Los fon­dos re­cu­pe­ran te­rreno

La Vanguardia - Dinero - - INVERSIÓN COLECTIVA -

Ca­tor­ce de las 23 ges­to­ras que cuen­tan con un pa­tri­mo­nio su­pe­rior a los 1.000 mi­llo­nes de eu­ros han lo­gra­do ce­rrar el mes de fe­bre­ro con sus­crip­cio­nes ne­tas en sus patrimonios. Es de­cir, las en­tra­das de di­ne­ro pro­ce­den­tes de los in­ver­so­res han su­pe­ra­do a las sa­li­das. En las cua­tro ges­to­ras más gran­des, sin em­bar­go, los in­ver­so­res si­guen sin apos­tar por los fon­dos de in­ver­sión co­mo ins­tru­men­to pre­fe­ri­do a la ho­ra de co­lo­car el di­ne­ro.

Es­tas ci­fras con­fir­man el gi­ro que se ha es­ta­do pro­du­cien­do en el con­jun­to de los fon­dos de in­ver­sión es­pa­ño­les du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas, des­pués de cin­co años en el cur­so de los cua­les el sec­tor se ha ido va­cian­do de di­ne­ro, en bue­na me­di­da por la agre­si­vi­dad con las que se han com­por­ta­do los pro­duc­tos al­ter­na­ti­vos, en es­pe­cial los de­pó­si­tos ban­ca­rios. Una re- cien­te en­cues­ta po­ne de re­lie­ve que el 88% de los in­ver­so­res rea­li­za sus ope­ra­cio­nes de com­pra o ven­ta de fon­dos de in­ver­sión a tra­vés de las ofi­ci­nas ban­ca­rias. De es­te ele­va­do por­cen­ta­je se pue­de de­du­cir la gran in­fluen­cia que tie­nen las ofi­ci­nas a la ho­ra de in­fluir en las de­ci­sio­nes de in­ver­sión de sus clien­tes.

Si la co­lo­ca­ción de de­pó­si­tos ban­ca­rios ha si­do la es­tra­te­gia pre­fe­ren­te en es­tos dos o tres úl­ti­mos años, es ló­gi­co que las ofi­ci­nas ban­ca­rias sean los prin­ci­pa­les im­pul­so­res de los pro­duc­tos ri­va­les de los fon­dos y que por es­te mo­ti­vo los fon­dos de in­ver­sión ha­yan pa­de­ci­do una se­quía im­por­tan­te, su­plan­ta­dos por los de­pó­si­tos ban­ca­rios. Ban­cos y ca­jas de aho­rros bus­ca­ban, so­bre to­do,

La ma­yo­ría de las ges­to­ras lo­gró más en­tra­das de di­ne­ro a sus fon­dos de in­ver­sión que re­em­bol­sos

li­qui­dez y los fon­dos de in­ver­sión no son el me­jor ins­tru­men­to pa­ra ello.

Pe­ro las dos subas­tas de li­qui­dez que ha rea­li­za­do re­cien­te- men­te el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo pa­re­cen ha­ber con­tri­bui­do a cam­biar gra­dual­men­te la si­tua­ción. Pa­ra los ban­cos, la ob­ten­ción de li­qui­dez a tra­vés de sus ofi­ci­nas me­dian­te de­pó­si­tos de al­ta ren­ta­bi­li­dad ya no es la prio­ri­dad, so­bre to­do si el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo pro­por­cio­na di­ne­ro sin lí­mi­te al 1% de in­te­rés y a un pla­zo de tres años.

Al­gu­nos ana­lis­tas con­si­de­ran que es­te cam­bio en las po­lí­ti­cas ban­ca­rias, jun­to a una me­jo­ra gra­dual en los mer­ca­dos –so­bre to­do en los de ren­ta va­ria­ble–, pue­de dar pa­so a una eta­pa de ma­yor es­plen­dor pa­ra los fon­dos de in­ver­sión. De todos mo­dos, es de es­pe­rar que los in­ver­so­res ac­túen con cau­te­la en es­tos pri­me­ros mo­men­tos pos­te­rio­res al cam­bio de pers­pec­ti­va. Por otro la­do, los pro­duc­tos ga­ran­ti­za­dos se­rán, pre­vi­si­ble­men­te, los que se si­gan be­ne­fi­cian­do del in­te­rés de los in­ver­so­res por los fon­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.