El pe­li­gro de que­dar­se en el lim­bo

El Ban­co Mun­dial pi­de a Pe­kín apli­car re­for­mas pro­fun­das pa­ra que su economía no se es­tan­que

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL - Isi­dre Am­brós

El ac­tual mo­de­lo de cre­ci­mien­to de es­te país es in­sos­te­ni­ble”, afir­mó con ro­tun­di­dad el pre­si­den­te del Ban­co Mun­dial, Ro­bert Zoe­llick, es­ta se­ma­na en una rue­da de pren­sa ce­le­bra­da en Pe­kín. Y ac­to se­gui­do em­pla­zó a los di­ri­gen­tes chi­nos a aco­me­ter una se­rie de am­plias y pro­fun­das re­for­mas pa­ra que el desa­rro­llo eco­nó­mi­co del gi­gan­te asiá­ti­co no se es­tan­que en las pró­xi­mas dé­ca­das

La afir­ma­ción del pre­si­den­te del Ban­co Mun­dial se su­ma a las opi­nio­nes de aque­llos eco­no­mis­tas que con­si­de­ran que el ac­tual mo­de­lo de desa­rro­llo del país asiá­ti­co se es­ta ago­tan­do. Has­ta aho­ra, China ha cre­ci­do a un rit­mo de dos dí­gi­tos por año y ha sa­ca­do de la po­bre­za a más de 600 mi­llo­nes de per­so­nas, sin ape­nas re­sen­tir­se de las cri­sis in­ter­na­cio­na­les, apo­yán­do­se en una mano de obra con ba­jos sa­la­rios y un pa­pel del Es­ta­do om­ni­pre­sen­te, con in­ver­sio­nes co­lo­sa­les en in­fra­es­truc­tu­ras y en in­dus­tria pe­sa­da y de uso ener­gé­ti­co in­ten­si­vo.

Pe­ro el mo­de­lo ya no da más de sí. China ha al­can­za­do el pun­to de in­fle­xión en su ac­tual desa­rro­llo eco­nó­mi­co y de­be aco­me­ter vas­tas re­for­mas en sus pau­tas de cre­ci­mien­to. En ca­so con­tra­rio se arries­ga a ver brus­ca­men­te re­du­ci­do su rit­mo de cre­ci­mien­to a la mi­tad. “Ha lle­ga­do la ho­ra de an­ti­ci­par­se y adap­tar­se a los gran­des cam­bios in­ter­na­cio­na­les”, afir­mó Zoe­llick.

Es­tos cam­bios es­tán con­te­ni­dos en el do­cu­men­to de 450 pá­gi­nas, que ba­jo el tí­tu­lo de Chi- na 2030: la cons­truc­ción de una so­cie­dad de al­tos in­gre­sos, mo­der­na, ar­mó­ni­ca y crea­ti­va, ha ela­bo­ra­do el Ban­co Mun­dial y el gu­ber­na­men­tal Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción so­bre el Desa­rro­llo.

En sus con­clu­sio­nes, el in­for­me em­pla­za a Pe­kín a re­du­cir el pe­so del sec­tor pú­bli­co –que ha cre­ci­do en los úl­ti­mos años–, mo­der­ni­zar y abrir la ban­ca, de­jar flo­tar el yuan, for­ta­le­cer el sec­tor pri­va­do, abrir los mer­ca­dos a la com­pe­ten­cia y ga­ran­ti­zar la igual­dad de opor­tu­ni­da­des. Me­di­das, to­das ellas, en­ca­mi­na­das a afron­tar los re­tos que es­pe­ran a China en las pró­xi­mas dos dé­ca­das, co­mo son el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción y la re­duc­ción de su mano de obra, de­bi­do a la po­lí­ti­ca del hi­jo úni­co, el au­men­to de las de­sigual­da­des so­cia­les o la ne­ce­si­dad de dar res­pues­ta a los pro­ble­mas me­dioam­bien­ta­les.

Si China no re­for­ma su sis­te­ma eco­nó­mi­co se arries­ga a ver re­du­ci­do el rit­mo de cre­ci­mien­to a la mi­tad

Si Pe­kín ig­no­ra es­tos con­se­jos se arries­ga a que su economía se es­tan­que. “China tie­ne la opor­tu­ni­dad de evi­tar caer en la tram­pa de los in­gre­sos me­dios, pa­ra con­ver­tir­se en un país desa­rro­lla­do y un ac­tor res­pon­sa­ble en la economía in­ter­na­cio­nal”, di­jo Zoe­llick.

La tram­pa de los in­gre­sos me­dios es el pe­li­gro de es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co que co­rren los paí­ses que han al­can­za­do un ni­vel de ri­que­za de en­tre 1.000 y 12.000 dó­la­res de ren­ta per cá­pi­ta me­dia (la de China es de 3.333 dó­la­res) si no adap­tan sus mo­de­los de desa­rro­llo. Si no, co­rren pe­li­gro de que­dar­se en una es­pe­cie de lim­bo, de­bi­do a que pier­den com­pe­ti­ti­vi­dad ex­por­ta­do­ra fren­te a otros paí­ses con me­no­res cos­tes sa­la­ria­les y tam­po­co tie­nen su­fi­cien­te tec­no­lo­gía pa­ra ri­va­li­zar con los que po­seen una fuer­te ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción.

Pa­ra evi­tar caer en es­ta tram­pa, el in­for­me su­gie­re a los fu­tu­ros lí­de­res chi­nos que cam­bien la idea de can­ti­dad por ca­li­dad de cre­ci­mien­to. Y pa­ra fi­nan­ciar las prio­ri­da­des es­tra­té­gi­cas del gi­gan­te asiá­ti­co en las pró­xi­mas dé­ca­das, el in­for­me China 2030 plan­tea la ne­ce­si­dad de im­pul­sar una am­plia re­for­ma fis­cal. Con­si­de­ra im­pres­cin­di­ble me­jo­rar la efi­cien­cia en la re­cau­da­ción de im­pues­tos y de­fi­nir una nue­va re­la­ción en­tre los di­fe­ren­tes ni­ve­les de la Ad­mi­nis­tra­ción, así co­mo au­men­tar la efi­cien­cia del gas­to pú­bli­co.

Pro­po­ne, asi­mis­mo, me­jo­rar la trans­pa­ren­cia de los sis­te­mas de

Pe­kín de­be mo­der­ni­zar la ban­ca, re­du­cir el pe­so del sec­tor pú­bli­co y abrir los mer­ca­dos a la com­pe­ten­cia

re­cau­da­ción de los go­bier­nos lo­ca­les y pro­vin­cia­les. Su­gie­re que re­duz­can los in­gre­sos por la ven­ta de te­rre­nos y au­men­ten las en­tra­das en con­cep­to de im­pues­tos per­so­na­les, de vehícu­los y de pa­tri­mo­nio. Y re­co­mien­da que las em­pre­sas es­ta­ta­les au­men­ten sus apor­ta­cio­nes a las ar­cas es­ta­ta­les, pa­ra que el Go­bierno fi­nan­cie pla­nes so­cia­les que re­duz­can las cre­cien­tes de­sigual­da­des so­cia­les.

Un re­to im­por­tan­te que afron­ta­rá la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de lí­de­res chi­nos y que no es otro que el de aban­do­nar la fór­mu­la que ha lle­va­do al éxi­to a China pa­ra po­der se­guir cre­cien­do.

K. BED­FORD / BLOOM­BERG

Tra­ba­ja­do­ras en una fá­bri­ca de BAK, en Tian­jin

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.