Eu­ro­pa an­te la in­se­gu­ri­dad

La cris­pa­ción rei­nan­te en la ac­tua­li­dad re­cuer­da los años pre­vios a la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - John Wi­lliam Wil­kin­son

El 14 de ju­lio del año 1789, Luis XVI apun­tó en su dia­rio es­ta en­tra­da: “rien” (na­da). El rey de Fran­cia ig­no­ra­ba que la Ilus­tra­ción y to­do cuan­to él re­pre­sen­ta­ba to­ca­ba a su fin, de­jan­do pa­so a un lar­go si­glo mar­ca­do por el Ro­man­ti­cis­mo, que du­ra­ría has­ta que Franz Kaf­ka apun­ta­ra en su dia­rio, el día 2 de agos­to de 1914, lo si­guien­te: “Ale­ma­nia ha de­cla­ra­do la gue­rra a Ru­sia. Tar­de, es­cue­la de na­ta­ción”. De es­ta ma­ne­ra, un escritor ju­dío de Pra­ga anun­ció sin que­rer el inicio del cor­to si­glo XX en el que Eu­ro­pa ha­ría lo po­si­ble pa­ra per­der la he­ge­mo­nía mun­dial de la que ve­nía dis­fru­tan­do des­de ha­cía ca­si me­dio mi­le­nio.

El aco­so al que los paí­ses do­mi­na­dos so­me­tie­ron a las po­ten­cias im­pe­ria­lis­tas antes de es­ta­llar la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial no era nin­gu­na no­ve­dad. España, al per­der sus úl­ti­mas co­lo­nias en 1898, de­mos­tró lo vul­ne­ra­ble que po­día ser una po­ten­cia eu­ro­pea. En­tre 1898 y 1902, unos cam­pe­si­nos de ori­gen ho­lan­dés afin­ca­dos en Su­dá­fri­ca, los bóers, pu­sie­ron al im­pe­rio bri­tá­ni­co con­tra las cuer­das. En­tre­tan­to, en China, unos re­bel­des co­no­ci­dos co­mo los bo­xers se opu­sie­ron con vio­len­cia a la pre­sen­cia de eu­ro­peos en su país.

En 1905, Ja­pón de­rro­tó a Ru­sia y po­co des­pués 300.000 obre­ros se ma­ni­fes­ta­ron en los al­re­de­do­res del pa­la­cio de In­vierno de San Petersburgo. El ejér­ci­to abrió fue­go y ma­tó a un cen­te­nar de per­so­nas. En 1906, un anar­quis­ta arro­jó una bom­ba con­tra la co­mi­ti­va nup­cial de Alfonso XIII y Vic­to­ria Eu­ge­nia de Bat-

Los ciu­da­da­nos que creían tener ase­gu­ra­do el fu­tu­ro ya no ven más que un por­ve­nir os­cu­ro e in­se­gu­ro

ten­berg. Tres años más tar­de, en 1909, mu­rie­ron 78 per­so­nas en Bar­ce­lo­na en los dis­tur­bios pro­vo­ca­dos por la gue­rra de Áfri­ca, que se co­no­cie­ron co­mo la Se­ma­na Trá­gi­ca.

Por pri­me­ra vez des­de 1492, Eu­ro­pa se ha­lla­ba des­orien­ta­da y con­fun­di­da an­te una si­tua­ción real­men­te insólita: fue­ra de sus fron­te­ras, ya no que­da­ba ca­si na­da por des­cu­brir, con­quis­tar o ex­po­liar. La úni­ca po­si­bi­li­dad de con­se­guir una por­ción ma­yor en el re­par­to era qui­tar­le a otro la su­ya.

Los áni­mos se cris­pa­ron. Sal­va­guar­dar el ho­nor –tan­to da­ba que fue­ra en el ám­bi­to na­cio­nal co­mo in­di­vi­dual– se con­vir­tió en una ob­se­sión. Pe­ro ha­bía un pro­ble­ma: se ha­bía vuel­to muy fi­na la piel de los ca­ba­lle­ros que se pa­sa­ban el día sin­tién­do­se ul­tra­ja­dos por cual­quier me­mez, y la prohi­bi­ción de ba­tir­se en due­lo só­lo ser­vía pa­ra au­men­tar la frus­tra­ción que les amar­ga­ba la exis­ten­cia. Su hom­bría es­ta­ba en jue­go. Los nú­me­ros de ma­yor éxi­to en los teatros de mu­sic hall o va­rie­tés en­sal­za­ban la glo­ria pa­tria, en­tre un alar­de de ban­de­ras. Los po­lí­ti­cos se li­mi­ta­ban a ejer­cer de maes­tro de ce­re­mo­nias an­te un pú­bli­co enar­de­ci­do.

Ati­nó Pie­rre Lo­ti al ob­ser­var que “la hu­ma­ni­dad ve co­mo su evo­lu­ción se ace­le­ra con furia des­bo­ca­da, al igual que se ace­le­ran to­das la caí­das den­tro del abis­mo”. Al ca­bo de cien años, cues­ta no es­tar de acuer­do, ya que en Eu­ro­pa, una vez más, se ex­tien­de esa sen­sa­ción de vér­ti­go. In­clu­so los te­le­dia­rios de aho­ra re­ple­tos de ca­tás­tro­fes y crí­me­nes tie­nen sus an­te­ce­den­tes.

El día 4 de sep­tiem­bre de 1913, un maes­tro de es­cue­la de pro­vin­cias ale­mán lla­ma­do Ernst Au­gust Wagner se le­van­tó a pri­me­ra ho­ra y ma­tó a cu­chi­lla­zos a su es­po­sa y sus cua­tro hi­jos. A con­ti­nua­ción, tras to­mar una ja­rra de cer­ve­za en la ca­sa de su her­mano, via­jó en tren a Mühl­hau­sen, un pue­blo cer­cano, en el que pren­dió fue­go a cua­tro ca­sas. Des­pués de es­to, sa­có dos pis­to­las, con las que dis­pa­ró con­tra una vein­te­na de per­so­nas,

Los te­le­dia­rios de aho­ra, re­ple­tos de crí­me­nes, tie­nen su an­te­ce­den­tes en la pren­sa de la épo­ca

ocho de las cua­les mu­rie­ron.

Es­ta trá­gi­ca his­to­ria la re­co­ge Phi­lipp Blom en Los años de vér­ti­go: cul­tu­ra y cam­bios en Oc­ci­den­te, 1900-1914 (Anagra­ma, 2010). Hoy, cual­quie­ra la po­día ha­ber gra­ba­do con su mó­vil en es­ta Eu­ro­pa que vuel­ve a du­dar, a sen­tir­se ul­tra­ja­da, va­cía, in­se­gu­ra. Es co­mo una enor­me em­pre­sa que, aun­que en cons­tan­te de­cli­ve des­de ha­ce un mon­tón de años, si- gue fun­cio­nan­do a pe­sar su­yo, só­lo por iner­cia.

Otro dia­rio al que echa mano Blom es ab­bé Mug­nier, que en el ve­rano de 1914 es­cri­bió so­bre el jui­cio por ase­si­na­to de Hen­riet­te Cai­llaux, se­gun­da es­po­sa y an­ti­gua aman­te del mi­nis­tro de Economía, Jo­seph Cai­llaux. Detalle que el dia­rio fran­cés Le Fi­ga­ro ven­ti­ló me­dian­te la pu­bli­ca­ción en sus pá­gi­nas de car­tas de amor en­tre la pa­re­ja, fa­ci­li­ta­das al ro­ta­ti­vo por la pri­me­ra es­po­sa del mi­nis­tro. En­fu­re­ci­da, la ca­lum­nia­da se­gun­da se­ño­ra de Cai­llaux se per­so­nó en el des­pa­cho del di­rec­tor de la pu­bli­ca­ción, Gaston Cal­met­te, en au­sen­cia de és­te. Cuan­do lle­gó, la se­ño­ra sa­có un re­vol­ver y lo ma­tó.

EL CA­SO CAI­LLAUX

El ab­bé Mug­nier cuenta que la ase­si­na fue ab­suel­ta por ha­ber de­fen­di­do leal­men­te su ma­tri­mo­nio, y só­lo al fi­nal de una lar­ga de­fen­sa de la ul­tra­ja­da da­ma, se le ocu­rrió aña­dir que Aus­tria ha­bía de­cla­ra­do la gue­rra a Ser­bia. Una se­ma­na más tar­de, ya ca­si na­die se acor­da­ba del ca­so, ya que mi­les de jó­ve­nes mar­cha­ban son­rien­tes y lle­nos de odio a su muer­te en un mo­nu­men­tal ba­ño de san­gre sin pre­ce­den­tes.

Re­sul­ta que el edi­tor Cal­met­te hi­zo lo que hi­zo por una ra­zón pa­trió­ti­ca, pues­to que, en 1911, sien­do Cai­llaux pri­mer mi­nis­tro, fir­mó con Ale­ma­nia un acuer­do que, a cam­bio de que res­pec­ta­ra sus po­se­sio­nes en Ma­rrue­cos, Fran­cia con­ce­día al Kái­ser cien mil ki­ló­me­tros cua­dra­dos de ce­na­go­sos te­rre­nos en el Con­go. A ojos de Cal­met­te y de otros mu­chos fran­ce­ses a quie­nes aún les es­co­cía la pér­di­da en 1871 de Al­sa­cia y Lo­re­na, lo de Cai­lloux fue una im­per­do­na­ble trai­ción. De ahí la pu­bli­ca­ción de las car­tas de amor y el ase­si­na­to que es­tas pro­vo­ca­ron.

Eu­ro­pa vuel­ve a du­dar. Cre­ce la an­gus­tia. De re­pen­te es lí­ci­to sos­pe­char que los par­ti­dos po­lí­ti­cos ya no cuen­tan. El afo­ris­mo de Bis­marck que afir­ma que la po­lí­ti­ca es el ar­te de lo po­si­ble ya no tie­ne sen­ti­do. Los ciu­da­da­nos que creían tener ase­gu­ra­do el fu­tu­ro ya no ven más que un por­ve­nir os­cu­ro lleno de in­se­gu­ri­dad. Sin em­bar­go, ha­rían bien en re­cor­dar que ha­ce cien años los sa­cri­fi­cios y es­fuer­zos de las su­fra­gis­tas que reivin­di­ca­ban sus de­re­chos aca­ba­ron con­si­guien­do su ob­je­ti­vo. No del to­do; ni si­quie­ra hoy en día. Pe­ro su ejem­plo si­gue vi­gen­te en la ac­tua­li­dad. ¿Cuál, si no, es la al­ter­na­ti­va?

ED­DIE WORTH / AP/ AR­CHI­VO

Un ma­ni­fes­tan­te es de­te­ni­do tras una car­ga de la po­li­cía en Lon­dres en el año 1914

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.