Vol­ca­da al ex­te­rior

Una ca­sa po­co com­pli­ca­da en lo al­to de Ale­lla pa­ra go­zar del pai­sa­je marino y bos­co­so y del be­nigno cli­ma que rei­na en la zo­na la ma­yor par­te del año

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Jor­di Palarea

En ese día so­lea­do de in­vierno, que en el Ma­res­me son mu­chos, el mar, ve­tea­do por fran­jas de pla­ta, pre­su­mía de un azul más in­ten­so que el del cie­lo. Son días que, si no hay un asun­to ur­gen­te que lo de­man­de, no ape­te­ce es­tar en el in­te­rior de la ca­sa. El jar­dín y la te­rra­za, que se pro­yec­ta al ho­ri­zon­te co­mo la proa de un bar­co, tien­tan mu­cho pa­ra tras­la­dar al ex­te­rior cual­quier ac­ti­vi­dad obli­ga­da. Y si no se tie­ne, es me­jor de­jar­se lle­var por la mo­li­cie de mi­rar sim­ple­men­te el pai­sa­je, ce­rrar de cuan­do en cuan­do los pár­pa­dos an­te la ce­ga­do­ra luz y res­pi­rar el aro­ma de los pi­nos. A esas ten­ta­cio­nes in­ver­na­les, en ve­rano se aña­de la de zam­bu­llir­se en la pis­ci­na, y con­tem­plar en su ex­tre­mo des­bor­dan­te có­mo el azul del agua se con­fun­de con los otros azu­les mien­tras can­tan las chi­cha­rras.

La ca­sa pa­re­ce ha­ber si­do pro­yec­ta­da pa­ra sa­car el má­xi­mo ju­go a es­ta co­mar­ca cer­ca­na a Bar­ce­lo­na, de cli­ma be­nigno y pai­sa­je sua­ve. Si­tua­da en la ur- ba­ni­za­ción Can Ma­ga­ro­la de Ale­lla, en lo al­to de una cum­bre­ra que se aso­ma a dos va­lles, su en­vi­dia­ble po­si­ción le per­mi­te go­zar de la vi­sión del mar ro­dea­da de un pai­sa­je bos­co­so. Un bos­que que tam­bién tien­ta a aden­trar­se en su es­pe­su­ra. Lin­dan­do con un la­te­ral del jar­dín pa­sa un an­ti­guo ca­mino de tra­gi­ners, que con mu­los abas­te­cían a los mer­ca­dos de la cos­ta de hor­ta­li­zas y fru­tas cul­ti­va­das en el in­te­rior. Así, so­la­men­te ha­cen fal­tan unas bue­nas pier­nas pa­ra que an­dan­do o en bi­ci­cle­ta se lle­gue has­ta Vall­ro­ma­nes, La Ro­ca del Va­llès, Car­de­deu..., sin pi­sar el as­fal­to.

Con un en­torno tan privilegiado, los ac­tua­les pro­pie­ta­rios de­ci­die­ron en 1998 cons­truir una ca- sa fun­cio­nal y sin com­pli­ca­cio­nes ar­qui­tec­tó­ni­cas pa­ra po­der pre­ci­sa­men­te dis­fru­tar­lo al má­xi­mo. De ahí que se apos­ta­se de­ci­di­da­men­te pri­me­ro por el jar­dín, llano, con zo­nas cu­bier­tas de cés­ped y otras de lo­sa ce­rá­mi­ca, con rin­co­nes al sol y otros a la som­bra ba­jo una es­plén­di­da pér­go­la, con flo­ra me­di­te­rrá­nea , y una pis­ci­na su­fi­cien­te pa­ra la na­ta­ción, acom­pa­ña­da de tres al­ti­vas pal­me­ras que aña­den un to­que exó­ti­co al con­jun­to.

La ca­sa, de es­truc­tu­ra sim­ple, la con­for­ma un vo­lu­men de una so­la plan­ta y otro co­la­te­ral con dos pi­sos. La plan­ta ba­ja ocu­pa un gran es­pa­cio y tie­ne va­rias sa­li­das al jar­dín. Aquí se si­túa el sa­lón co­me­dor, con un am­bien­te cen­tral y otro en­ca­ra­do a la chi­me­nea. A su ve­ra, la co­ci­na, tam­bién con vis­tas al jar­dín, y jo­vial­men­te ilu­mi­na­da por la luz na­tu­ral. Com­ple­ta la plan­ta una gran ha­bi­ta­ción do­ble con un am­plio cuar­to de ba­ño. Arri­ba, una re­co­le­ta ga­le­ría ideal pa­ra la lec­tu­ra y el re­co­gi­mien­to vien­do el pai­sa­je, con sa­li­da a una gran te­rra­za mirador, y dos ha­bi­ta­cio­nes do­bles, con sen­dos cuar­tos de ba­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.