros con­tex­tos: por ejem­plo, to­man­do un ca­fé, co­mien­do con su fu­tu­ro je­fe o co­no­cien­do a los que po­drían ser sus fu­tu­ros com­pa­ñe­ros. “Es me­jor ver có­mo se com­por­ta el can­di­da­to en la vi­da real: en un am­bien­te dis­ten­di­do pue­des ha­blar de cual­quier co­sa y eso te per­mi­te co­no­cer no só­lo al pro­fe­sio­nal que vie­ne a ex­pli­car­te su cu­rrí­cu­lum sino tam­bién a la per­so­na que hay de­trás”, di­ce Mai­te Pie­ra, ex­per­ta en re­cur­sos hu­ma­nos y au­to­ra del li­bro Bus­car tra­ba­jo pa­ra dum­mies.

Las en­tre­vis­tas en es­pa­cios po­co ha­bi­tua­les sue­len ha­cer­se pa­ra pues­tos es­tra­té­gi­cos pa­ra la em­pre­sa, so­bre to­do man­dos in­ter­me­dios y di­rec­ti­vos, y siem­pre co­mo com­ple­men­to a otras en­tre­vis­tas más con­ven­cio­na­les. Tal y co­mo re­cuer­da Jo­sep Ollo­nar­te Ro­vi­ra, di­rec­tor de Rands­tad Pro­fes­sio­nals en Ca­ta­lun­ya, “siem­pre se de­be res­pe­tar la con­fi­den­cia­li­dad del can­di­da­to”, quien pue­de re­cha­zar par­ti­ci­par en es­te ti­po de si­tua­cio­nes don­de no siem­pre se sa­be reac­cio­nar. “Nos in­tere­sa ver có­mo se com­por­ta el can­di­da­to en un es­pa­cio neu­tral, don­de tien­de a re­la­jar­se y po­de­mos ob­ser­var des­de su co­mu­ni­ca­ción no ver­bal has­ta có­mo pi­de el ca­fé o si se qui­ta la cor­ba­ta”, ex­pli­ca Ollo­nar­te. Así, lo que pa­re­ce un sim­ple ca­fé aca­ba con­vir­tién­do­se ca­si en un exa­men. “Los se­lec­cio­na­do­res nos fi­ja­mos en si el can­di­da­to to­ma no­tas, có­mo se or­ga­ni­za, có­mo reac­cio­na si le lla­man al mó­vil”, re­ve­la Mai­te Pie­ra.

Otra es­tra­te­gia es con­vo­car al can­di­da­to a un se­gun­do en­cuen­tro des­ti­na­do a vi­si­tar la que se­ría su fu­tu­ra área de tra­ba­jo, por ejem­plo el área de pro­duc­ción. “Nos fi­ja­mos en có­mo vie­ne ves­ti­do, có­mo sa­lu­da a la gen­te, qué pregunta, así ve­mos si en­ca­ja en su fu­tu­ro am­bien­te”, ex­pli­ca Mai­te Pie­ra. A ve­ces el en­tre­vis­ta­dor pro­po­ne es­ta vi­si­ta de for­ma apa­ren­te­men­te es­pon­tá­nea du­ran­te la en­tre­vis­ta. “Des­pués de que le en­se­ñen el que se su­po­ne que se­rá su pues­to de tra­ba­jo y sus com­pa­ñe­ros, el can­di­da­to sien­te que el pues­to ya es su­yo y se suel­ta mu­cho más du­ran­te el res­to de la en­tre­vis­ta, e in­clu­so se atre­ve a pre­gun­tar por te­mas co­mo el suel­do o las va­ca­cio­nes”, ex­pli­ca Ele­na García Pont, con­sul­to­ra de Desa­rro­llo Pro­fe­sio­nal de Evo­lu­cio­na_t. El can­di­da­to no de­be re­la­jar­se en ex­ce­so: el aná­li­sis con­ti­núa en to­do mo­men­to.

GETTY IMAGES / ADRIAN WEINBRECHT

El can­di­da­to de­be man­te­ner­se pro­fe­sio­nal du­ran­te to­do el en­cuen­tro con el en­tre­vis­ta­dor, sea don­de sea

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.