El lu­jo ha­ce dia­na en La­ti­noa­mé­ri­ca

Bra­sil y Mé­xi­co en­ca­be­zan un mer­ca­do ca­da día más go­lo­so pa­ra las fir­mas de mar­ca y al­ta ga­ma

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL - Fer­nan­do García

Pre­fie­ro llo­rar en un BMW que reír en una bi­ci­cle­ta”. La fra­se lle­va la fir­ma de la jo­ven mo­de­lo pe­ki­ne­sa Ma Nuo, ilus­tre par­ti­ci­pan­te en un con­cur­so te­le­vi­si­vo de bús­que­da de pa­re­ja. La chi­ca se con­vir­tió ha­ce dos años en aban­de­ra­da del ma­te­ria­lis­mo ram­pan­te y las que­ren­cias ca­pri­cho­sas de la ju­ven­tud china.

Mi­llo­nes de bra­si­le­ños y me­xi­ca­nos sus­cri­bi­rían hoy la sen­ten­cia de Ma. Los con­su­mi­do­res pu­dien­tes de los más prós­pe­ros paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos van a la za­ga de los asiá­ti­cos en el mer­ca­do mun­dial de to­do aque­llo que pa­ra el común de los mor­ta­les re­sul­ta prohi­bi­ti­vo.

Eu­ro­pa, sin em­bar­go, no es­tá pa­ra lu­jos. Li­te­ral­men­te, pues la cri­sis afec­ta a la co­mer­cia­li­za­ción de pro­duc­tos de mar­ca y al­ta ga­ma. La os­ten­ta­ción ya no se lle­va en el Vie­jo Con­ti­nen­te; no es que se lle­va­ra mu­cho en otras épo­cas, pe­ro aho­ra, con la que es­tá ca­yen­do, lo que pre­do­mi­na es el aho­rro y la con­ten­ción. To­do lo con­tra­rio de lo que su­ce­de en al­gu­nos paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na cu­yas cla­ses pri­vi­le­gia­das o con un con­si­de­ra­ble po­der ad­qui­si­ti­vo no só­lo cre­cen en nú­me­ro sino tam­bién en vo­ra­ci­dad con­su­mis­ta al­to stan­ding. Y ga­nas de os­ten­tar nun­ca les fal­ta­ron.

China, Ru­sia e In­dia si­guen sien­do los prin­ci­pa­les mo­to­res de un ne­go­cio que, aun­que en me- nor me­di­da que otros, pa­sa por ho­ras ba­jas en Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos. En el 2011, las ven­tas del sec­tor cre­cie­ron un 25% en China y su­ma­ron 17.700 mi­llo­nes de eu­ros. El año an­te­rior –úni­co del que se dis­po­ne ya de ci­fras fia-

“Pre­fie­ro llo­rar en un BMW que reír en una bi­ci”, di­jo una china en el 2010; la fra­se va­le pa­ra el Bra­sil de hoy

bles pa­ra la UE– Eu­ro­pa re­gis­tró un au­men­to del 6%: una ci­fra na­da des­de­ña­ble pe­ro muy por de­ba­jo de los avan­ces ano­ta­dos en las po­ten­cias emer­gen­tes y en La­ti­noa­mé­ri­ca, don­de el in­cre­men­to lle­gó al 12%.

Den­tro de Amé­ri­ca La­ti­na, el 55% de la ven­ta de ar­tícu­los de lu­jo co­rres­pon­de a Mé­xi­co. O me­jor di­cho, a un 5,2% de me­xi­ca­nos, se­gún da­tos di­fun­di­dos en una re­cien­te con­fe­ren­cia en la Sor­bo­na de Pa­rís, ti­tu­la­da “El lu­jo fran­cés mi­ra a La­ti­noa­mé­ri­ca”.

En Bra­sil, don­de a ca­da ho­ra que pa­sa na­ce un nue­vo mi­llo­na­rio (con al me­nos un mi­llón de dó­la­res) y don­de un 10% de la po­bla­ción in­gre­sa el 44,5% de la ren­ta pri­va­da, las ven­tas de pro­duc­tos de al­to co­pe­te cre­cen un 20% anual y es­te año pue­den su­pe­rar los 9.000 mi­llo­nes de eu­ros, se­gún se apun­tó en la úl­ti­ma cum­bre del lu­jo, la Lu­xury Wealth Sum­mit, ce­le­bra­da en Lon­dres.

Bra­sil tie­ne 194 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y Mé­xi­co, 113. Pe­ro Amé­ri­ca La­ti­na su­ma 570 mi­llo­nes de al­mas, y tam­bién los ha­bi­tan­tes de paí­ses co­mo Ar­gen­ti­na y Co­lom­bia es­tán en el pun­to de mi­ra de las mar­cas de ro­pa, cos­mé­ti­cos y jo­yas de pre­cio ele­va­do.

Pa­ra to­do lo que tie­ne que ver con es­te mer­ca­do con­vie­ne di­fe­ren­ciar bien en­tre paí­ses y con­su­mi­do­res. El ca­so es­pa­ñol es lla­ma­ti­vo en es­te sen­ti­do. Aquí, el sec­tor man­tu­vo el año pa­sa­do una hon­ro­sa fac­tu­ra­ción de 5.000 mi­llo­nes de eu­ros. Pe­ro no pre­ci­sa­men­te gra­cias a los con­su­mi­do­res pa­trios, cu­yo gas­to en esos bie­nes ca­yó un 7%, sino a los tu­ris­tas ex­tran­je­ros, quie­nes com­pra­ron en las tien­das es­pa­ño­las un 22% más que en el 2010. Ni que de­cir tie­ne que la ma­yo­ría de esos tu­ris­tas pro­ce­día de paí­ses emer­gen­te y de La­ti­noa­mé­ri­ca.

“El mer­ca­do del lu­jo en Eu­ro­pa es­tá en di­fi­cul­ta­des y quien lo nie­ga no quie­re ver la reali­dad”, di­jo ha­ce unos días el pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de la fir­ma de al­ta cos­tu­ra Ro­ber­to Ca­va­lli, Gian­lu­ca Broz­zet­ti. El en­ga­ño­so efec­to pro­vo­ca­do por las com­pras tu­rís­ti­cas le da­ría la ra­zón.

Esas com­pras a do­mi­ci­lio por par­te de los vi­si­tan­tes emer­gen­tes se­gui­rán ti­ran­do del ca­rro eu­ro­peo en la me­di­da en que Bra­sil y otros paí­ses tra­di­cio­nal­men­te pro­tec­cio­nis­tas si­gan gra­van­do con al­tí­si­mos im­pues­tos las mer­can­cías pro­ce­den­tes de fue­ra.

En to­do ca­so, los la­ti­noa­me­ri­ca­nos, y en es­pe­cial los bra­si­le­ños, son un cho­llo pa­ra las fir­mas de lu­jo por una ca­rac­te­rís­ti­ca que los di­fe­ren­cia de los orien­ta­les:

Los bra­si­le­ños ofre­cen a las gran­des mar­cas una ven­ta­ja que los di­fe­ren­cia de los chi­nos: no aho­rran

no aho­rran. Sea por su ca­rác­ter, por el trau­ma que les de­jó la su­per­in­fla­ción o por es­tos y otros fac­to­res a la vez, la ta­sa de aho­rro de Bra­sil es del 17% del PIB, fren­te al 53% de China. Es la vi­da al día, y si es a to­do gas, me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.