¡NO HA­GAN JUE­GO, SE­ÑO­RES!

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

El pro­ble­ma más gra­ve de España es, des­de lue­go, el pa­ro, y Bar­ce­lo­na no es una ex­cep­ción. No es ex­tra­ño, pues, que el pa­so por aquí de un mag­na­te del jue­go, con pro­me­sas de lle­var a ca­bo un pro­yec­to bau­ti­za­do co­mo Eu­ro­ve­gas, de una di­men­sión ex­tra­or­di­na­ria –y con unas exi­gen­cias no me­nos ex­tra­or­di­na­rias–, ha­ya des­per­ta­do el in­te­rés de nues­tras au­to­ri­da­des, por­que nin­gún po­lí­ti­co res­pon­sa­ble hu­bie­ra po­di­do per­mi­tir­se ig­no­rar esos ofre­ci­mien­tos. Me pa­re­ce, sin em­bar­go, que, en el me­jor de los ca­sos, Eu­ro­ve­gas con­tri­bu­ye muy po­co a sa­car­nos de apu­ros, y que pue­de in­clu­so que, más allá del fu­tu­ro in­me­dia­to, nos ha­ga más da­ño que bien.

El pro­ble­ma del pa­ro tie­ne por lo me­nos tres as­pec­tos: el pu­ra­men­te cuan­ti­ta­ti­vo, el cua­li­ta­ti­vo y el tem­po­ral. Des­de el pun­to de vis­ta cuan­ti­ta­ti­vo, uno pregunta cuán­tos pues­tos de tra­ba­jo ha­bría que crear pa­ra al­can­zar el pleno empleo. Y la pregunta se con­tes­ta con la ci­fra ofi­cial del pa­ro: unos seis­cien­tos mil en to­da Ca­ta­lun­ya.

LOS EM­PLEOS DE EU­RO­VE­GAS

Eu­ro­ve­gas pro­me­te crear dos­cien­tos mil em­pleos, una exa­ge­ra­ción tan co­lo­sal que ca­si bas­ta­ría pa­ra des­ca­li­fi­car el pro­yec­to. Di­vi­da­mos la ci­fra por veinte, pa­ra lle­gar a al­go con­ce­bi­ble si to­do sa­lie­ra bien; ol­vi­de­mos, por un mo­men­to, que nun­ca sa­le to­do bien, y ad­mi­ta­mos que no es­ta­mos pa­ra des­pre­ciar diez mil pues­tos de tra­ba­jo llo­vi­dos del cie­lo. Con­clui­re­mos que, des­de es­te pun­to de vis­ta, el más ru­di­men­ta­rio y su­per­fi­cial, el pro­yec­to tie­ne su atrac­ti­vo.

Si mi­ra­mos el as­pec­to cua­li­ta­ti­vo, ad­mi­ti­re­mos que es po­co pro­ba­ble que Eu­ro­ve­gas va­ya a ofre­cer los em­pleos que gus­ta­rían a nues­tros hi­jos, o a los de nues­tros ve­ci­nos. En el tra­ba­jo de cons­truc­ción, em­plea­rá gran­des can­ti­da­des de mano de obra po­co cua­li­fi­ca­da, im­por­ta­da del ex­te­rior. Cuan­do la cons­truc­ción se ter­mi­ne, el grue­so de esa mano de obra se que­da­rá aquí, es­pe­ran­do una opor­tu­ni­dad en un país más ri­co y qui­zá más agra­da­ble que el su­yo de ori­gen.

El pa­ro ape­nas si dis­mi­nui­rá en la fase de cons­truc­ción, y vol­ve­rá a au­men­tar des­pués. Es en es­te ter­cer as­pec­to, el tem­po­ral, don­de Eu­ro­ve­gas pue­de re­sul­tar, a fin de cuen­tas, per­ju­di­cial.

El pro­yec­to nos atrae por­que ten­de­mos a con­si­de­rar el pro­ble­ma del pa­ro ex­clu­si­va­men­te co­mo uno de de­man­da: no hay tra­ba­jo, se di­ce, por­que la gen­te no gas­ta; cual­quier es­tí­mu­lo al gas­to es bueno, por­que crea empleo. Pe­ro esa no pue­de ser to­da la ex­pli­ca­ción, por­que, de ser así, el pa­ro en España –cu­ya economía cre­ció más que nin­gu­na otra en la eu­ro­zo­na del 2000 al 2007– hu­bie­ra si­do in­fe­rior a la me­dia eu­ro­pea. El ca­so es que só­lo en el año 2007 –en el mo­men­to cul­mi­nan­te de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria–, nues­tro pa­ro fue igual a la me­dia; en todos los de­más años fue muy su­pe­rior. Só­lo un cre­ci­mien­to ex­tra­or­di­na­rio nos per­mi­tió al­can­zar un ni­vel de empleo to­le­ra­ble; y, co­mo ese cre­ci­mien­to era in­sos­te­ni­ble, la co­sa du­ró muy po­co.

Nues­tro pa­ro vie­ne del la­do de la ofer­ta, por lo me­nos en tres as­pec­tos. En pri­mer lu­gar, la si­tua­ción de nues­tro mer­ca­do la­bo­ral ha he­cho, has­ta aho­ra, que la con­tra­ta­ción de mano de obra en­tra­ña­ra un cier­to ries­go. En se­gun­do lu­gar, a ve­ces las em­pre­sas re­nun­cian a al­gún pro­yec­to por no dis­po­ner de la mano de obra que ne­ce­si­tan. Y, fi­nal­men­te, en otras oca­sio­nes son los que en­tran en el mer­ca­do de tra­ba­jo los que no en­cuen­tran quien se­pa sa­car par­ti­do de sus ca­pa­ci­da­des.

El re­sul­ta­do de es­tos tres as­pec­tos es que no te­ne­mos una so­cie­dad ca­paz de pro­por­cio­nar un empleo de­cen­te a todos sus ciu­da­da­nos. La re­for­ma la­bo­ral abor­da el pri­mer as­pec­to. El se­gun­do es­tá es­pe­ran­do que nos to­me­mos en se­rio la re­for­ma de nues­tro sis­te­ma edu­ca­ti­vo. Mien­tras, el ter­ce­ro se­gu­ra­men­te de­be­rá es­pe­rar a que nues­tra ba­se in­dus­trial se en­san­che un po­co. To­do

Es po­co pro­ba­ble que Eu­ro­ve­gas va­ya a ofre­cer los pues­tos de tra­ba­jo que gus­ta­rían a nues­tros hi­jos

eso re­que­ri­rá más tiem­po, in­te­li­gen­cia y pa­cien­cia que di­ne­ro.

El pro­yec­to Eu­ro­ve­gas no apor­ta na­da a la so­lu­ción de es­tos pro­ble­mas. El ami­go Mi­quel Puig se­ña­la, en un ar­tícu­lo re­cien­te, que la apues­ta de Bar­ce­lo­na por el tu- ris­mo –en par­ti­cu­lar, por el tu­ris­mo de con­ven­cio­nes– ha si­do co­ro­na­da por el éxi­to: la ciu­dad es la se­gun­da del mun­do en el ran­king de cer­tá­me­nes in­ter­na­cio­na­les, y cuenta con un nú­me­ro de ca­mas ho­te­le­ras com­pa­ra­ble al

No te­ne­mos una so­cie­dad ca­paz de pro­por­cio­nar un tra­ba­jo de­cen­te a todos sus ciu­da­da­nos

de Las Ve­gas. En el cam­po de la cons­truc­ción, la hos­te­le­ría y el tu­ris­mo, Eu­ro­ve­gas no trae­rá na­da nue­vo. Tam­po­co, di­cho sea de pa­so, en el ejer­ci­cio de pro­fe­sio­nes más an­ti­guas, aun­que qui­zá me­nos ho­no­ra­bles: el ba­rrio chino de Bar­ce­lo­na te­nía una repu­tación eu­ro­pea cuan­do Las Ve­gas era aún un de­sier­to.

¿Po­de­mos pen­sar en al­gu­na al­ter­na­ti­va? En es­te mo­men­to, es pro­ba­ble que el ma­yor obs­tácu­lo a la crea­ción de empleo sea la es-

El ma­yor obs­tácu­lo a la crea­ción de empleo es la es­ca­sez de cré­di­to pa­ra las py­mes con pro­yec­tos

ca­sez de cré­di­to pa­ra pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas con pro­yec­tos. Es­tas exis­ten, pe­ro la Ad­mi­nis­tra­ción y la ban­ca pre­fie­ren que los re­cur­sos ob­te­ni­dos a ba­jo cos­te gra­cias al Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) se em­pleen en la ad­qui­si­ción de deu­da pú­bli­ca.

Me pa­re­ce que no se­ría un dis­pa­ra­te pre­ten­der que la ban­ca des­ti­na­ra una mo­des­ta frac­ción de esos re­cur­sos al cré­di­to: el cos­te de la deu­da se man­ten­dría un po­co más al­to, los be­ne­fi­cios de la ban­ca al­go más ba­jos, pe­ro la economía vol­ve­ría a po­ner­se en mar­cha. Se­ría es­ta, ade­más, un buen mo­do de re­par­tir los cos­tes de la cri­sis, que en es­te mo­men­to re­caen en el ciu­da­dano co­rrien­te, sea en su ca­li­dad de tra­ba­ja­dor, sea co­mo con­tri­bu­yen­te.

No de­be­mos con­fiar en el mer­ca­do pa­ra lo­grar un re­par­to equi­ta­ti­vo, y no po­de­mos ol­vi­dar que los gran­des ba­ta­ca­zos eco­nó­mi­cos y so­cia­les tie­nen su ori­gen en con­flic­tos de dis­tri­bu­ción. No per­da­mos, pues, mu­cho tiem­po con el pro­yec­to Eu­ro­ve­gas, ni en Bar­ce­lo­na ni en Ma­drid.

JA­COB KE­PLER / BLOOM­BERG

Eu­ro­ve­gas con­tri­bui­ría muy po­co a sa­car­nos de apu­ros y pue­de que a me­dio pla­zo nos hi­cie­ra más da­ño que bien

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.