EL PRO­BLE­MA NO ES­TÁ EN LAS RE­SER­VAS, SINO EN LA PRO­DUC­CIÓN

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

En el 2010, ca­da se­gun­do que pa­sa­ba, el mun­do con­su­mía 159.552,1 li­tros de pe­tró­leo, más 2.392,36 li­tros de pro­pi­na co­rres­pon­dien­tes a bio­car­bu­ran­tes. Ex­pre­sa­das en la jer­ga pe­tro­le­ra ha­bi­tual, es­tas can­ti­da­des equi­va­len, res­pec­ti­va­men­te, a 86,7 y a 1,3 mi­llo­nes de ba­rri­les dia­rios (ca­da ba­rril con­tie­ne unos 159 li­tros). ¿Cuán­to ne­ce­si­ta­re­mos en el fu­tu­ro? Asu­mien­do las con­clu­sio­nes del es­ce­na­rio de re­fe­ren­cia del úl­ti­mo in­for­me de la Agen­cia In­ter­na­cio­nal de la Ener­gía (AIE), en el año 2020 es­ta­ría­mos ha­blan­do de 92,4 mi­llo­nes de ba­rri­les dia­rios (mbd) de pe­tró­leo y 2,3 mbd de bio­car­bu­ran­tes, vo­lú­me­nes que en el 2035 au­men­ta­rían has­ta 99,4 y 4,4 mbd.

Cen­trán­do­nos ex­clu­si­va­men­te en el pe­tró­leo, los da­tos ex­pues­tos nos ha­blan de un in­cre­men­to de 5,7 mbd pa­ra el pe­rio­do 2010-2020 y de 12,7 mbd en­tre los años 2010 y 2035. A pri­me­ra vis­ta, no pa­re­ce un desafío par­ti­cu­lar­men­te di­fí­cil de su­pe­rar. Sin em­bar­go, las apa­rien­cias en­ga­ñan. Bá­si­ca­men­te por­que a es­tas can­ti­da­des, re­sul­tan­tes del au­men­to de la de­man­da, hay que su­mar­les las re­la­cio­na­das con la pér­di­da de ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va de los cam- pos ac­tual­men­te en ex­plo­ta­ción.

La AIE ha abor­da­do el aná­li­sis de­ta­lla­do de la ex­trac­ción en 800 cam­pos que en el 2007 to­ta­li­za­ron más del 60% de la pro­duc­ción mun­dial. Los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos mues­tran que la ta­sa de de­cli­ve pro­me­dia un 6,7% anual a ni­vel glo­bal y que es­te por­cen­ta­je po­dría ele­var­se al 8,6% en el 2030. Con es­tos da­tos en la mano, el World Energy Outlook 2011 de la AIE se­ña­la que pa­ra sa­tis­fa­cer el cre­ci­mien­to de la de­man­da y, al mis­mo tiem­po, com­pen­sar el de­cli­ve co­men­ta­do, la in­dus­tria ten­drá que desa­rro­llar du­ran­te el pe­rio­do 2010-2035 una nue­va ca-

Con­vie­ne ana­li­zar si la trans­for­ma­ción de las re­ser­vas en pe­tró­leo se rea­li­za­rá a la ve­lo­ci­dad ne­ce­sa­ria

pa­ci­dad pro­duc­ti­va cer­ca­na a los 60 mi­llo­nes de ba­rri­les dia­rios. Un vo­lu­men que equi­va­le a ca­si seis ve­ces la exis­ten­te hoy en día en Ara­bia Sau­dí (el pri­mer pro­duc­tor mun­dial). Y el tiem­po apre­mia, ya que, de aquí a ocho años, en el 2020, la nue­va ca­pa­ci­dad re­que­ri­da se­rá de 23 mbd, lo que su­po­ne al­go más de dos nue­vas Ara­bias Sau­díes en pro­duc­ción.

Es­te es el desafío más acu­cian­te que el mun­do y la in­dus­tria pe­tro­le­ra tie­nen plan­tea­do y que la AIE cree po­si­ble re­sol­ver del mo­do que se re­su­me en las fi­gu­ras ad­jun­tas.

Con­tra­ria­men­te a lo que po­de­mos leer en no po­cos ti­tu­la­res de pren­sa, el pe­tró­leo no se aca­ba. A pe­sar de la po­ca trans­pa­ren­cia y la dis­pa­ri­dad de cri­te­rios exis­ten­tes a la ho­ra de con­ta­bi­li­zar las re­ser­vas pro­ba­das, exis­ten po­cas du­das de que es­tas son su­fi­cien­tes pa­ra cu­brir el au­men­to de la de­man­da mun­dial pre­vis­to pa­ra las pró­xi­mas dé­ca­das. Pe­ro es­to no pue­de lle­var­nos a la con­clu­sión –erró­nea– de que aun­que el pe­tró­leo sea más ca­ro en el fu­tu­ro, su su­mi­nis­tro es­tá ga­ran­ti­za­do. Por­que, al mar­gen de co­no­cer con ma­yor o me­nor pre­ci­sión la dis­po­ni­bi­li­dad de re­ser­vas, con­vie­ne ana­li­zar la si­tua­ción y pers­pec­ti­vas exis­ten­tes en torno a la pro­duc­ción pa­ra sa­ber si la trans­for­ma­ción de las re­ser­vas del sub­sue­lo en flu­jos pro­duc­ti­vos, es de­cir, en ba­rri­les lis­tos pa­ra su dis­tri­bu­ción a los mer­ca­dos, se rea­li­za­rá a la ve­lo­ci­dad ne­ce­sa­ria.

Pa­ra en­ten­der me­jor es­ta úl­ti­ma idea me ayu­da­ré de una pa­rá­bo­la. Ima­gí­nen­se que es­ta­mos en una fies­ta a la que ca­da vez acu­de más gen­te de­seo­sa de pa­sár­se­lo bien, pa­ra lo cual con­su­me más y más cer­ve­za. Pa­ra ase­gu­rar la con­ti­nui­dad de la fies­ta es ob­vio que la cues­tión si­ne qua non es dis­po­ner de su­fi­cien­te cer­ve­za. Pe­ro tam­bién va a re­sul­tar cru­cial el ade­cuar el flu­jo de cer­ve­za a la de­man­da, lo que im­pli­ca que no só­lo im­por­ta el tamaño del ba­rril, sino las ca­rac­te­rís­ti­cas del gri­fo. Si es­te re­sul­ta inade­cua­do pa­ra lle­nar las ja­rras al rit­mo re­que­ri­do, lo nor­mal es que el des­con­ten­to aca­be por arrui­nar la fies­ta. Y de po­co va a ser­vir que, pa­ra cal­mar los áni­mos, se re­pi­ta que no hay pro­ble­ma, que el es­ta­ble­ci­mien­to dis­po­ne de su­fi­cien­te cer­ve­za pa­ra todos.

Así que no se den por sa­tis­fe­chos la pró­xi­ma vez que al­guien les co­men­te que “te­ne­mos re­ser­vas pa­ra cua­ren­ta años” o que “ha­ce cua­ren­ta años que se di­ce que que­dan re­ser­vas pa­ra cua­ren­ta años”. ¡Só­lo fal­ta­ría! La pregunta cla­ve que res­pon­der no ver­sa so­bre las re­ser­vas, sino so­bre la pro­duc­ción: ¿flui­rá el pe­tró­leo al rit­mo y pre­cio re­que­ri­dos pa­ra ga­ran­ti­zar un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do de la economía?

Y, en es­te sen­ti­do, los ries­gos se amon­to­nan. Al­gu­nos de ellos son de na­tu­ra­le­za téc­ni­ca. En pri­mer lu­gar, los cos­tes de pro­duc­ción es­tán au­men­tan­do co­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.