Co­mo ele­fan­te en una ca­cha­rre­ría...

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - C. La­fra­ya

Pa­ra en­ten­der en pa­la­bras sen­ci­llas qué es el dé­fi­cit de ta­ri­fa, có­mo se ha ge­ne­ra­do y qué pue­de ocu­rrir si no se con­tie­ne, el pre­si­den­te de una de las gran­des com­pa­ñías ener­gé­ti­cas es­pa­ño­las ha­ce el si­guien­te sí­mil: “El dé­fi­cit de ta­ri­fa es co­mo un gran ele­fan­te me­ti­do en mi des­pa­cho. Con su trom­pa no pa­ra de co­mer hier­ba. Cuan­do lle­gó ya es­tá­ba­mos todos den­tro. Y co­mo no le de­mos me­nos co­mi­da, nos aca­ba­rá aplas­tan­do a todos”. El eje­cu­ti­vo lle­va ra­zón: el dé­fi­cit de ta­ri­fa ame­na­za no só­lo al con­jun­to del sec­tor, sino tam- bién a su per­cep­ción en el ex­te­rior. “Los in­ver­so­res eu­ro­peos no pa­ran de pre­gun­tar por qué hay tan­to cam­bio le­gis­la­ti­vo en España”, co­rro­bo­ra el di­rec­ti­vo.

Gran par­te del pro­ble­ma del dé­fi­cit tie­ne su ori­gen en la apues­ta que se hi­zo por las ener­gías re­no­va­bles; una apues­ta a un pre­cio de­ma­sia­do al­to. La atrac­ción por las re­no­va­bles es más que ra­zo­na­ble: es una mú­si­ca que sue­na bien y agra­da a todos los par­ti­dos en tan­to que se aso­cia con la su­per­vi­ven­cia del pla­ne­ta. La cla­ve es que es­tas tec­no­lo­gías han cre­ci­do en España más rá­pi­do de lo pre­vis­to y se les han trans­fe­ri­do sub­ven­cio­nes bas­tan­te más al­tas que en el res­to de paí­ses del en­torno. Y, por úl­ti­mo, su cos­te no va di­rec­ta­men­te al re­ci­bo de la luz. Pa­ra col­mo, ne­ce­si­tan a los ci­clos com­bi­na­dos o a las plan­tas nu­clea­res co­mo res­pal­do: cuan­do no hay sol o vien­to y es­tas tec­no­lo­gías de­jan de ge­ne­rar ener­gía, tie­nen que ser sus­ti­tui­das por otras pa­ra se­guir ge­ne­ran­do elec­tri­ci­dad al sis­te­ma. Y la pregunta del mi­llón es: ¿có­mo se arre­gla es­te pro­ble­ma? Exis­ten so­lu­cio­nes sen­sa­tas, co­mo, por ejem­plo, se­guir pri­man­do a las re­no­va­bles, pe­ro li­mi­tan­do las ho­ras. O cam­biar la for­ma­ción de pre­cios de la elec­tri­ci­dad, ya que es­tos úl­ti­mos años el car­bón na­cio­nal tie­ne do­ble de pe­so que años atrás. Hay so­lu­cio­nes más ta­jan­tes, pe­ro qui­zás el Go­bierno op­te por una mez­cla de va­rias de ellas. Po­dría crear un im­pues­to pa­ra to­das las em­pre­sas ener­gé­ti­cas, in­de­pen­dien­te­men­te del sec­tor. Otra op­ción se­ría po­ner el cén­ti­mo ver­de pa­ra que los trans­por­tis­tas tam­bién asu­man par­te del cos­te de las re­no­va­bles. In­clu­so la ame­na­za de qui­ta pa­ra las eléc­tri­cas. Sea co­mo sea, el Go­bierno ac­tua­rá. Y su lla­ve la tie­nen So­ria, Na­dal y Guin­dos. Aun­que el di­se­ño se­rá del se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Ener­gía. Y el vis­to bueno fi­nal de Ra­joy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.