Es el fi­nal del ci­clo in­ver­sor, no una bur­bu­ja

Los fon­dos en­tra­ron ha­ce cin­co años, aho­ra es­pe­ran plus­va­lías en bol­sa

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Mar Galtés

Con las re­des so­cia­les es­tá pa­san­do aho­ra lo mis­mo que pa­só en el 2000 con las pun­to­com: to­do el mun­do que­ría una. Aho­ra hay re­des so­cia­les pa­ra to­do, y no una, sino va­rias, in­clu­so mu­chas: pla­ta­for­mas pro­fe­sio­na­les, sec­to­ria­les, pa­ra py­mes, y pa­ra ocio de to­do ti­po, pa­ra afi­cio­na­dos al vino, pa­ra clien­tes sé­niors de una en­ti­dad de aho­rro, pa­ra mu­je­res que prac­ti­can run­ning. “En esa épo­ca sa­lie­ron 100.000 por­ta­les, mi­les de em­pre­sas pun­to­com. Lue­go se cues­tio­na­ron to­das. Pe­ro al fi­nal han que­da­do 1.000, y ya na­die du­da del ecom­mer­ce”, ex­pli­ca Lluís Font, que vi­vió la pri­me­ra bur­bu­ja al fren­te de la con­sul­to­ra es­pe­cia­li­za­da AGM, y que aho­ra pi­lo­ta la em­pre­sa de re­des so­cia­les cor­po­ra­ti­vas Zyn­cro.

“Hay que di­fe­ren­ciar el pa­pel del ca­pi­tal es­pe­cu­la­ti­vo y del ca­pi­tal pro­duc­ti­vo”, apun­ta Ge­nís Ro­ca, de Ro­ca Sal­va­te­lla. “Arran­car un nue­vo con­cep­to exi­ge asu­mir unos ries­gos que só­lo se pue­den asu­mir des­de la ló­gi­ca del ca­pi­tal es­pe­cu­la­ti­vo: mu­cho ries­go y mu­cho re­torno”. En la cri­sis de las pun­to­com, el ca­pi­tal pro­duc­ti­vo no acu­dió a la lla­ma­da, co­mo sí lo es­tá ha­cien­do aho­ra. Por eso en­ton­ces pin­chó la bur­bu­ja, por eso aho­ra no. “Aho­ra el fil­tro del mer­ca­do es más rá­pi­do: los po­si­bles pro­yec­tos bur­bu­ja no cre­cen de­ma­sia­do, por­que en­se­gui­da son de­tec­ta­dos”.

“Una bur­bu­ja da va­lor a al­go que no va­le na­da. Aho­ra no hay bur­bu­ja por­que las em­pre­sas tie­nen in­gre­sos, los usua­rios son reales y hay ex­pec­ta­ti­va de va­lor cla­ra”, di­ce Car­los Ba­rra­bés, em­pren­de­dor y ex­per­to en nue­vas tec­no­lo­gías. “Qui­zá sí se es­té pa­gan­do de­ma­sia­do por es­tas em­pre­sas, pe­ro eso no es bur­bu­ja, sino so­bre­va­lo­ra­ción”.

Coin­ci­den en que lo que es­ta­mos vi­vien­do es la úl­ti­ma fase del ci­clo de in­ver­sión de las re­des so­cia­les: eso es de lo que se ha­bla en reunio­nes y char­las en Si­li­con Va­lley: ¿có­mo des­in­ver­ti­rán los gran­des fon­dos?, y ¿cuál se­rá su pró­xi­ma apues­ta? Es así co­mo fun­cio­na el eco­sis­te­ma em­pren­de­dor más avan­za­do del mun­do (y los que vie­nen de­trás): un ca­pi­tal se­mi­lla apo­ya pro­yec­tos in­no­va­do­res y es­ca­la­bles a ni­vel mun­dial. El ca­pi­tal ries­go en­tra en las si­guien­tes ron­das en pro­gre­sión geo­mé­tri­ca: fon­dos más gran­des in­vier­ten ci­fras más gran­des. Y al fi­nal, la bol­sa (o la ad­qui­si­ción por los pla­yers del sec­tor). El ca­pi­tal pro­duc­ti­vo.

Y ha­ce ya unos cin­co años que los fon­dos de in­ver­sión em­pe­za­ron a apos­tar por las re­des so­cia­les: el éxi­to del mer­ca­do, de los usua­rios, les ha acom­pa­ña­do. Aho­ra lle­ga a su má­xi­mo pun­to,

Na­die es ca­paz de an­ti­ci­par cuál se­rá la nue­va ten­den­cia que mar­ca­rá la mo­da de in­ver­sión

el que re­cla­ma el éxi­to fi­nan­cie­ro. Por eso la sa­li­da a bol­sa de Facebook ge­ne­ra tan­ta ex­pec­ta­ti­va: por­que va­li­da­rá la reali­dad de to­do un sec­tor. Y por­que abri­rá la puer­ta a sa­ber en qué se van in­ver­tir las plus­va­lías in­ver­ti­das.

¿Van a rein­ver­tir en nue­vas com­pa­ñías y crear una nue­va olea­da de in­ver­sión en un te­ma que triun­fe?, se pregunta Car­los Ba­rra­bés. ¿O qui­zá los fon­dos tie­nen tan­ta co­ne­xión con los ban­cos que re­co­ge­rán plus­va­lías pa­ra for­ta­le­cer ca­pi­tal?”. No es una du­da que se re­suel­va en dos días. Pa­ra el eco­sis­te­ma, es ne­ce­sa­rio que los fon­dos vuel­van a in­ver­tir.

“Aho­ra se es­tá in­vir­tien­do en el mun­do mó­vil, pe­ro es una lí­nea con­ti­nuis­ta. To­da­vía no se ve la nue­va ca­te­go­ría, una nue­va te­má­ti­ca”, aña­de Ba­rra­bés. Na­die es ca­paz de an­ti­ci­par la res­pues­ta, co­mo na­die pu­do ha­ber pre­di­cho ha­ce diez años dón­de es­ta­ría­mos aho­ra. Ca­da vez que se abre una nue­va puer­ta, de­trás apa­re­ce una in­men­si­dad por ex­plo­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.