Me­jo­rar a tra­vés del pa­sa­do

El es­tu­dio AV62 trans­for­mó un pi­so de 86 m2 de ha­ce 76 años en un apar­ta­men­to abier­to y mo­derno

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Isa­bel de Vilallonga

Reha­bi­li­tar un pi­so an­ti­guo, no de­ma­sia­do gran­de, de dis­tri­bu­ción caó­ti­ca y os­cu­ro, pa­ra ade­cuar­lo a las ne­ce­si­da­des, tan­to fun­cio­na­les co­mo es­té­ti­cas, de la pa­re­ja de di­se­ña­do­res grá­fi­cos que de­bía ocu­par­lo con su hi­jo, fue el en­car­go que re­ci­bió el es­tu­dio AV62 Ar­qui­tec­tos, un re­to que só­lo pue­de apre­ciar­se des­de el co­no­ci­mien­to del es­ta­do pre­vio en que di­cha vi­vien­da se en­con­tra­ba. “Se tra­ta­ba –di­ce la ar­qui­tec­ta Vic­to­ria Ga­rri­ga– de un edi­fi­cio de una cons­truc­ción muy pe­cu­liar, ya que és­ta se ha­bía ini­cia­do jus­to antes de la Gue­rra Ci­vil, por lo que su eje­cu­ción se vio su­ce­si­va­men­te in­te­rrum­pi­da de­bi­do a las di­fi­cul­ta­des ob­vias del mo­men­to. Ello hi­zo que nos en­con­trá­ra­mos con so­lu­cio­nes cons­truc­ti­vas pe­cu­lia­res y una plan­ta un tan­to irra­cio­nal”. Los ar­qui­tec­tos apos­ta­ron por re­cu­pe­rar la me­mo­ria de la ca­sa, li­be­ran­do al má­xi­mo su es­truc­tu­ra ini­cial que, tras su­ce­si­vas re­for­mas, ha­bía que­da­do es­con­di­da. Así de­ja­ron a la vis­ta las vi­gas del te­cho con sus re­ma­ches me­tá­li­cos y el la­dri­llo de las pa­re­des, a fin de que el pa­sa­do se in­cor­po­ra­ra co­mo un as­pec­to más en el fu­tu­ro de la ca­sa.

La preo­cu­pa­ción pri­mor­dial del pro­yec­to con­sis­tió en or­de­nar su dis­tri­bu­ción, bus­can­do la luz y tra­tan­do de cons­truir pers­pec­ti­vas vi­sua­les pro­fun­das en un es­pa­cio de di­men­sio­nes re­du­ci­das, ya que la vi­vien­da só­lo dis­po­ne de 86 m2 y el pro­gra­ma plan­tea­do por los pro­pie­ta­rios era de dos dor­mi­to­rios, un ba­ño, un es­pa­cio de co­ci­na, co­me­dor, sa­lón y un pe­que­ño rin­cón des­ti­na­do a es­tu­dio-des­pa­cho. A par­tir de es­tas pre­mi­sas fue to­man­do cuer­po el pro­yec­to pa­ra el que, con la in­ten­ción ex­pre­sa de lo­grar es­pa­cios am­plios, se to­mó la de­ci­sión fun­da­men- tal de co­lo­car el ba­ño co­mo un ele­men­to exen­to y cen­tral. “Es­te ele­men­to or­ga­ni­za a su al­re­de­dor una cir­cu­la­ción que per­mi­te abrir el pa­so de luz des­de los pa­tios de lu­ces y los bal­co­nes que dan a la ca­lle, ha­cia el in­te­rior de la vi­vien­da, a la vez que pro­du­ce lar­gas vi­sua­les des­de las zo­nas os­cu­ras a las zo­nas con luz na­tu­ral, con­si­guien­do que el es­pa­cio pa­rez­ca mu­cho ma­yor de lo que es en reali­dad –di­ce Vic­to­ria Ga­rri­ga–; ade­más, de no­che, es­te ele­men­to fun­cio­na co­mo una gran lám­pa­ra cen­tral se­me­jan­te a un ar­ti­fi­cial pa­tio de lu­ces”.

En cuan­to a la dis­tri­bu­ción del res­to de las es­tan­cias, se op­tó por una ca­sa abier­ta, con un úni­co vo­lu­men ce­rra­do co­rres­pon­dien­te al dor­mi­to­rio del hi­jo. La ha­bi­ta-

VIC­TO­RIA GA­RRI­GA Y TO­ÑO FO­RAS­TER

EL PI­SO ORI­GI­NAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.